Significado de Art Decó

  • Por Mario Lasseda (Arquitecto)
  • Ago, 2020
  • ¿Qué representa el Art Decó?

    Es un estilo de finales del siglo XIX, aunque su verdadero auge se evidencia en el siglo XX. Muchos lo consideran un rival del Art Nouveau, aunque en realidad es una continuación. Mientras en las formas del Nouveau gusta la línea curva, en el Art Decó prepondera la línea recta y la decoración aplicada, así como la línea en zigzag.

    Origen del Art Decó en la belle epoque

    Desde finales del siglo decimonónico surge una fuerte crisis al eclecticismo academicista. Se buscan alternativas a un arte que se consideraba gastado y repetitivo. En base a las nuevas estructuras, a la negación del uso de lenguajes del pasado, así como a la búsqueda de materiales novedosos, es que surgen estilos que van a adelantarse a la arquitectura moderna: el Art Nouveau y el Art Decó.

    La idea del Art Decó es bastante sencilla: edificaciones de geometría sencilla, pero con ornamentación aplicada. Por mucho tiempo convive con el Art Nouveau. Mientras este último va a ser el predilecto de clases sociales altas, sucede que el Art Decó es más popular.

    Esta manera de hacer arquitectura estuvo relegada, su mayor impacto estuvo en la segunda década del siglo XX. Sucede que el Art Decó compite con una tendencia arquitectónica muy fuerte: la arquitectura moderna. Mientras la modernidad elimina por completo la ornamentación, sucede que el Art Decó mantiene vivo el interés por la ornamentación.

    Influencia del Art Decó en la actualmente

    Si bien no logra desplazar a la arquitectura moderna, sucede que si siguió implementándose parcialmente.

    – El gran énfasis de los arquitectos del Art Decó está en la geometría. Este interés por los excesivos juegos geométricos influye en la Abstracción Formal de los años 60.

    – Los grandes rascacielos suelen tener rasgos del Art Decó. Un buen ejemplo es el Empire State en Nueva York (1931), cuya torre remata en un clásico gesto de este estilo.

    – La arquitectura posmoderna, que tuvo éxito entre los años 60 y 80, suele tener muchos influjos del Art Decó. Así lo vemos en varias de las obras más relevantes del postmodernismo diseñadas por el célebre arquitecto Robert Venturi.

    – Es un estilo con mucha aceptación en zonas turísticas del Caribe. Por ejemplo, en Miami existe el llamado “Distrito Art Decó” en la zona de South Beach. Es cierto que muchas cadenas hoteleras suelen usar este estilo en sus edificaciones.

    – En la escultura suele tener mucho gusto el modo geométrico de este estilo, sobretodo, en el caso de altos relieves o figuras hieráticas. La famosa escultura del Cristo de Corcovado en Río de Janeiro tiene claros rasgos de Art Decó.

    El Art Decó es ideal para combinar el pasado y el futuro, por esa razon muchas veces se suele usar para intervenciones en contextos urbanos con claro reflejo histórico.

    ¿Arquitectónicamente es posible conjugar el Art Decó con otro estilo?

    Sí, ya hemos dicho que armoniza muy bien con el pasado y el devenir. Por ejemplo: un edificio de estética Art Decó puede tener ornamentación ecléctica, pero a la vez tener una expresión bastante austera y moderna.

    • Se puede combinar con estilo moderno, ya que comparte con este último tanto el gusto por el concreto armado como la geometría plana.

    • Pese a su sencillez geométrica, puede llevar una ornamentación ecléctica. Puede acompañar construcciones de estilo colonial, o bien con el art nouveau.

    • Igualmente, por su estilo en zigzag, sucede el Art Decó pueden acompañar con detalles de estilo gótico.

    • Finalmente, indicar que es perfecto para el factor sorpresa. Por ejemplo, un edificio hecho en un determinado estilo puede tener espacios internos de estética Decó.

    La versatilidad del Art Decó lo convierte en un tipo de decoración muy recurrente. Y tiene una ventaja: es económico, por lo que no necesita de complejos procesos constructivos ni materiales costosos.

    ¿Por qué el Art Decó no logró más popularidad que la Arquitectura Moderna?

    En 1925, se lleva a cabo en París la exposición de las Artes Decorativas. En este evento se congregaron voces críticas contrarias a la modernidad arquitectónica. Y es que la Arquitectura Moderna tiene entre sus banderas la siguiente frase: “Ornamento es delito”. Se pensaba que los edificios debían estar desprovistos de adornos, pues la forma y materiales debían expresarse por su cuenta.

    Durante la exposición de 1925, el Art Decó se plantea como alternativa al lenguaje neutro de lo moderno. Sin embargo, en esa década se crea la escuela de la Bauhaus, donde se entrena a arquitectos que luego serán emblemas de la modernidad. Asimismo, la obra de importantes arquitectos modernos empieza a ganar éxito en la crítica: Le Corbusier, Mies van der Rohe, Walter Gropius o Frank Lloyd Wright.

    La arquitectura moderna gana un estatus intelectual que el Art Decó nunca tuvo. Las expresiones Decó quedaron para un público más popular, sin mucho para ahondar en lo académico. Todos estos factores le dieron a la Arquitectura Moderna un escalón de mayor aceptación en el siglo XX.

    Ejemplos de obras Art Decó que destacan alrededor del mundo

    Varias urbes son reconocidas por sus ejemplos en esta tendencia arquitectónica. Suelen ser lugares de interés turístico, por lo que muchos viajeros las conocen:

    • En Estados Unidos, el Art Decó tiene mucha aplicación luego de la crisis del año 1929. Ciudades como Nueva York, San Francisco y Miami empiezan a albergar muchas construcciones con este estilo. Cabe indicar que en el caso norteamericano aparece una variante del Art Decó llamada “Streamline”.

    • En La Habana hay hermosos ejemplos de este estilo. Un par de casos son el Hotel Nacional y la sede de Bacardí.

    • En el caso de América Latina, muchos cines fueron construidos en este estilo, preponderó mucho el llamado “Neo-Art Decó”, el cual tenía cierta tendencia a lo ecléctico. Un buen caso es el “Cine Azteca” de Río de Janeiro.

    No cabe duda que el Art Decó es más común de lo que muchos imaginan. Su cualidad de estilo popular le permitió una amplia difusión, así como cierto sincretismo con expresiones constructivas locales.