Significado de Posmodernidad Definición, Características, y Diferencia del Modernismo

Definición formal

La posmodernidad surge en el último cuarto del siglo XX para referirse a la transformación histórica y cultural que el mundo occidental atravesaría a partir de la década de los 70s. Al mismo tiempo, también, derivó en una corriente artística particular que se identificaría como “posmodernismo”.

Características que marcan la posmodernidad

El pensamiento posmoderno se constituiría como una crítica a los principales fundamentos de la modernidad. El principio de verdad relacionado con la ciencia y la objetividad, empezaría a ser contrapuesto a una realidad que también comprende la subjetividad. Esta perspectiva puede llevar a la idea de la relatividad de la verdad, sin embargo autores como Foucault proponen un enfoque particular, al afirmar que toda verdad es un discurso, en una interpretación de la realidad, lo cual no le resta validez pues de alguna manera expresa la forma de la subjetividad y la relación que el sujeto establece con su realidad natural y social. Así, la verdad no se relativiza, pero se entiende como una interpretación, incluso en el discurso científico.

Los autores posmodernos abordan el límite de las principales corrientes del pensamiento político moderno: el liberalismo y el socialismo. Al final de la década de los 70s, con el fin de la guerra fría y la globalización del capitalismo bajo las reformas “neoliberales” o de “libre mercado”, hubo un giro de la política occidental en donde la democracia, los derechos humanos y la ciudadanía se convertirían en un paradigma general, que de alguna manera acercaron a un “centro” a las corrientes políticas tradicionales en las últimas décadas del siglo XX.

El fin de los grandes meta-relatos de la modernidad que surgirían de las revoluciones liberales -particularmente de la revolución francesa- en conjunto con la búsqueda de la emancipación, se empezarían a diluir mediante cierta desmitificación de la política. Esto se relaciona con la mercantilización de gran parte de las relaciones sociales, y el impulso de una sociedad de consumo que se expandía a través de los medios de comunicación de masas.

En el campo filosófico la heterogeneidad como principio, se diferenciaría de una visión universal relacionada con la idea de una verdad objetiva y científica. En este sentido, la multiculturalidad, la crítica, la subjetividad, la identidad, suponen varios los terrenos en los que se desarrollaría el pensamiento posmoderno.

Perspectiva socio-económica

La posmodernidad pueden entenderse desde distintos puntos de análisis de la realidad. Autores como David Harvey o Antonio Negri, ubican el cambio posmoderno en las transformaciones del capitalismo industrial-fordista que había emergido en la posguerra, a uno más informático, de servicios, relacionado con el trabajo inmaterial o cognitivo, junto al cambio tecnológico que trajo la automatización industrial y la revolución de las comunicaciones. Estas transformaciones socio-económicas habrían sido precedidas por la revuelta global de 1968 que impactaría a una nueva generación del mundo occidental.

La corriente también se relaciona con el desarrollo de la globalización y el surgimiento de un capital corporativo transnacional, que constituiría una forma de soberanía distinta a la del Estado-Nación, al mismo tiempo que se desarrollaría una institucionalidad global supranacional. Mientras que en la época del mercantilismo el poder se organizaba en torno a ciudades, luego en el capitalismo moderno-industrial en torno al Estado-Nación, en la posmodernidad el capital se organiza de manera transnacional y global a través del mundo financiero y la apertura al libre comercio.

Zigmunt Baumant apunta a una transformación que habría hecho “líquida” la modernidad, en la medida en que la sociedad habría pasado de una dinámica de relaciones homogéneas y estables derivada del modo de trabajo industrial, a una en donde se constituían heterogeneidades e individualidades surgidas que se interrelacionan en un mundo fluido, mediado por la sociedad de consumo, el trabajo flexible y precario, la competitividad constante y la inestabilidad de los vínculos sociales.

Arte: diferencia entre posmodernismo y modernismo

David Harvey plantea que el contraste entre modernismo y posmodernismo se puede expresar en que el primero se relaciona con la búsqueda de una verdad fundada en la razón, la técnica y la ciencia de corte positivista, mientras que el segundo se abre a cierta relatividad, de una heterogeneidad que sustituye la universalidad o los planteamientos totalizadores. Desde esta perspectiva el posmodernismo también es caracterizado por su tendencia hacia la indefinición y fragmentación de su discurso artístico, así como una búsqueda en torno a la abstracción del arte.

En el ámbito artístico, un conjunto de autores empezaron a desarrollar un planteamiento posmodernista del arte, como contraposición al modernismo. Esta corriente cultural, reivindica el cambio de época posmoderno en la medida que asume el fin de los grandes relatos de la modernidad y se abre a los planteamientos que realizan una búsqueda desde la heterogeneidad y el arte conceptual.

Sin embargo, el posmodernismo se diferencia de lo posmoderno, en la medida en que el primero supone una corriente cultural en particular que propone una forma de expresar el cambio de época, sin embargo hay autores posmodernos –en el sentido de que son parte de una generación posterior a la década de los 70s que no son necesariamente posmodernistas.

Bibliografía

– Bauman, Zygmunt (2000). Modernidad Líquida.

– Foucault, Michel (1968). Las Palabras y las Cosas.

– Harvey, David (1998). La Condición de la Posmodernidad.