Significado: Estaciones del Año Características, y Diferencias

Definición formal

Las estaciones son un fenómeno que afecta el clima y la radiación solar identificando un cambio de espacio a cada tres meses durante el año, debido a que la tierra, en su movimiento de traslación al respecto del sol, procede sobre un eje de inclinación.

La línea recta que se forma entre el polo norte y sur, constituye el eje de la tierra. No obstante, ese eje se inclina hacia un lado, debido a la forma achatada que presenta en los polos, partiendo del geoide que forma la tierra. De esta manera, la exposición a la radiación solar no es uniforme en los diferentes puntos del planeta, y es allí donde se abren paso las estaciones.

Cabe destacar, que las estaciones se van a llevar a cabo solo en las zonas templadas, es decir, aquellas que se encuentran entre los trópicos y las zonas polares. Además de esto, la sucesión de las estaciones no es la misma para las zonas templadas del norte y del sur, esto es, si en el norte es verano, en el sur será invierno, lo cual va a depender de la cercanía o lejanía del sol con respecto a ese hemisferio.

Resulta interesante como en un mismo lugar puede haber nieve, un sol incandescente y se caigan las hojas de los árboles, y cómo las personas deben cambiar su vestuario para adaptarse a esas diferencias de clima. Para algunos, es asombroso que, siendo las ocho de la noche, haya luz del sol en algunas temporadas.

Características y diferencias de las estaciones

Primavera: Se inicia el 21 de marzo en el hemisferio norte y el 21 de septiembre en el hemisferio sur con el equinoccio de primavera. Aquí los días son un poco más largos. Resulta muy llamativa, porque es considerada como un renacimiento, pues los árboles florecen y se ven más verdes, además de ser el escenario del nacimiento de muchas crías. También presenta un clima cálido, y todas estas condiciones hacen propicia las actividades de siembra.

Verano: Se da inicio con el solsticio de verano el 21 de junio en el hemisferio norte y el 21 de diciembre en el hemisferio sur. Las temperaturas son altas, y los días suelen ser más largos que las noches.

Otoño: Se inicia con el equinoccio de otoño el 21 de septiembre en el hemisferio norte y el 21 de marzo en el hemisferio sur. Aquí las noches tienden a ser un poco más largas, la temperatura disminuye, se presentan lluvias y las hojas de los árboles caen y pierden su verdor. Por otra parte, las aves tienden a migrar a climas más cálidos.

Invierno: Comienza con el solsticio de invierno el 21 de diciembre en el hemisferio norte y el 21 de junio en el hemisferio sur. La temperatura disminuye considerablemente, al punto que en algunas zonas puede nevar. En esta oportunidad, las noches son más largas.

Los efectos del cambio estacional

– Permite que exista una amplia variedad de flora y fauna, lo que permite el cultivo de diversos rubros y tener una ganadería con diferentes tipos de ganado. Además de esto, la sucesión de las estaciones ha permitido el estudio de muchas especies, cuando son sometidas a diferentes temperaturas.

– Las zonas templadas son ideales para el turismo, pues cada estación genera hermosos paisajes que resultan muy atractivos, sobre todo para quienes no viven en esas zonas.

– Las estaciones también hacen de las zonas templadas muy atractivas a la hora de emigrar, pues a pesar de los cambios bruscos de temperatura, en líneas generales resulta mucho más cálido en comparación con las zonas tropicales. De allí que no en vano gran parte de la población se concentre en esas áreas.

¿Qué ocurre en las zonas tropicales?

Precisamente por la posición que presentan los trópicos con respecto a la radiación solar, en donde inciden de manera casi directa, es bastante difícil que se lleven a cabo las cuatro estaciones. De allí que solo se van a observar dos periodos, el de sequía y el de lluvia, de seis meses de duración aproximadamente.

Cabe destacar, que hay regiones tropicales donde la lluvia ocupa caso todo el año, o viceversa, lo cual va a depender de la latitud en la que esté ubicada. En el caso del Amazonas, por ejemplo, se caracteriza por ser un clima netamente lluvioso, lo que fomenta la presencia de una gran variedad de vegetación.

Existen casos como en el de Venezuela, donde se presentan climas que pueden llegar a ser polares, como en el caso de la Cordillera andina, o de desierto, como en los Médanos de Coro, pero en ningún caso eso debe presumir que allí se lleven a cabo las cuatro estaciones.

¿De qué tratan los equinoccios y los solsticios?

Los solsticios y equinoccios se refieren a posiciones de cercanía o lejanía de la tierra con respecto al sol; y en cualquiera de los casos, se va a presentar dos veces al año, indicando el inicio de alguna de las estaciones.

Este fenómeno se presenta en virtud de la inclinación que presenta el eje terrestre, quien en su movimiento elíptico genera que la radiación solar llegue a ángulos diferentes al realizar la traslación.

En el caso de los solsticios, la radiación solar se presenta más alejada de la línea del ecuador, van a ocurrir en las estaciones de verano e invierno. En el solsticio de verano, el día será más largo y en el de invierno, la noche será más larga.

En los equinoccios, la radiación solar incidirá más cercana a la línea del ecuador, por lo que el clima estará más estabilizado en los hemisferios. Ocurre en primavera y otoño, y en ambos casos el día que ocurre tanto el día como la noche tendrán la misma duración.