Folclore Significado, Características, Tipos, y Pedagogía

Significado: ¿Qué comprende y representa el Folclore?

Surge en Gran Bretaña en 1846, ingeniado por Wiliams Thooms, originalmente como Folk-Lore, como título para una columna semanal (con ciertas interrupciones) en la revista The Athenaeum en la que publicaría un total de 35 artículos entre 1846 y 1849, entre los números 982 y 1041 del medio. Los componentes linguísticos de este neologismo expresan el saber del pueblo, conjugando folk (por pueblo) y lore (por saber).

Todo país o pueblo por más pequeño que sea, tiene en su haber un cúmulo de tradiciones, costumbres, manifestaciones artísticas que han sido transmitidas de generación en generación de forma espontánea, y que forma parte de la esencia cultural que va a caracterizar a esa región. De esta manera, todas estas manifestaciones que se hacen parte de la vida diaria de las personas, se fueron convirtiendo en objeto de interés, para la comunidad científica. De allí pues, que la antropología quien toma las riendas y le otorga un cuerpo de conocimiento.

Por otra parte, el folclore puede definirse de una forma ambigua, pues, además de ser el saber del pueblo, con todas las manifestaciones culturales que eso implica (cuentos, mitos, leyendas, bailes), también es la ciencia que va a estudiar dichas manifestaciones. Por ejemplo, la celebración del Corpus Christi a través de la danza de los Diablos de Yare en la zona central de Venezuela, constituye un dato folclórico. Ahora bien, entender cómo ha perdurado esa tradición, su origen, y modo de transmisión, corresponde ya a al Folclore como ciencia.

Es importante aclarar, que, si bien se trata de un término relativamente reciente, desde el mismo momento en que el hombre habita la tierra, nace el folclore. Esto ocurre cuando de forma progresiva y espontánea se va transmitiendo a las siguientes generaciones, las costumbres que impregnan la vida cotidiana.

Características del folclore

Para que un dato folclórico pueda considerarse como tal, y pueda ser estudiado por la ciencia del Folklore, debe tener ciertas características, entre las que pueden mencionarse las siguientes: ser tradicional, que pueda ser transmitido de generación en generación de forma espontánea, sin que sea necesario el uso de métodos pedagógicos sistemáticos. Ser popular, de modo que pueda ser dominado por la mayoría de la sociedad, sin importar su clase social.

Así pues, el tango en Argentina forma parte del folclore de ese país, y al tener la etiqueta de popular, implica que puede ser practicado ya sea en zonas de clase alta o baja, donde los adultos les enseñan a los más jóvenes, a fin de que la tradición no se pierda.

Por otra parte, debe ser funcional y ubicable, por lo que debe estar presente en la vida de las personas en sus diferentes facetas, además de tener elementos de espacio y tiempo que den fe de su origen, aunque en muchos casos esto puede resultar un poco ambiguo. Por ejemplo, esto ocurre con la arepa, plato típico tanto en Venezuela y en Colombia, cuya preparación es propia del menú cotidiano; y en donde ambos países se atribuyen su creación.

Tipos y ejemplos de folclore

Dada la vasta manifestación que puede presentar el folclore, dependiendo de su naturaleza puede clasificarse de la siguiente manera:

Folclore literario; el cual abarca todas expresiones relacionadas con el lenguaje oral o escrito, donde se insertan los mitos, cuentos y leyendas, trovas, coplas, refranes y todo lo que implique el proceso de comunicación. Aquí se podría mencionar leyendas como la del Silbón o el Popol Vuh.

También está el folclore mágico, donde se encuentran presentes todas estas supersticiones, hechizos rituales, brebajes o afines. Por ejemplo, en algunos países sudamericanos, se le atribuyen efectos negativos a la exposición del bebé recién nacido a lo que llaman sereno, que es el rocio nocturno que ocurre al bajar la temperatura.

Por otra parte, está el folclore musical, que se refiere a expresiones musicales, incluyendo los instrumentos y bailes; tales como la gaita en Venezuela, el Bossa nova de Brasil o la bachata de República Dominicana. También está el folclore gastronómico, donde se incluyen platos típicos y preparaciones culinarias, tales como los tamales mexicanos o la bandeja paisa colombiana.

Divulgación del folclore a nivel pedagógico

El folclore siempre ha estado presente en los planes de estudio de todos los niveles educativos, sobre todo en los niveles de educación preescolar, primaria y secundaria, entendiendo que constituyen los pilares para la preservación de las manifestaciones culturales que representan a una región determinada. En este sentido, aunque la transmisión del hecho folclórico debe ser espontáneo, el acto educativo es un lugar propicio para aprehender este conocimiento.

De esta manera, la difusión de cuentos, mitos y leyendas, a través de dramatizaciones o lecturas dirigidas, la puesta en escena de coreografías típicas, le realización de platos autóctonos en clase, expoferias, juegos tradicionales, entre otros, son apenas una muestra de las actividades que puede emprender el docente para lograr que sus estudiantes se identifiquen con las costumbres tradicionales de su estado o país.

Lo esencial en este caso, es que las actividades se hagan de forma dinámica, participativa, de manera que el estudiante no lo haga solo por la calificación, si no que realmente pueda tener sentido de pertenencia y sea capaz de seguir transmitiendo ese conocimiento.

¿Puede la tecnología desplazar el saber folclórico?

Para nadie es un secreto que el proceso de globalización es una seria amenaza para la preservación del saber folclórico, sobre todo en la población de niño, y jóvenes, quienes, gracias a las redes sociales, sobre todo, se ven atraídos hacia costumbres que son ajenas a su región, con especial énfasis en la música, la gastronomía y hasta en la literatura.

En este sentido, entendiendo que el folclore es como ese hilo que puede unir a los ciudadanos como pertenecientes a un país, es importante que quienes poseen estos conocimientos se valgan también de los medios para para difundir los saberes, para hacerlo mucho más atractivos entre los jóvenes.

Existen algunos casos, donde en aras de preservar las costumbres, algunas manifestaciones han sufrido modificaciones para hacerlas más modernas. Este ha sido el caso del vallenato, la cumbia o la ranchera, quienes, para hacerse un poco más comercial, se han permitido la licencia de agregarle instrumentos ajenos a su ejecución, y hasta se han mezclado con ritmos actuales como el reggaetón.