Golpe de Estado Significado, Características, y en el Siglo XX

Significado: ¿Qué constituye un golpe de estado?

Operación de ataque orquestrada capaz de colocar en jaque al gobierno de turno en un corto lapso de tiempo, sustituyéndolo por los sujetos que llevan a cabo el movimiento de fuerza. También, indica una ruptura del orden constitucional, de forma violenta y sin algún mecanismo de legitimación frente a la sociedad. El vocablo proviene del francés coup d´État, utilizado históricamente en el siglo XVII para referirse a las decisiones que tomaba el rey en base al absolutismo de su poder sin el consentimiento del legislativo u otro aparato político.

Características de un golpe de Estado

Dado el carácter organiacional, desarrollado en secreto mediante una conspiración entre un sector del grupo de poder, se lo considera una figura antagónico a los movimientos que irrumpen en el orden legal mediante acciones espontáneas.

Se lleva a cabo con movimientos rápidos cuyo objetivo es neutralizar las instituciones del Estado y tomar el poder gubernamental. Aunque se utiliza una fuerza militar, no supone un enfrentamiento abierto o de numerosas bajas, más bien suele utilizarse el poder militar para disuadir la posibilidad de cualquier enfrentamiento e imponer un orden de emergencia.

Suelen generarse en momentos de poca gobernabilidad, en donde el Estado no logra generar una relación de legitimidad frente a la sociedad, generando que diversos grupos de poder busquen una alternativa de gobernanza mediante la fuerza, para mantener el orden social. A diferencia de las insurrecciones, se ejecutan mediante un componente militar profesional, sin la participación de sectores sociales, inmovilizando a la sociedad en general, mientras transcurre el traspaso del poder.

¿Qué tipo de organizaciones conducen un golpe de Estado?

Los golpes de Estado son llevados a cabo por organizaciones que forman parte del poder constituido, y conforman un grupo de interés relevante en los componentes burocráticos del Estado. Se trata de un cambio de posición inminente de un sector, que pasa de apoyar el orden vigente, a irrumpir con el objetivo de modificar mediante el uso de la fuerza, el manejo del Estado.

Realizar este movimiento con efectividad, necesita de una organización cohesionada y centralizada en un orden jerárquico, que permita tanto el momento de la planificación secreta, como de la acción militar. Las fuerzas armadas suelen ser los sujetos tradicionales que lo llevan a cabo, sin embargo es usual una relación con sectores civiles que tengan intereses comunes con quienes dirigen el movimiento militar.

En el siglo XX

Durante el siglo XX, los golpes de Estado han desembocado en regímenes militares que asumen el poder, imponiendo un orden social por la fuerza y mediante la suspensión de la legislación vigente. En la primera mitad del siglo XX sucedieron numerosos golpes en Europa con el ascenso de movimientos fascistas y nacional socialistas, que veían una amenaza al orden social en la democracia y los movimientos sociales y obreros que participaba en la misma, estableciendo regímenes autoritarios y conservadores.

Después de la segunda guerra mundial, los golpes de Estado fueron frecuentes en los países del tercer mundo que atravesaban momentos de transformación social mediante la presión de los procesos de descolonización en África y Asia, y los movimientos revolucionarios en América Latina. Funcionaron como una reacción conservadora que de la mano del poder militar, establecían un proceso de modernización controlada, mediante la suspensión de la participación social en los asuntos públicos.

La historia refleja la capacidad de las fuerzas armadas para generar intereses corporativos como institución, sobre la base de una estructura de mando jerárquica, que le permite influir y presionar sobre las decisiones de gobierno y las funciones de Estado. La formación social e histórica de las instituciones militares suelen generar perfiles particulares, ya sea por la asociación a élites tradicionales, o por la cercanía a determinadas demandas sociales, que se expresan en su relación con el mantenimiento del orden en los momentos de convulsión social, de ingobernabilidad o en la planificación de un ataque al gobierno de turno.

Bibliografía

– González Calleja, Eduardo (2003). Los golpes de Estado. Editorial La Muralla.

– Dugarte, Ramón (2020). Elementos constitutivos del golpe de Estado: una propuesta de su mínimo común denominador. Revista de Ciencias Humanas, Teoría Social y Pensamiento Crítico.