Significado de Habilidad

Retrato de habilidosos acróbatas parisenses, 1848

¿Qué es la habilidad?

Es algo con lo que uno nace, y en tal caso hay que saber identificarlo y valorarlo, o que incorpora desde un proceso de aprendizaje teórico y práctico. También, es interesante observar que cuando uno tiene la posibilidad de destacarse en un área, con cierta facilidad y espontaneidad, es natural sentirse atraído por los resultados y la atención social, sin embargo no necesariamente le gusta o quiere hacerlo de modo que no debe percibirlo como una obligación.

Por su parte, existen determinadas disciplinas en las cuales predomina una capacidad innata y no una adquirida, tal como lo evidencia la esfera del deporte. El término tiene referencia en el latín habilĭtas, asociado al adjetivo hábil del latín habĭlis, refiriéndose justamente al talento que uno es capaz de manifestar al hacer algo en particular.

Habilidades innatas o adquiridas: Social, cognitiva, psíquica y corporal

Las habilidades pueden ser innatas, capacidades provistas por la biología (herencia o genética), como así también pueden adquirirse, aprenderse. Ya sean innatas o adquiridas, éstas pueden manifestarse en diferentes aspectos de la vida de una persona, referentes a su psiquismo, relaciones interpersonales, cuerpo o habilidades sociales.

En el caso de las destrezas psíquicas, éstas pueden relacionarse, por ejemplo, con el manejo del estrés, de expresión de las emociones, la toma de decisiones, la posibilidad de salirse de la zona de confort y buscar nuevos medios para la autorrealización, el manejo de la frustración.

Las habilidades cognitivas refieren a todo lo relacionado al intelecto, para la incorporación o el desarrollo de conocimientos en distintas disciplinas o campos. Son aptitudes de este tipo, por ejemplo, la resolución de problemas matemáticos complejos, la memorización de localizaciones geográficas, la escritura creativa de novelas, el correcto análisis de datos informáticos, el aprendizaje de idiomas, etcétera.

Las habilidades cenestésicas o corporales refieren a facilidades en relación a lo físico, como las que tienen los deportistas profesionales. Una persona habilidosa en esta área, por ejemplo, podrá desplazar su cuerpo velozmente en una carrera o moverlo ágilmente y con gracia en una danza.

Las habilidades sociales son las que tienen que ver con las relaciones interpersonales, con la sociabilización. Entre éstas encontramos la vinculación con otros, captar el lenguaje gestual en una conversación, entender chistes o el uso del sarcasmo, hablar en público, poder empatizar, etcétera.

Habilidad para la resolución de conflictos escolares

La escuela es un ámbito propicio para la aparición de conflictos, debido a que allí se forman grupos de enseñanza-aprendizaje donde se reúne a varios estudiantes, según grados, de edad o de conocimiento. Se trata de niños o adolescentes, con diferentes intereses, juicios y cualidades.

Una habilidad sumamente útil la constituye la capacidad para la resolución de problemas, que puede ser desarrollada por docentes u otros miembros de la comunidad educativa o, asimismo, por los estudiantes.

Para la resolución del conflicto ambas partes deben disponerse a escuchar, sin interrupciones y de modo respetuoso. Se debe tomar contacto con la perspectiva que tiene el otro de la situación y buscar soluciones, acuerdos, que conforten a los involucrados y solucionen el conflicto o, al menos, hagan viable la convivencia dentro de la escuela.

Habilidad para el trabajo en equipo

El trabajo con otros suele generar dificultades, pero es también un medio enriquecedor en todos los ámbitos, para llegar a conclusiones y/o reflexiones más ricas. En el equipo aparecen muchas perspectivas que, sobre todo en las ciencias humanas, favorecen el acercamiento a la complejidad.

Las habilidades en el trabajo en equipo pueden construirse o mejorarse, partiendo del respeto al otro y la aceptación de los propios límites. Cuando el equipo es numeroso, suele ser más difícil que todos los miembros tomen la palabra y fluya el intercambio de ideas.

Se trata de una habilidad útil, en el campo intelectual, para el trabajo interdisciplinario y la conformación de grupos de estudio y equipos de investigación. En el ámbito deportivo (natación, vóley, fútbol, básquet, etc.), el trabajo en equipo, sumado a las capacidades individuales y estado psico-físico pueden ser la causa de un triunfo o de una derrota.

Habilidad para la comunicación verbal y escrita

El logro de la transmisión clara de ideas constituye una habilidad, que puede darse en la oralidad o en la comunicación escrita. En el primer caso se necesita no sólo de aptitud, sino de confianza, captación del público, acompañamiento del cuerpo para mantener activa la atención del espectador, modular bien la voz, expresar contenidos de lo general a lo particular, etcétera.

En la comunicación escrita, la ortografía y los signos de puntuación son clave para la expresión clara y concisa de ideas. Se pueden usar recursos como metáforas y analogías, para una mejor comprensión del lector. Si la escritura es a mano, es importante también la caligrafía. Por otra parte, las comunicaciones escritas tienen un lenguaje diferente según los receptores, por ejemplo, si tienen conocimientos o no en la temática.