Significado de Imputación

¿Qué es una imputación?

Es un procedimiento jurídico capaz de cuestionar a un individuo o entidad (entendiendo a los responsables de la misma) al respecto de un acto delictivo en carácter de sospechoso a partir de indicios que lo relacionen con el hecho, con la intención de investigar una posible participación y grado de responsabilidad. La imputación suele ser la primera fase de un proceso judicial, remarcando que una cosa es ser sospechoso, y otra es ser culpable.

¿Quién tiene facultades para hacer una imputación?

Esto depende de la legislación de cada país. Lo que suele denominarse como querella, puede ser efectuada por cualquier particular (quien toma la figura de querellante), a través de lo cual se advierte e informa a los órganos competentes al respecto de un actor y su implicancia en una determinada acción. Son los jueces y fiscales quienes tienen atribuciones para llevar a cabo una imputación casi de forma exclusiva en varios sistemas judiciales del mundo.

– La imputación se aplica sobre quien recae una sospecha (aún sin demostrar). Por ende, son inocentes. No obstante, quedan bajo un régimen especial al existir indicios de una posible infracción legal.

– En el caso de una persona culpable, no se aplica una imputación sino una sentencia. Esta puede ser de prisión o monetaria. Cuando alguien es declarado culpable es porque ya se ha terminado el proceso judicial.

Diferencia entre una denuncia y una imputación

Si bien es algo que varía en cada sistema legal, hay que tener en cuenta que una imputación es una acusación directa. Es diferente una imputación a una denuncia.

– La denuncia es cuando se avisa a las autoridades la comisión de un delito, pero no se indica ningún sospechoso. Por ejemplo: el robo de un auto se denuncia. Las autoridades investigan luego el hecho. No se acusa a nadie de ser sospechoso, solo se delata el acto delictivo.

– La imputación implica dos cosas: el delito cometido y el sospechoso. Si se sabe que alguien ha robado un vehículo, se le hace una imputación (se da el nombre y datos de quien se sospecha ha cometido el hurto, es decir, que se individualiza al presunto delincuente) y, además, se le indica de cuál o cuáles delitos se le acusa.

Los hechos delictuales han de ser claros y relevantes. No se puede acusar a nadie por un pleito menor o subjetivo, debe ser un delito, así claramente expresado en las leyes.

Derechos y características del imputado

La figura del imputado es peculiar. Es alguien inocente, sin tener sentencia, pero de quien se sospecha que ha cometido delito. De este modo, cuenta con una serie de derechos.

– Saber de qué se le acusa.

– Tiene derecho a la defensa, a demostrar que no es culpable de los hechos acusatorios.

– Siempre es inocente hasta demostrarse lo contrario.

– Por otra parte, si no hay pruebas contundentes no puede ser detenido.

– Durante el juicio, puede quedar bajo un régimen de presentación ante un juez.

– Tiene derecho a guardar silencio.

Paralelamente, se observan un conjunto de características a instancias de su figura en el desarrollo del debido proceso.

– Es sujeto procesal, forma parte de la acción que se está jugando. No es un simple testigo.

– Es un sujeto de investigación, no un objeto de investigación. Tiene derechos como persona.

– Se trata de parte necesaria del proceso. Sin el imputado, el proceso no tiene sentido. Por eso, si el imputado fallece el juicio termina inmediatamente.

– Mientras encuentren calidad de acusado o inocente, le toca sobrellevar la labor de imputación.

– Si es juzgado de manera desfavorable, entonces debe acatar la sentencia.

– Tienen pleno derecho la defensa. La total potestad de demostrar, por todo los medios legales, que no es culpable de los hechos de los cuales se le acusa.

La figura del imputado no siempre ha sido valorada como es debido en los sistemas judiciales. Antes, cuando una persona era señalada de la comisión de un delito, se le trataba como culpable desde el inicio del proceso. En todos los casos, se debe tener presente que el imputado es alguien inocente hasta que se demuestre lo contrario en juicio.

Garantías del imputado: inocencia y juicio justo

Ya hemos mencionado que la primera garantía es que tiene estatus de inocente. Asimismo, tiene derecho a un juicio justo. También, a ser juzgado por los tribunales que le corresponden. Un militar es juzgado por tribunales militares, un civil por jueces civiles.

A la par, el imputado tener todo los derechos de una persona inocente. Tiene el derecho al trabajo, a la salud y al voto. Incluso, se encuentra en libertad aunque presentándose por régimen ante tribunales o alguna otra medida cautelar solo de ser necesario para garantizar la prosecución del proceso.

Abuso de este recurso en funcionarios y figuras públicas

Muchas personas del mundo público y político son imputadas con regularidad. Al ser figuras que se manifiestan en público, son acusados por lo que dicen. Igualmente, cada una de sus acciones puede herir susceptibilidades. Por ende, reciben demandas y acusaciones de manera constante.

En el caso de funcionarios públicos, se han creado figuras especiales como el «antejuicio de mérito». Esto en razón de que puedan cumplir sus labores, sin detenerse a defenderse ante imputaciones constantes. Pueden ser enjuiciados solo si hay mérito para ello.

Regulación por países

Cada nación tiene medidas diferentes para tratar a los imputados. En algunos casos, existen «grados de sospecha» o «niveles». Hay imputados sobre los cuales hay fuertes sospechas y se les priva de libertad a manera preventiva (se dice que hay peligro de fuga). En cambio, en otros casos el individuo tiene libertad plena.

En naciones como México, Estados Unidos o Venezuela existen los grados de imputación. En otros casos, como en Cuba, el imputado es prácticamente un condenado, ya que la imputación requiere de pruebas tan contundentes que prácticamente se demuestra el delito de antemano.