Juicio (en Derecho) Significado, Fases, Actores, y Factores de Celeridad

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Sep, 2020
  • ¿Qué engloba un juicio dentro del ámbito legal?

    Comprende disposición de los actores que intervienen conforme a la exposición entorno a un acto delictivo, cuya organización responde a la distinción de una parte acusadora y otra defensora, a los ojos del magistrado designado capaz de dirimir el juzgamiento, y ante la presencia de un público en carácter de testigo. Encuentra referencia en el latín iudicium, asociado al verbo iudicāre, constituido sobre los componentes ius, por justo, y dicare, interpretado como marcar o indicar, transmitiendo la idea de desempeñarse de acuerdo a lo dictaminado por el marco jurídico.

    Diferencia entre juicio y proceso judicial

    Se suelen confundir estos términos, pero no son lo mismo. De hecho, el concepto de proceso judicial es más amplio. Sucede que el proceso judicial empieza antes del juicio, desde la imputación y la presentación de pruebas que permiten establecer los nexos de causalidad.

    En cambio, el juicio es una de las partes del proceso. Cabe destacar, que existen varios tipos de juicios, entre los que podemos mencionar: juicio breve, juicio ordinario, juicio oral, juicio contencioso administrativo, juicio de protección a menores, etc.

    El proceso judicial puede extenderse luego del juicio. Por ejemplo, si alguien es sentenciado a pagar una multa, se siguen procedimientos para velar que se cumpla este pago lo que se corresponde a la ejecución de la sentencia.

    ¿Qué factores influyen en la celeridad y desarrollo?

    Depende de circunstancias como: el tipo de juicio, la cantidad de pruebas presentadas, el tiempo de deliberación, etc. Algunos juicios se llevan a cabo en una sola sesión o audiencia, y otros en varias.

    Los juicios de una sola sesión suelen ser los civiles, mercantiles y de índole similar. ¿Cuánto dura cada sesión o audiencia? Pueden ser entre media hora y hasta hora y media, en promedio. Asimismo, son juicios que suelen tener un tiempo reglamentado. Por ejemplo, en un solo día una misma sala debe atender 10 juicios y reparten el tiempo entre cada uno.

    Regularmente, los juicios más extensos son los penales y los administrativos. Suelen llevar investigaciones largas, con muchos testigos, expertos, pruebas, además de muchos alegatos. Rara vez se llevan a cabo en una sola presentación, por lo que el juicio se celebra con varias reuniones. Este tipo de juicios penales es el que más imaginan las personas, pues son los más dramatizados en el cine y la TV.

    Un caso televisado fue el conocido juicio a O.J. Simpson cuya sentencia fue emitida en 1995. Se hicieron varias convocatorias a abogados y testigos. Cada prueba fue discutida con alegatos a favor y en contra. No es raro que un juicio de este tipo tarde semanas y hasta meses, incluso, se han dado circunstancias en que un juicio penal demora años.

    Por el contrario, hay juicios que son muy rápidos. Entre sus características tenemos: no suelen exceder penas de 5 años de prisión, incluyen acciones como hurtos o robos, siendo además su principal característica el de juzgar hechos flagrantes.

    Es decir, los juicios rápidos son aquellos donde no hay muchos alegatos que indicar y de los que puede emanar una sentencia de culpabilidad debido a la flagrancia. Se añade que suele pedirse la presencia de funcionarios policiales para declarar.

    Objetivos y actores en un juicio

    El principal objetivo de un juicio es aplicar la ley escuchando todos los alegatos y resolver la demanda. La idea de un juicio es precisamente que haya argumentaciones y planteamientos de las partes involucradas, no una simple presentación de pruebas.

    Otro objetivo es que la discusión se haga en base a un procedimiento correctamente establecido. Para ello, participan personas con los siguientes roles:

    A. Jueces: son las personas con más jerarquía en un juicio. Tienen la potestad de dictar sentencia, o bien, ser coordinadores del juicio. Cuando esto último sucede, entonces la decisión es dictada por la deliberación de un jurado.

    B. Abogados: son las personas encargadas de representar a los demandantes. Son profesionales del Derecho que muestran alegatos a favor o en contra de lo juzgado.

    C. Fiscales: son representantes del Estado y la acción penal pública, siendo su función acusar determinados delitos.

    D. Jurado: un jurado es un grupo de personas que delibera sobre los alegatos y pruebas presentadas.

    Insistimos en que un juicio es garantía de que una sentencia cumple con su respectivo proceso de discusión. En consecuencia, un juicio tiene una cadena de fases que se cumplen con rigurosidad.

    Fases de un juicio

    Se debe estar preparado para un juicio. Hay que entender que tienen etapas y que no hay que dejarlas pasar sin aprovechar o actuar en consonancia al momento del juicio en que nos encontramos.

    1. Apertura: se presenta el caso juzgado y las partes en conflicto.

    2. Alegatos de apertura: cada una de las partes expone su posición en el conflicto.

    3. Presentación de pruebas: cada parte expone las pruebas que soportan sus alegatos, las cuales son previamente admitidas.

    4. Discusión de las pruebas: se hacen los alegatos y las posturas particulares respecto a las pruebas.

    5. Declaraciones y testimonios: se llaman a los testigos o expertos necesarios en el tema juzgado para que expongan sus apreciaciones.

    6. Alegatos de clausura: cada parte presenta sus alegatos finales, exponiendo su posición respecto a todo lo expuesto anteriormente.

    7. Deliberación: el juez, o jurado, puede tomarse un tiempo para reflexionar sobre lo juzgado.

    8. Sentencia: con todos los presentes, se dicta la respectiva decisión judicial.

    En ese sentido, debe tenerse en mente que cada una de las partes del juicio tiene una dinámica e importancia indudable.

    Circunstancias únicas: en tiempos de pandemia

    Estos actos suelen conllevar una aglomeración de personas. Como primer hecho, se ha optado por aplazar los juicios, no obstante, la larga duración de la cuarentena ha obligado a plantear otras alternativas.

    En algunos países se ha optado por tener la mínima cantidad de personas en los juzgados: con distanciamiento, uso de guantes y tapabocas. Esto también puede implicar usar salas más amplias.

    Al tiempo, países como Chile y México han optado por hacer tele-audiencias, es decir, los juicios se hacen por medios como cámaras web y aplicaciones digitales. Los documentos se presentan en PDF con firma digital y los jurados deliberan por teleconferencia.

    ¿Ventajas? ¿Desventajas? Pues, los juicios quedan grabados y las pruebas digitales son visibles para todos. Quizás la pandemia nos deje nuevas opciones para organizar la actividad judicial.