Significado de Indemnización

¿Qué es una indemnización?

Es una protección del trabajador en el caso de ser despido de modo injustificado o por sufrir un accidente (e incluso muerte) en el lugar donde se desempeña, esto último manifestando estrecho vínculo con las condiciones laborales propiciadas. Se pauta una compensación económica que depende de varios factores (el tipo de despido, los años al servicio de la empresa, el convenio específico en el sector, etc.). El objetivo es resarcir monetariamente a la persona ante una situación injusta por parte del responsable del daño.

Indemnización por perjuicios

En materia de Derecho Civil, la indemnización es una cantidad de dinero exigida por una persona que se le denomina acreedora y que ha sufrido un perjuicio (en otras palabras, un daño o detrimento de sus derechos), cuya responsabilidad recae en otra persona, empresa o en el Estado que tiene la obligación de pagar, y al que ahora se le considera deudor.

El daño puede ser por acción u omisión. El perjuicio se considera como una disminución del patrimonio del agraviado. La obligación puede originarse o no de un contrato.

Indemnización por despido injustificado

En el ámbito del derecho laboral, se usa el término indemnización únicamente para hacer referencia a un desahucio por despido. Es decir, es un beneficio que solo se aplica a los empleados. Si un empleado ha completado sus labores de manera correcta, y aun así es despedido, entonces tiene derecho a una indemnización por despedido injustificado.

Por lo general, una indemnización consiste en un resarcimiento monetario. Para el cálculo de este pago, se tiene en cuenta factores como los siguientes: años de servicio, el salario del trabajador, las condiciones laborales, así como las regulaciones y convenciones laborales de cada país. Esto último es muy importante. Por lo general, las leyes laborales de cada nación contemplan qué hacer en casos de desahucio laboral.

La noción de indemnización se usa para proteger a los empleados. Muchas veces, los despidos no suceden por incumplimiento o mala realización del trabajo. A veces, influyen desacuerdos personales o caprichos del empleador. También, suelen ocurrir despidos por causa de racismo, malos entendidos o que el patrón evalúa de manera incorrecta el trabajo de su empleado.

De este modo ocurre un despido injustificado, lo cual es una situación muy frecuente. El patrono cesa al empleado sin dar ninguna explicación. Esta situación suele denominarse «despido injustificado». Hay que tener en cuenta que cuando se establece una relación de trabajo, el cese de la misma solo puede suceder legalmente, ya sea por renuncia del empleado, o bien porque el trabajador ha cometido alguna falta.

Incumplimiento de contrato

Ocurre cuando el empleador no acata cláusulas contractuales. Por ejemplo, cuando rescinde el contrato antes de la fecha estipulada. También, al no pagar los honorarios preestablecidos. Igualmente, cuando no dota al trabajador de beneficios estipulados en el contrato o las leyes laborales vigentes, como por ejemplo uniforme, transporte, etc.

Cuando el trabajador no recibe el pago acordado

En este vaso el empleado realiza el trabajo como fue solicitado, pero a cambio no recibe la paga pautada. En tales casos, además del dinero debido, se suele cobrar al empleador un monto adicional por el perjuicio causado. Se considera que no hay incumplimiento del pago, sino también un daño adicional.

Cuando el empleador obliga al empleado a renunciar

El empleado puede argumentar que se ha visto forzado a renunciar por culpa del patrono. Semejante situación obedece a muchos motivos: presión, exceso de trabajo, imposición de horarios imposibles de acatar, o bien por retrasos en el pago. Igualmente, es frecuente ver en tales casos demandas por acoso laboral, abuso verbal o maltrato psicológico.

Indemnización por despido sobre motivos de salud o embarazo

Cuando el trabajador padece trastornos de salud, entonces tiene inasistencia justificada. Igualmente, las mujeres tienen permisos especiales al estar embarazadas, e incluso por varios meses luego de dar a luz. Se trata de otra denuncia frecuente, la cual implica indemnización si se despide a alguien quien no acude a su trabajo por razones justificadas.

Despido por faltas al trabajo sobre motivos justificados

Los trabajadores pueden requerir ausentarse de su puesto de labor por muchas razones. Bien sea por diligencias personales, atención de alguna emergencia en el hogar, trámites diversos, asistencia odontológica, etc. Todas estas ausencias son justificadas y no se aceptan como causa de despido.

Indemnización por accidente o enfermedad en el trabajo

Finalmente, es importante indicar que el asunto de las indemnizaciones es amplio. Puede abarcar casos donde la integridad física del trabajador se ve afectada por cumplir sus tareas. Si un empleado sufre un accidente u obtiene una enfermedad por la labor realizada, la legislación establece que el patrón debe asumir los costes.

Todas las circunstancias antes aludidas son comunes en demandas de indemnización. Insistimos en que en este ámbito del Derecho Laboral, el Estado tiene mucho peso. Cada país tiene normas diferentes para calcular las indemnizaciones. Además, los requisitos para que un despido sea legal o fuera de ley varían en cada legislación.

Función del Estado en el cumplimiento y garantías

Un dato importante es que toda denuncia sobre despidos injustificados, o de cualquier otra causa de indemnización, se presentan ante los Ministerios de Trabajo (o cualquier institución similar, según cada país).

A lo anterior se añade que es el Estado el encargado de dictar justicia. Es decir, entiende el tema de las indemnizaciones como algo cubierto por el Derecho Laboral colectivo. ¿Qué significa esto? Pues, que las normas para compensaciones en caso de despido se contemplan para los ciudadanos de la nación. Estos últimos son una expresión plural. Además, el Estado asume el papel de defensor de los trabajadores ya que asigna un fiscal para resolver estos litigios.

Lo antes indicado tiene varias repercusiones en las leyes que regulan lo laboral. Cada Estado se esmera en redactar normativas muy claras en lo respectivo al trabajo. Este interés en ser puntilloso respecto a tales reglas obedece a varias razones. La primera es que uno de los deberes del Estado es proteger a sus ciudadanos. La segunda, es la necesidad de imponer orden en la economía.

Todo lo mencionado hace que el asunto de las indemnizaciones se debata con cuidado en el ámbito del Derecho Laboral. De hecho, se trata de una de las materias más discutidas en el medio académico. También, llega a ser temática constitucional; pues las Cartas Magnas de los Estados incluyen diversos artículos referentes a las normas laborales.