Misoginia Significado, Ejemplos, Leyes Discriminatorias y Actos Misóginos

¿A qué responde la misoginia?

Es el odio a la mujer y en consecuencia busca su sumisión, excluyendo y monospreciándola. Tiene raíz etimológica en el griego misogynía, al respecto de su forma adjetiva misógynos, que se entiende por misógino, formado por misos, que se interpreta como odio, del verbo miseîn, por odiar, y luego se observa gynḗ, señalando a la mujer, acompañado por el sufijo -ia, que actúa como agente de cualidad.

También, es posible observar este comportamiento en la propia mujer, nunca falta una persona que odia a los pares de su propia comunidad, de hecho existe la figura de la misantropía para señalar a aquél que odia a la humanidad, no obstante en este contexto, está sembrado precisamente por una imposición de pensamientos sociocultural que le hace creer a la mujer que no merece tener los mismos derechos que el hombre, en una sociedad arraigada a un sistema patriarcal, distanciándose de los movimientos feministas que dedican sus esfuerzos para una justa igualdad, apoyándose entre otras cosas en la violencia que a veces acompaña estas protestas al grito de feminazi, sin poder entender que tales grupos luchan por todas las mujeres, siendo que no se siente identificada con los nuevos roles que pueden ocupar y defender. Del mismo modo, existe la mujer machirula.

¿Las leyes verdaderamente discriminan, o han discriminado, a la mujer?

Ciertamente, en la antigüedad las mujeres eran muy discriminadas en todo tipo de leyes: estadales, religiosas, sociales, etc. Aunque hay que dar gracias que han sido los mismos estamentos legales, pero modernos, los que han intentado dar equidad a la sociedad.

Desde la época de la Revolución Francesa se dictamina que todos los ciudadanos son iguales ante la ley: lo cual abarca la condición de hombres y mujeres. Es así como las mujeres, paulatinamente, han conquistado derechos como el del voto.

No obstante, debemos ser honestos: la aplicación de este reconocimiento a la mujer no ha sido inmediato. Las féminas han debido luchar para que las intenciones de igualdad, expresadas en las leyes, se cumplan o sean factibles.

Históricamente, si han existido leyes (entiéndase cuerpos legales legislados y aprobados por el poder público) que discriminan a la mujer. Algunas han sido bastante injustas, como aquellas que impedían la separación de un cónyuge que las maltratara. También, está el hecho de que las mujeres tardaron en ganar derechos civiles, como el del voto.

El mundo, las costumbres y las idiosincrasias cambian. Las leyes deben aceptar la nueva condición femenina. Solo de esa manera tendremos el mundo de equilibrio social que merecemos.

¿Cómo identificar actos misóginos?

Infortunadamente, la misoginia suele ser un patrón cultural, y muchas veces pasa desapercibida. En culturas como la islámica, la mujer es colocada en posición muy débil, pero dicha sociedad está tan acostumbrada a ello que no le presta atención, no lo toma como un problema. En occidente, también se patentiza este desdén hacia lo femenino en situaciones como las siguientes:

• Tendencia a cosificar a la mujer. Las mujeres son vistas como objetos sexuales, importa solo su aspecto físico.

• Burlas, pedantería, considerar a la mujer como trofeo sexual.

• Cuando las mujeres no logran llegar a puestos altos en una organización laboral o institución. Las féminas escalan hasta “asistente del director o gerente”, y la mayoría de las que llegan a ese nivel parece hacerlo meramente por su atractivo físico.

• Manía de marginar a la mujer de reuniones importantes, o en actos de presentación pública.

• Actitud autoritaria a las mujeres.

• No aceptación del liderazgo femenino.

Apenas mencionamos algunos ejemplos. Lastimosamente, las sociedades antiguas solían ser más machistas. La idea del “hombre o macho dominante” estaba incubada desde esas épocas. Al igual que el racismo, es algo que se debe eliminar.

Concientizar en pos de eliminar esta amenaza social latente

La misoginia ―como el racismo o la esclavitud― no es compatible con la sociedad actual. Desde que se decretan los Derechos Humanos, se tiene como premisa que todos los seres humanos poseen las mismas oportunidades, sin importar: raza, estrato social, familia, religión, profesión, edad o género.

Por otra parte, la misoginia es motivo de violencia contra la mujer. Gran cantidad de feminicidios suceden por causas misóginas. Este tipo de violencia la padecen mujeres de todo tipo: niñas, jóvenes y adultas.

Asimismo, la misoginia deteriora una de las instituciones más importantes: la familia. La madre pierde autoridad y es vejada por el hombre en muchos casos. Y cuando una mujer debe criar a sus hijos sola, se le ve desprotegida o en inferioridad al no tener a un hombre al lado.

Finalmente, falta decir que la mujer tiene mucho potencial y talento, pero su aporte a la sociedad puede extraviarse en medio de la misoginia; esta actitud es dañina y debe frenarse. Una sociedad avanzada y moderna, no puede permitirse este tipo de actitud hacia lo femenino.

¿Es valorar a la mujer, como se pretende actualmente, una simple moda progresista y una transición de la misoginia a la misandria?

No, si se hace de la manera correcta. Los recientes movimientos feministas se han caracterizado por su agresividad. A su vez, hay una tácita intención de venganza: hacer pagar al varón los siglos de discriminación y maltrato a la mujer. Si bien el germen de estas protestas es cierto, sucede que la misandria (odio al hombre) también es una situación de desbalance social.

Si vemos con objetividad el panorama, detectaremos que también hay escenarios que favorecen mucho más a la mujer. Por ejemplo, las separaciones matrimoniales suelen dar con preferencia la custodia de los hijos y derecho sobre la vivienda a la madre. Igualmente, hay instancias laborales donde las mujeres son predilectas.

Pero sin duda, lo importante es que toda sociedad tenga justicia y equidad. Jamás sustituir una sociedad misógina por otra con misandria. Esto equivale a desear una absurda justica racial: donde las personas de raza negra abusen de las de raza blanca argumentado “justicia histórica”. No debe haber cabida para eso.

Ejemplos de delitos misóginos

La misoginia desencadena acciones objetables, tales como la discriminación o la violencia, y hasta se cometen delitos a causa de ella. Por ejemplo, en tierras árabes el hombre puede causar daño físico a la mujer en caso de disputa conyugal. Al mismo tiempo que miles de feminicidios se desatan por causa de esta circunstancia en muchas partes del mundo.

• El caso de África

África es un país de abundante violencia contra la mujer. En ciertas naciones de ese continente, se permite la ablación del clítoris como práctica recurrente. Se hace para que la mujer no sienta deseo de estar con otros hombres distintos a su marido.

Igualmente, es un país donde la violencia contra las esposas es muy común. Muchas mujeres reciben golpes, gritos y violencia verbal, se les discrimina en muchas ofertas laborales. Si bien la mujer trabaja bastante en la economía doméstica, tiene poco chance de entrar a un mercado laboral de altos salarios.

• La otra cara manifiesta por integrantes de Misiones de Paz

Los llamados “Cascos Azules” son cuerpos militares bajo la insignia de las Naciones Unidas. No obstante, estos mismos grupos han sido señalados por cometer abusos sexuales contra mujeres y niñas.

Se han reportado denuncias al respecto en Haití y varias naciones de África. Lo que perturba mucho es que tales maldades se cometen contra la población femenina. ¿Qué demuestra esto? Pues, que estos organismos castrenses cuentan en sus filas con personal proclive a la misoginia. ¡Y pensar que son parte de la ONU!