Significado de Nueva Economía Definición, Internet, Servicios y Trabajo

Definición formal

Surge a finales de la década de los 90s (siglo XX) para referirse al impacto de la revolución tecnológica en la economía a través de las empresas punto-com, asociadas a la producción e intercambio de conocimientos e información y a la comunicación del internet.

La nueva economía se relaciona con un nuevo estilo tecnológico que acompañaría la revolución de las comunicaciones y de la velocidad del intercambio en el contexto de la globalización. El término New Economy se hizo célebre tras el artículo de Michael J. Mandel llamado “El triunfo de la Nueva Economía”, publicado en 1996 en la revista estadounidense de negocios Business Week.

Internet, globalización y nueva economía

Con el desarrollo de las telecomunicaciones y la reciente aparición de la red global de internet, la economía de la comunicación, relacionada con la distribución, comercialización y circulación de bienes en mundo interconectado se convirtió en un camino para el crecimiento económico. En este contexto las empresas asociadas al internet y la digitalización llamadas punto-com dinamizaron un auge de la economía a finales de los años 90s. Debido a la gran cantidad de inversiones y financiamientos que recibieron estas empresas -sobre todo de capitales de riesgo- la especulación con su valor en la bolsa generó una burbuja que luego se desinfla a partir del año 2000 generando la primera recesión de la economía digital. Sin embargo ya se avizoraba el impacto global del internet y la economía del conocimiento hacia el futuro.

El desarrollo del internet se da en el marco de una transición de la base productiva de la economía mundial hacia la automatización de la producción y la transición hacia una economía concentrada en torno a la circulación de los bienes, la comunicación y el conocimiento. El internet se convierte en la base de la renovación tecnológica que da paso a una interconexión por encima de los Estados nacionales, abriendo un espacio global de intercambio y comunicación sobre el que se consolida el proceso de globalización.

Una economía de servicios

La revolución tecnológica de la nueva economía acelera la velocidad de rotación de los bienes, generando una transición de la acumulación, de la producción, al intercambio y la generación de servicios en torno al acceso a los bienes. Como lo afirma el economista Enzo del Bufalo, la diferencia entre los bienes y los servicios es que los primeros están separados entre un tiempo de producción y uno de consumo, mientras que los servicios se producen y consumen simultáneamente, como por ejemplo el transporte, es decir, una persona no compra la propiedad sino el uso

La economía de servicios es una economía que genera un proceso de acumulación en la medida que acelera el retorno del capital invertido, por lo que la velocidad del intercambio, la comunicación y la flexibilidad del esquema de productivo suponen sus ejes fundamentales.

El trabajo en la nueva economía

El modelo de trabajo se diferencia de la fábrica industrial, el tipo de trabajado estable y el conjunto de remuneraciones obtenidas mediante las contrataciones colectivas. Las nuevas empresas necesitan de empleos flexibles que se transformen constantemente en función de las exigencias del mercado. La eliminación de los beneficios obtenidos por la clase obrera tradicional permitió frenar el desempleo en la década de los 90s, abaratando el costo de la mano de obra y debilitando a los sindicatos tradicionales.

La profesionalización masiva también se convierte en un requisito de la nueva economía, las labores de servicios tienden a especializarse en la medida en que la producción de conocimiento y la rotación de la información se convierten en una parte fundamental del esquema productivo. Sin embargo, también surge una contraparte del trabajo flexible mucho más precarizado asociado a la migración, las industrias de las maquilas en regiones con alta precarización laboral y la economía informal en general, que son estimuladas por un capital que puede trasladarse globalmente en busca de la maximización de las ganancias y la minimización de la inversión.

Bibliografía

Del Bufalo, Enzo. El Estado Nacional y Economía Mundial Tomo II. Ediciones Faces/UCV. 2002.

Zapata, Francisco. El trabajo en la vieja y en la nueva economía. En: El futuro del trabajo. CLACSO. 2001.