Significado de Orgullo

¿Qué es el orgullo?

Es la emoción y reconocimiento manifiesto ante una meta alcanzada al respecto de uno u otra persona con quien normalmente se relaciona o identifica, como también señala un comportamiento de superioridad a partir de experiencias desarrolladas con éxito. Etimológicamente se observa en el catalán orgull, con referencia en el franco *ŭrgōlī, sobre el alto alemán antiguo (althochdeutsch) en urguol, en todos los casos en alusión a una idea de excelencia y de un resultado notable.

Orgullo por la realización de metas personales

Este sentimiento, entendido de manera positiva y razonable, es producto de la valoración de los logros conseguidos y nos proporciona salud mental. Quienes no sienten orgullo tras alcanzar objetivos muy difíciles, tal vez no se crean merecedores de los mismos, o bien es señal de que dichas metas no correspondían a deseos propios, sino ajenos. Las mencionadas son situaciones dignas de un análisis personal o psicoterapéutico.

Son ejemplos de logros que significan autorrealización u orgullo personal: la finalización de una carrera universitaria, la creación de una empresa, el ascenso en un empleo, tomar una decisión que implica un cambio de vida para mejor, etcétera.

Los motivos de orgullo difieren de una persona a otra, pues dependen de lo que cada uno desea en su vida, de los proyectos y prioridades. Por lo tanto, sólo da como consecuencia el orgullo, el cumplimiento de impulsos singulares que tiene cada persona.

Por otra parte, mientras más complicado y lejano en el tiempo sea el propósito e implique más pasos previos y esfuerzo (físico, intelectual, económico, etcétera), más felicidad y estima propia traerá consigo su realización.

En un sentido más general, como el amor propio que todos debiésemos tener, independientemente de una evaluación exhaustiva de las virtudes y logros, el orgullo puede ser herido o lastimado por amigos, familiares o una persona amada. Esto sucede cuando nos sentimos rechazados, es decir, el otro nos marca (o así lo sentimos) que no tenemos valor para él, que no somos suficiente.

Tener orgullo por los hijos

El orgullo que sienten habitualmente los padres por los hijos puede tener dos causas, una es de tipo narcisista, en el sentido de “vivir a través de” las experiencias y logros de los niños o adolescentes, que uno mismo no pudo cumplir. Por ejemplo, es el caso de las madres que inscriben a sus hijas en concursos de belleza (niñas que no lo desean), para que logren ser ganadoras, cuando ellas mismas no lo han podido ser.

Otro caso, menos tóxico, es el orgullo que se vivencia por el camino singular que toman los hijos, sus proyectos, avances, más allá de los propios deseos, pero experimentándose como partícipe, como posibilitador (o acompañando) en cierta medida, por haber brindado a esa persona las condiciones de posibilidad para que pueda desplegar sus habilidades.

Orgullo como obstáculo para admitir errores y pedir disculpas

Cuando la apreciación de la propia postura, decisiones, acciones y/o pensamientos es desmedida y la persona se cierra a ideas de los demás, sin siquiera considerarlas, se dice que es orgullosa, en un sentido negativo.

Al contrario de la humildad, esta actitud de sostener nuestros dichos a toda costa, puede generar conflictos en la interacción con otros, en los cuales sabemos (o no) que no tenemos razón, pero no somos capaces de admitirlo.

Muchas parejas se distancian por orgullo, por ejemplo, cuando uno de los dos (o ambos) ha cometido un error grave pero no abre su corazón para pedir disculpas, lo que impide la reparación del malestar. Es importante vencer el orgullo, privilegiando la relación, si esta nos resulta sana y significativa, si realmente amamos a la otra persona.

Acto de manifestación del orgullo Gay y LGBT

Frente a la vergüenza y el tabú que la sociedad enseñó, explícita e implícitamente durante largo tiempo, en relación a las personas no heterosexuales, considerándolas inclusive enfermas en el pasado, se ha levantado la bandera del orgullo, como manifestación de la aceptación y estima acerca de la propia orientación (o identidad en el caso del transexualismo), diferente a la sexualidad heteronormativa (o cisgénero).

El orgullo es un acto político, que busca tolerancia y respeto por parte de la cultura, por medio de una constante lucha. Se pretende hacer visible que existen múltiples orientaciones sexuales: Gays (hombres que gustan de otros de su mismo sexo), Lesbianas (mujeres que se sienten atraídas por mujeres), Bisexuales (orientación hacia los dos géneros), así como identidades sexuales diferentes a las atribuidas al nacer, en el caso de los Transexuales (quienes fueron catalogados al nacer como hombres, pero se perciben como mujeres, o viceversa).

El orgullo gay y más actualmente el orgullo LGBT, se expresan a través de las “marchas del orgullo”, donde las personas que integran este colectivo (y también quienes lo defienden sin ser parte) salen a las calles a manifestarse públicamente, expresándose con carteles, banderas, vestimenta o accesorios identitarios.