Significado de Participación Ciudadana

Despertar en las calles de Catalunia

¿Qué es la participación ciudadana?

Es sentir la necesidad por involucrarse por el bienestar de la sociedad a partir de problemáticas que se observan en lo social y económico, para contribuir hacia una solución, e influenciando directa o indirectamente sobre la esfera política. Surge, en gran medida, como consecuencia del abandono, desinterés u orden de prioridades pautado por la dirigencia que está en el poder, como también como acción de pretesta frente a medidas que se pretenden implementar que van a contramano de los intereses del conjunto de la población.

Participación tiene referencia etimológica en el latín como participatio, en el que se aprecian los elementos partis, en referencia a la parte de algo, y capere, por tomar, postulando apropiarse de un tema para involucrarse en el mismo. Por su parte, ciudadana/o, hace alusión al individuo y a los aspectos de la comunidad que éste integra.

Importancia de involucrarse en la política como una responsabilidad

En todas las naciones hay un sector de la población que no tiene interés por la vida política. Esta actitud puede obedecer a varios motivos: el desencanto por la corrupción de los dirigentes, la no identificación con los planteamientos de las organizaciones políticas o las posiciones individualistas.

El desinterés hacia lo político se traduce en una baja participación en los procesos electores (por ejemplo, en Estados Unidos el porcentaje de voto es ligeramente superior al 50% del censo electoral).

Si bien el apoliticismo es una opción respetable, no hay que olvidar que las decisiones de los responsables políticos afectan al conjunto de la sociedad. Dicho en otros términos, es imposible desligar la vida en sociedad de las cuestiones políticas.

Ejemplos de las formas de participación

El voto de los ciudadanos para las diferentes consultas electorales es la forma tradicional de participación. Por otra parte, en la mayoría de constituciones se contempla la iniciativa legislativa popular (con un determinado número de apoyos, los ciudadanos presentan iniciativas de ley ante las cámaras de representación).

Estos mecanismos son los más conocidos, pero no los únicos. Los ciudadanos pueden intervenir en la vida pública con otras propuestas e iniciativas: asesorando a gobiernos locales, creando asociaciones orientadas a un objetivo social u organizando foros sobre asuntos de interés general.

Presupuesto participativo

En las últimas décadas algunas ciudades del planeta han incorporado un nuevo mecanismo de intervención en los asuntos públicos: el presupuesto participativo. Consiste, en pocas palabras, en que el pueblo tiene una capacidad de decisión para determinar de qué manera se invierte el dinero público. Esta nueva fórmula parte de un principio basado en el sentido común: quien mejor conoce las necesidades de una ciudad son sus habitantes.

La ciudad de Porto Alegre en Brasil fue la primera urbe latinoamericana en introducir este nuevo modelo. Se trata de un planteamiento de globalización alternativo y ha sido apoyado y recomendado por todo tipo de instituciones (agencias de cooperación, organizaciones financieras internacionales, la Unión Europea, distintas organizaciones sociales…).

En la actualidad existen manuales de presupuesto participativo y en ellos se abordan cuestiones como la transparencia informativa, la accountability o los mecanismos de consulta.