Prueba Significado, Principios, Peso y Vencer sin Pruebas

¿Qué es una prueba jurídica y científicamente?

Es un elemento crucial en el Derecho para aproximarse a la verdad, contribuyendo como información genuina entorno a las circunstancias de un hecho específico, permitiendo justificar procedimientos así como exponiéndose en el desarrollo de un proceso ante las autoridades judiciales designadas.

Paralelamente, la prueba aparece en múltiples ámbitos, especialmente a nivel educativo y científico, como una instancia de demostración de un conjunto de saberes, capacidades, o estados de una persona, así como también en la comprobación de una cosa, de tal manera de determinar su funcionamiento. En todos los casos, la prueba se transforma en el propio individuo o en el objeto de investigación.

Etimológicamente, remonta al latín probatio asociado al verbo probar, visible como probāre, al respecto de comprobar o verificar, con raíz en probus, en alusión a confiable u honrado siendo ésta la referencia latina directa de la palabra probo.

20 principios esenciales del Derecho

Los principios de la prueba son los mismos en el derecho civil y en el penal. Se trata de ciertas cualidades que debe tener la prueba, así como de la manera en que debe ser usada desde lo legal y lo procesal. Los principios de la prueba son los siguientes:

1. Competencia: la prueba presentada debe ser acorde al juez que la evalúa.
2. Publicidad: debe ser conocida por todos, ya que los actos del proceso son abiertos a la totalidad de las partes.
3. Contradicción: toda prueba que se usa sin dar oportunidad a una de las partes de contradecirla, entonces incumple el legítimo derecho a la defensa y el debido proceso.
4. Igualdad probatoria: las partes deben tener las mismas oportunidades de cotejar y esgrimir argumentos, a favor o en contra, de la prueba.
5. Carga: cada parte que presenta una prueba tiene la responsabilidad de demostrar el hecho que supone dicha prueba.
6. Lealtad: los querellantes no pueden usar la prueba para esconder o falsear información.
7. Preclusividad: si no se ejerce, se pierde la oportunidad de promover o impugnar pruebas.
8. Libertad probatoria: las partes pueden utilizar cualquiera de todos los medios lícitos para llevar la prueba al proceso judicial.
9. Exhaustividad: el juez debe considerar todo lo relacionado a la prueba.
10. Control de la prueba: los participantes tienen derecho a conocer todos los detalles de la prueba.

11. Comunidad: la prueba pertenece al proceso, no a quien la presenta.
15. Renunciabilidad: las partes pueden desistir de usar una prueba.
16. Imparcialidad: la prueba se usa partiendo de la premisa de imparcialidad del juez.
17. Interés público: lo jurídico es de uso público, no particular.
18. Legitimidad y formalidad: usar medios legítimos para llevar la prueba a proceso.
19. Inmaculación: la prueba se obtiene por medios lícitos, sin vicios.
20. Pertinencia: la prueba interesa respecto con lo que se juzga.

Estos son los principios básicos, que garantizan que el elemento presentado sea acorde al procedimiento y a lo juzgado.

Diferencia entre indicio, evidencia y prueba

Hay ciertos vocablos de índole legal y criminalístico que son semejantes. Es necesario aclararlos, ya que conciernen cuestiones distintas:

– Indicio: se usa en el derecho penal y en la criminalística. Es algo que genera sospecha de un hecho determinado.

– Evidencia: del medio criminalístico, es todo aquello que demuestra vinculación entre dos hechos, o elementos encontrados en una escena del crimen.

– Prueba: del medio legal, es un elemento que se usa para tratar de demostrar algo.

Como se puede notar, en el ámbito procesal se contempla mayormente el término prueba. Los otros vocablos pertenecen más a otros escenarios.

¿Por qué una prueba que existe y es cierta, puede ser rechazada en un juicio?

Hay que tener en cuenta que en derecho se habla de “prueba”, es decir, de algo que se usa para probar, para convencer sobre un alegato. Desde el punto de vista procesal puede llegar a considerarse que no es tan importante que la prueba sea certera, sino que se haga una demostración correcta de la misma.

En ocasiones, hay pruebas que si bien son ciertas pueden ser descartadas del proceso. Esto pasa porque no cumplen con algunos de los principios arriba mencionados. Por ejemplo, obtener una grabación de un imputado donde este menciona haber cometido un delito. Si esta grabación es conseguida de manera ilícita entonces no puede ser valorada como válida.

Por este motivo, toda prueba debe pasar por el filtro de todos los principios. Se considera un error del abogado que una de sus pruebas sea desestimada por no cumplir con todas las exigencias.

Peso de la prueba: ¿La parte que más elementos lleva al juicio vence?

Si bien una buena cantidad de pruebas tiene un peso importante, la cantidad no necesariamente es el factor a considerar. Existe algo que se llama el peso de la prueba. Por ejemplo, se pueden tener varios testimonios de personas afirmando que alguien es inocente. Sin embargo, si esta persona se declara culpable todas las pruebas quedan relevadas (como se dice: “a confesión de parte, relevo de pruebas).

En este punto surge una pregunta: ¿se puede ganar un juicio con una sola prueba? Sí, siempre y cuando la prueba sea contundente. Incluso, hay jurisprudencias sobre juicios que se conquistaron con cero pruebas.

Ejemplos de juicios emblemáticos vencidos sin pruebas

Esto es algo que ha sucedido y queremos mencionar algunos a continuación:

• En 1999, en España, la ciudadana Dolores Vásquez es sentenciada por la muerte de Rocío Wanninkhof. Lo cierto es que no había pruebas al respecto, y sucede que en 2003 se descubre que fue otro el asesino.

• La condena a la famosa espía Mata-Hari, en 1917, devino después de ser acusada con testimonios sembrados de traición. No había ninguna prueba contundente de lo que la acusaban.

• El Rey francés Felipe IV acusó a los caballeros templarios de herejía, con lo cual logró perseguirlos sin otra cosa que la simple calumnia.

• Un caso con muchos fallos judiciales: la crucifixión de Jesús de Nazareth. Fue acusado por los representantes de la Torá de blasfemia y sedición. Jesús supo dar buenos argumentos, pero al final la decisión no la tomó el jurado competente, sino una enardecida turba que votó a favor de Barrabás.

• Los famosos juicios de Núremberg, donde los jueces fueron todos de los países ganadores de la guerra. Es así como se hicieron varias absoluciones, dependiendo de los intereses de cada país, sobre todo de los polos de la Unión Soviética y EEUU (inicio de la Guerra Fría).

No cabe duda que los juicios ganados sin pruebas están plagados de inconsistencias. Por eso, la importancia de la prueba, es vital en todo debate judicial.