Definición de Psicología Positiva

Marcoantonio Villanueva Bustamante
Doctor en Psicología

La psicología positiva es un paradigma dentro de la psicología que busca la comprensión de procesos y elementos latentes de las cualidades y emociones positivas que componen al ser humano que han sido ignorados por gran parte de la psicología.

Cuando preguntamos a las personas qué es lo que hace un psicólogo o una psicóloga, la primera respuesta que recibimos típicamente es “curar o tratar las enfermedades mentales”, lo cual en cierta medida es una respuesta correcta; sin embargo, el problema es que esta visión de la psicología surge de un paradigma en el que se ha abordado únicamente los aspectos negativos de la psique humana (por ejemplo, la depresión, la ansiedad, y otros trastornos mentales). La psicología positiva surge como una contraposición a este paradigma “pesimista” de la psicología general; además de ser una respuesta a la creciente tendencia de movimientos de autoayuda que carecen de fundamentos y evidencia empírica.

Orígenes, autores y principios de la psicología positiva?

Uno de los puntos cruciales para la psicología fue la Segunda Guerra Mundial, ya que durante este hecho histórico fue que se dio un gran avance en la medición y evaluación de múltiples variables que al día de hoy son fundamentales para la disciplina psicológica, por ejemplo, la evaluación sistematizada de la inteligencia. Una vez terminada la guerra, la psicología se enfocó en el abordaje de las secuelas, sociales e individuales, generando así el paradigma del cual se habló previamente. El desarrollo de la psicología mantuvo esta visión pesimista y promovió la comprensión de múltiples fenómenos de suma importancia, como la obediencia con los estudios de Milgram, la conformidad con Asch, el prejuicio con Allport, el condicionamiento operante con Skinner y la indefensión aprendida con Seligman, siendo este último precisamente uno de los fundadores de la psicología positiva.

Martin Seligman psicólogo estadounidense, que inició sus trabajos en el campo de la depresión, elaboró una teoría que explicaría por qué algunas personas tienden a deprimirse por elementos externos, es decir, Teoría de la indefensión aprendida. Para explicarte esta teoría, usaré un ejemplo actual; estamos en febrero 2024, México está atravesando una sequía histórica que ha dejado a varias ciudades a punto de llegar al día cero; Argentina atraviesa olas de calor que han llegado a los 40 grados. Todo esto parece ser consecuencia del cambio climático. No obstante, entre las consecuencias del cambio climático se encuentra el deterioro de la salud mental, con un aumento en los trastornos como la depresión y la ansiedad, es posible que estos trastornos se produzcan por el sentimiento que provoca el saber que aunque una persona pueda tomar medidas eco friendly la situación del planeta no cambiará a menos que se ejerzan correctamente las políticas públicas ambientales, las cuales están siendo ignoradas debido a la corrupción y la economía. Es así que los ciudadanos desarrollan un sentimiento de pasividad, y la sensación de ser incapaces de hacer algo para revertir tal situación aversiva a la que nos enfrentamos.

La teoría de la indefensión aprendida cobro fuerza en la psicología, sin embargo, el propio Seligman se percató que, aunque había encontrado una buena razón para estudiar la depresión, aún faltaba algo.

Seligman determinó que los aspectos “positivos” de la personalidad humana deberían tomarse más en cuenta para mejorar la calidad de vida de las personas. Esto ya se había intentado hacer esto mediante la psicología humanista, sin embargo, esta carecía de evidencia empírica que sustentara sus aseveraciones. Es así que la psicología humanista llega como una nueva propuesta dentro de la psicología que busca la comprensión de procesos y elementos latentes de las cualidades y emociones positivas que componen al ser humano bajo una rigurosa visión empírica.

De este modo, es necesario enfatizar que la psicología positiva no es un movimiento venido de la filosofía o algún movimiento de autoayuda tipo “coaching” que busca darles consejos a las personas y tratar de llevarlas a un optimismo patológico; no, la psicología positiva busca llenar el vacío de la psicología “mainstream”, abriendo un área de oportunidad que va más allá de la patologización de los individuos.

Elementos que estudia la psicología positiva

Emociones positivas

Tal como se ha mencionado hasta ahora, existe un énfasis de la psicología en estudiar los aspectos negativos del individuo, lo cierto es que incluso es más sencillo estudiarlas. Las emociones negativas poseen una configuración fácil de identificar, como gestos faciales universales; por el contrario, las emociones positivas son más difíciles de identificar en las expresiones. No obstante, las emociones negativas desencadenan respuestas claras en el organismo (como la liberación de cortisol), mientras la positivas no tienen unas respuestas tan claras. Tal paradigma, llega a tal punto, que incluso el abordaje de las emociones positivas se realiza desde el marco de las emociones negativas, dicho de otro modo, las presentan como meros antónimos. Finalmente, se les ha dado un valor adaptativo a las emociones negativas, todos hemos escuchado un “el dolor te hará más fuerte”, por el contrario, las emociones positivas carecen de estos elementos, incluso se les considera un estado de comfort

Hoy día la psicología positiva considera que las emociones positivas permiten solucionar problemas relacionados con el crecimiento personal y el desarrollo individual. Para Bárbara Fredickson, las emociones positivas son elementales para la prevención, tratamiento y afrontamiento de los problemas.

Optimismo

El optimismo es una característica que indica las expectativas positivas y metas para el futuro, el cual se relaciona con variables como perseverancia, el logro, la salud física y el bienestar. Surge como contraposición del pesimismo que abunda en el estudio de la depresión.

Humor

Aunque suene poco creíble, múltiples estudios han demostrado el papel que tiene el humor, expresado en risas, en reducir el estrés y la ansiedad de las personas. Algunos estudios han demostrado que aquellas personas que se exponen a contenidos graciosos tienden a tener niveles más bajos de cortisol en la sangre que aquellas personas que no consumen dicho material.

Resiliencia

Abordar la resiliencia por si sola nos ocuparía un texto completo por separado, es así que de manera sintetizada mencionaremos que la resiliencia es la capacidad se hacerles frente a situaciones traumáticas y sobrellevar el dolor que estas puedan ocasionarnos. En la actualidad la resiliencia cuenta con bastante evidencia que da cuenta de sus beneficios y surge como una contraposición a las propuestas psicoanalíticas que asumen que un trauma durante la infancia marcará el resto de la vida.

 
 
 
 
Por: Marcoantonio Villanueva Bustamante. Licenciado en Psicología, egresado de la Facultad de Psicología de la UNAM, México. Doctor en Psicología por la UFRO, Chile. Actualmente, es investigador independiente que forma parte de diversos equipos de investigación en México y Chile.

Trabajo publicado en: Feb., 2024.
Datos para citar en modelo APA: Villanueva Bustamante, M. (febrero, 2024). Definición de Psicología Positiva. Significado.com. Desde https://significado.com/psicologia-positiva/
 

Referencias

Alarcón, R. (2009). Psicología de la felicidad. Introducción a la psicología positiva. (1era. Ed.) Editorial Universitaria. Lima, Perú.

Escriba un comentario

Contribuya con su comentario para sumar valor, corregir o debatir el tema.


Privacidad: a) sus datos no se compartirán con nadie; b) su email no será publicado; c) para evitar malos usos, todos los mensajes son moderados.
 
Índice
  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z