Significado de Anarquía

El uso del grafiti es una manifestación artística característica del anarquismo

¿Qué es la anarquía?

Es la oposición manifiesta al control o abuso que ejerce el estado desde los órganos que lo constituyen en el marco de los facultades individuales. También, se lo acusa y relaciona con la idea de descontrol, por ejemplo en el marco de protestas sociales desarrolladas en las calles.

Esta manifestación está íntimamente ligada a la Revolución Industrial iniciada a finales del siglo XVlll en Europa, cuando en las urbes industriales los obreros encuentran trabajo sobre condiciones de explotación laboral y bajos salarios. Esta situación desencadenó el surgimiento del movimiento obrero en dos grandes doctrinas: socialismo y anarquismo. Si bien ambas corrientes presentan algunas diferencias notables, tanto una como otra tienen un enemigo en común: el sistema capitalista y la democracia liberal. Pensemos incluso en la actualidad y la tendencia creciente por el desplazamiento de cientos de miles de lugares de trabajo reemplazados por máquinas (más eficientes, sin necesidad de descansar o posibilidad de quejarse).

En la esfera etimológica, remite al griego anarchía, distinguiéndose el prefijo an-, entendiéndose como privación, y arkhos, en alusión a una figura de liderazgo, por lo tanto postula un escenario sin líder visible. De esta manera, se postula la inexistencia de una fuerza de gobierno. Por el otro lado, anarquismo se conjuga mediante el sufijo -ismo (con referencia en el latín -ismus, con origen en el griego -ismós), que lo asigna como una corriente de pensamiento, y la denominación anarquista es moldeado por el sufijo -ista (en la forma latina -ista al respecto del griego -istḗs) para moldear como un adjetivo en función de una pertenencia partidaria.

Zenón de Citio y Diógenes de Sinope: Principios del anarquismo

Algunos historiadores de la filosofía consideran que la visión política de Platón es el germen de las diferentes doctrinas de corte totalitario. Así mismo, las reflexiones de Aristóteles han sido valoradas como un precedente del liberalismo, ya que el filósofo defendía la propiedad privada como un valor moral.

El pensamiento anarquista también tiene sus raíces en la civilización griega, concretamente en dos filósofos: Zenón de Citio, el fundador de la corriente estoica, y Diógenes de Sínope, el precursor del cinismo.

Para Zenón las valoraciones morales deben orientarse hacia la plena libertad individual. Por otra parte, las enseñanzas de Zenón en la Stoa estaban orientadas a cualquier persona que quisiera aprender. En oposición a Platón, rechazaba la distinción entre griegos y bárbaros y proponía un ideal cosmopolita en el que todos los ciudadanos tuvieran el mismo reconocimiento social.

La figura de Diógenes de Sinope es recordada por algunas curiosas anécdotas que se contaban sobre él y por su actitud provocativa. Paralelamente, el filósofo griego es considerado un precursor de las distintas corrientes del anarquismo. Diógenes se oponía a las convenciones y normas sociales establecidas, propugnaba la libertad personal como valor supremo y adoptaba una actitud rebelde frente a los poderosos.

Exponentes

Pierre-Josepeh Proudhon (1809-1865) proponía la implantación del sufragio universal, el mutualismo como modelo alternativo al estado y la abolición de la propiedad privada. Así mismo, apostaba por la libre asociación de pequeños productores para que ellos mismos auto-gestionaran sus empresas.

Pedro Kropotkin (1842-1921) presentó el anarquismo en su versión más científica. En este sentido, se opuso al darwinismo social y defendió la tesis del apoyo mutuo y de la solidaridad humana. En cuanto a su propuesta ética, entendía que el bien moral favorece la vida humana.

Miguel Bakunin (1814-1876) abogó por la destrucción del estado y de cualquier forma de autoritarismo. Defendió la autogestión de la clase obrera, un ateísmo radical y la abolición del sistema monetario.

La corriente de Murray Rothbard: transferir el poder del estado a los ciudadanos

Tradicionalmente la doctrina anarquista es vinculada a los postulados de la izquierda porque los teóricos anarquistas del siglo XlX propusieron una variante del modelo comunista de corte marxista. En el siglo XX surgió una nueva versión: el anarcocapitalismo. Uno de los máximos exponentes de esta corriente es el economista estadounidense Murray Rothbard (1926-1995).

Los postulados anarcocapitalistas son básicamente cinco: la primacía de la libertad individual, la propiedad privada entendida como un bien supremo, el libre mercado, la supresión del estado y el principio de no agresión (según este principio, es incorrecto el uso de la fuerza salvo que sea en defensa propia).

La abolición completa del estado es el paso necesario para alcanzar la plena libertad de los individuos. En este sentido, los servicios públicos promovidos por el estado deberían desaparecer para que los individuos pudieran decidir libremente de qué manera se organizan.

Para los anarcocapitalistas los servicios creados por los individuos competirían entre sí y esta circunstancia favorecería un descenso en los precios. Así mismo, consideran que los servicios que dependen de la espontaneidad del mercado son más eficaces que aquellos que son promovidos por el estado.

Anarquía como rechazo a determinadas formas de politica

Los medios tienen un papel esencial como estrategia la manipulación de la opinión pública

En el panorama político general existen opciones muy diversas y cada una de ellas concurre a los procesos electorales con mayor o menor éxito.

En cambio, las posturas anarquistas no se concretan en un partido político convencional y, en consecuencia, esta corriente de pensamiento no interviene en el sistema democrático. Esto no significa que a los anarquistas y libertarios no les interesen los problemas sociales que afectan a su comunidad.

Su no implicación en la política tradicional obedece a distintas causas. En primer lugar, el rechazo a cualquier forma o estructura de poder. Por otra parte, según el ideal anarquista los individuos pueden gestionar su vida sin la intervención del estado (las propuestas colectivistas y el anarcosindicalismo son las alternativas clásicas promovidas por los anarquistas en oposición a la dictadura del proletariado de los comunistas). Por último, en esta doctrina filosófica hay un profundo rechazo a cualquier modelo social basado en la jerarquía.