Artes Plásticas Significado, Percepción y el Renacimiento Cuna del Arte

¿Qué representan y exponen las artes plásticas?

Es la amplia gama de manifestaciones creativas capaz de desarrollarse a partir herramientas y materiales específicas, razón por la cual se contempla la escultura y pintura como las máximas banderas, extendido a trabajos artesanales como el orfebre, quien se caracteriza por su habilidad en la manipulación del oro y plata, o de carácter profesional aplicándose al arquitecto, quien más allá de los conocimientos estudiados, tiene la posibilidad de crear. Por su parte, destaca la figura del atelier como el espacio del artista, donde reflexionar y esconderse entre sus obras.

Percepción del arte en la historia

El arte es una de las actividades típicamente humanas en la cual las personas manifiestan su creatividad y plasman sus visiones de la realidad o lo que imaginan, a través de la concreción de una obra artística: una pintura, un grabado, una escultura, entre otras.

Su objetivo oscila entre la comunicación de ideas, emociones, o marcar una impronta estética.​ La concepción de lo que es arte y lo que no lo es ha generado a lo largo de la historia discusiones y debates que siguen vigentes y sin resolución. No obstante, existe la mayoría concuerda en que el mismo es un elemento de la cultura que representa los fundamentos sociales y económicos, los valores, usos y costumbres de una sociedad.

Aunque con otros fines, el arte nació con el hombre. Originalmente estuvo asociado a los rituales, la magia y la religión, luego, con la evolución de la especie, se transformó hacia formas más complejas y sofisticadas y logró una misión social, educativa, decorativa y la capacidad del desarrollo de un espectro comercial, altamente redituable esta última, si tenemos en consideración que los cuadros firmados por los grandes artistas se pueden vender hoy en millones y millones de dólares.​

Clásicamente se consideró arte a la escultura, la pintura y la arquitectura, sin embargo, con el tiempo, se ha extendido la definición hacia otras creaciones más modernas, asociadas con la tecnología y la diversidad de materiales, tales como el cine, la fotografía y el arte digital, entre otros.​

Escalera al infinito

El Renacimiento como cuna del arte

La primera definición del arte y del artista propiamente dicho se produjo a instancias del Renacimiento, el movimiento cultural que dominó la escena europea entre los siglos XV y XVI y que constituyó un puente entre la Edad Media y la Edad Moderna.​

Si bien las ciencias naturales y las humanidades florecieron y se desarrollaron de manera exponencial, sin lugar a duda, fue el arte el niño mimado del Renacimiento.​

La ciudad italiana de Florencia está considerada su cuna y desde donde se difundió al resto de Europa.​

Miguel Angel Buonarroti, Rafael y Leonardo Da Vinci fueron los artistas más notables de esta etapa y porque no también los pioneros del arte plástico.​ El Hombre de Vitruvio (dibujo) y La Gioconda (pintura) de Leonardo, El David, La Basílica de San Pedro y la Piedad de Miguel Ángel, y La Fornarina de Rafael, constituyeron piezas artísticas renacentistas y emblemas absolutos de la producción artística más magnífica que se haya visto jamás.​

El David, de Miguel Angel

A mediados del siglo XIX, post Revolución Industrial, apareció el flamante concepto de arte que le atribuimos hoy de manera extendida en el mundo y que tiene que ver con un circuito que parte de una creación artística humana, que genera por su originalidad y belleza el interés de colecionistas, de curadores, de galerías de arte que quieren exponer las obras, los críticos que las someten a su ojo «clínico» y las aman o condenan con gran afán, y las academias y los museos de bellas artes que despliegan una función pedagógica.​

A la par se profundizó en la investigación de componentes y principios que sistematizaron y organizaron su creación: ley de figura-fondo, la proporción, el punto, el plano, el movimiento, el tono, y el valor que es el nivel de claridad o de oscuridad que prevalece en una obra a razón de la mayor presencia del negro o el blanco.​

Ahora bien, todos estos elementos mencionados en el párrafo anterior siempre estuvieron presentes, en tanto, su variación, presencia o ausencia, fueron los que marcaron los diversos estilos artísticos que se impusieron en las diferentes épocas.