Significado de Capitalismo de Estado Definición, Ejemplos y Diferencias de Principios

Definición formal

La expresión capitalismo de Estado se ha utilizado para referirse a las diversas formas de participación del Estado en la economía capitalista, y ha sido desarrollado como parte de una perspectiva crítica a los modelos de Estados socialistas que surgieron en el siglo XX.

Es una categoría que indica a una economía en donde el proceso de acumulación de capital y de inversión en la producción es dirigido por el Estado, ya sea bajo medidas de regulación e intervención en la economía privada, la participación económica del Estado a través de empresas públicas, bajo la extensión de la propiedad estatal con una política de centralización y planificación de la economía, bajo la forma de la monopolización estatal de la producción.

Ejemplos en los proyectos socialistas

Con la llegada al poder del partido bolchevique y el comienzo de la Revolución Rusa, el Estado constituido por los soviets (consejos de obreros, campesinos y soldados) monopolizó la propiedad de los medios de producción y estableció un mecanismo de planificación centralizada de la producción industrial. Aunque en un primer momento los soviets supondrían una nueva forma de democracia de consejos de base, la centralización del poder y la adopción de un sistema de partido único, generó la sustitución de la dictadura de los soviets por una dictadura del partido, fundamental de la burocracia dirigente.

Los economistas soviéticos se propusieron generar un proceso de acumulación “socialista originaria”, en donde la acumulación de capital en las manos del Estado, les permitiría concentrar todos los excedentes de la producción para luego planificar las inversiones necesarias para alcanzar el desarrollo industrial y la modernización de la economía. La “acumulación socialista” se convertiría efectivamente en una forma de capitalismo de Estado, dirigido por la dictadura del comité central del partido bolchevique. A partir de la Revolución Rusa, las revoluciones socialistas que se expandieron en Asia y en países como Cuba, practicaron la estatización de la economía y la centralización de la acumulación de excedentes como parte del programa de “transición al socialismo”.

El Capitalismo de Estado también se entendió como un proceso de centralización empujado por el capital monopolista que se desarrollaría entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, y que supondría una fase de transición hacia el socialismo. En este sentido el capitalismo de Estado sería una centralización de la economía capitalista monopolista en función de ponerla al servicio de la transición al socialismo a través del control del Estado.

Ejemplos del Capitalismo de Estado en la periferia del “sistema-mundo”

Después de la Segunda Guerra Mundial, en los países periféricos del capitalismo mundial (Asia, África y América Latina) se empieza a plantear el problema del desarrollo desde una perspectiva crítica al capitalismo liberal. Mientras en unos países se desarrollan revoluciones socialistas, en otros se desarrollan programas desarrollistas en donde se incentiva la regulación y la intervención del Estado en la economía, promoviendo las empresas públicas, empresas mixtas y el desarrollo de un empresariado nacional con una fuerte base industrial y sin lazos de dependencia con el capital extranjero.

La sustitución de importaciones, el impulso estatal de la industrialización, la creación de medidas proteccionistas de la economía y para la redistribución de las rentas nacionales, constituyeron algunas de las medidas que se empiezan a proponer gobierno de corte socialdemócratas, nacionalistas, desarrollistas y populistas, en diferentes grados y contextos. Aunque no suponían una estatización general de la economía como en las revoluciones socialistas, la expresión de capitalismo de Estado también era utilizada en algunos de estos casos. Un ejemplo de ello fue el caso del presidente socialdemócrata de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, quién en el contexto de la nacionalización del petróleo y la expansión de los ingresos rentistas del Estado venezolano, llamaría a su política económica como capitalismo de Estado.

Diferencias de principios respecto de la propiedad estatal, propiedad social y revolución socialista

Entre los autores socialistas y comunistas se plantea una diferencia entre la concepción de la propiedad estatal y la propiedad social, mientras que un sector defiende la estatización como un paso hacia el socialismo, otro establece una diferencia radical entre la propiedad del Estado y la socialización de los medios de producción entre sus trabajadores.

El propio Karl Marx criticó con fuerza la idea de que la propiedad estatal sea considerada como parte del programa socialista en sus Glosas Marginales al Programa de Gotha (1875), del Partido Socialista Obrero Alemán de inspiración “lassalleana” que intentaba desarrollar un planteamiento socialista en torno a la idea de la construcción de un “Estado libre”.

Desde esta perspectiva hay una crítica hacia la propiedad estatal en la medida en que mantiene la misma relación de poder sobre el trabajo que se plantea en el capitalismo liberal, en donde la burocracia del Estado sustituye a la burguesía como propietario de los medios de producción.

En gran parte de los procesos revolucionarios de corte socialista, la discusión entre la estatización y las formas de la propiedad social supone un eje central en donde se diferencian los sectores que apuntan hacia la reconstrucción de la acumulación en torno a la burocracia estatal y los sectores que apuntan hacia la libre autodeterminación y asociación de los trabajadores. La hegemonía de los primeros siempre ha supuesto el fin de la revolución y la reconstrucción de los grupos de poder en torno a las diversas variantes del capitalismo de Estado.

Fuentes

Del Bufalo, Enzo. El Estado Nacional y Economía Mundial I. Ediciones Faces/UCV. 2002

Álvarez, Victor. Del Estado Burocrático al Estado Comunal. Centro Internacional Miranda. 2011.