Significado de Curva de Phillips Definición, Variables, Corto y Largo Plazo

Definición formal

La curva de Phillips es una interacción entre las tasas de inflación y desempleo, cuya relación de carácter inverso se define a partir de la masa monetaria en existencia.

Supone una función que expone una situación económica donde, a mayor desempleo, la inflación tiende a bajar y, a mayor inflación, menor desempleo. Esta explicación gráfica y teórica tiene un origen Keynesiano, ya que su creador, el economista William Phillips, fue parte de la escuela de este pensamiento a la que se le reconoce el estudio de la demanda agregada como un elemento clave en el equilibrio económico, destacando que el vínculo entre ambas variables mencionadas resulta una forma negativa.

Así mismo, la formulación toma en consideración dos momentos, a corto y largo plazo. Por ejemplo, si existe una alta cantidad de dinero o masa monetaria circulando, es porque existe un buen ingreso y hay una capacidad de compra positiva, generando un aumento en la demanda, siendo determinante para que exista empleo, producción e inversión.

Curva de Phillips a corto y largo plazo

Ante esta demanda en equilibrio con la producción, los empresarios comienzan a generar empleo para producir lo suficiente; la demanda se apega mucho a la inflación por la movilidad de los precios, y a partir de esta aumenta o baja dicha demanda. En un escenario efectivo, donde la inflación está controlada y el dinero circulante es suficiente, se considera que una baja inflación aumenta el empleo, ya que la demanda crece, y con ello la creación de empleo, y de forma que esta alta demanda, conforme pasa el tiempo, modifica la inflación subiendo los precios, como un fenómeno visto siempre en un corto plazo.

Si no existe un ajuste en el corto plazo, existe un desplazamiento debido al ajuste ordinario entre la oferta y la demanda, hasta que el desempleo alcanza su tasa natural ante la situación en el comercio, estableciendo el movimiento de esta aun a pesar de los movimientos abruptos de los precios, es decir, que a largo plazo, la inflación no afecta a una tasa natural en el nivel de desempleo.

Estos movimientos se aprecian claramente en una gráfica, donde se aprecia claramente el desplazamiento y la tasa estática natural del desempleo en el largo plazo. Del punto x al z se aprecia el aumento de los precios, por su parte el punto Y marca el establecimiento del desempleo a la movilidad de la inflación.

Aplicación de la curva de Phillips

Existe una relación positiva en el largo plazo entre la inflación y la brecha del producto, la cual es la diferencia entre el producto efectivo que circula para solventar la demanda y el producto potencial, aquél necesario para solventar todas las necesidades, permitiendo establecer la producción, considerando que existe una tasa natural de desempleo, ya que existe el supuesto que esta variable no pudiera deteriorarse más. Esta teoría se utiliza como marco de muchas investigaciones, no obstante, es tan solo una de tantas, y la movilidad de este tipo de variables siempre requieren de ciertas estimaciones para crear una estabilidad, abriendo camino a la curva de Phillips.

Se debe considerar que esta curva tiene ya algunos años, de modo que actualmente se deben considerar factores importantes como la política monetaria, la oferta y demanda de dinero; también, es un factor a considerar, así como los costos, el tipo de cambio y el salario. A pesar de ello, es una teoría vigente al momento de entender la movilidad de las variables que la conforman, sobre supuestos que en la realidad ya han aparecido, fenómenos con los que se han podido establecer políticas de ajuste y control socioeconómico.