Geopolítica Significado, Consolidación, Sistematización y Era de la Información

¿Qué representa la geopolítica?

Es la marcación y estrategia territorial del estado con respecto a otros, posicionándose sobre el eje de un mundo globalizado. Está constituida por el prefijo griego geō-, por gê, refiriéndose a la tierra, y el griego politikḗ, forma femenina de politikós, pautando los compromisos y temas vinculantes al pueblo.

Consolidación histórica

Tal vez el primer manual de política en el que aparece una referencia que podríamos considerar proto-geopolítica es el tratado “El príncipe”, de Nicolás Maquiavelo, publicado en 1532.

En éste, el autor viene a decir que el buen príncipe (entendido este como mandatario) debe buscar la unión o alianza del estado que gobierna, con otros más pequeños, para poder liderarlos, algo que no pasa si se alía con estados de mayor tamaño y peso, política y militarmente. Es una simple línea, pero que ya empieza a delinear una tendencia.

Pese a que es presumible que las particularidades geográficas siempre hayan tenido una cierta influencia en el devenir político de las naciones, podemos hablar con propiedad del término geopolítica a partir del momento en el que los países empiezan a ser conscientes de lo que hay mucho más allá de sus fronteras, y disponen de los medios para poder actuar en consecuencia para beneficiarse políticamente.

En esto juega también su papel las tecnologías del transporte y la comunicación, limitadoras de las capacidades de lo que pueden hacer los estados; no es lo mismo analizar los datos disponibles sobre otros estados en el siglo II a.C, por ejemplo, que en el siglo XXI, en el que tenemos satélites y telemetría de distintos tipos, además de fuentes de información muy variadas y completas.

Sistematización de la geopolítica

El geógrafo sueco Rudolf Kjellén es responsable por la primera sistematización de la geopolítica a finales del siglo XIX y principios del XX, aunque podemos observar que las alianzas y movimientos tácticos acaecidos durante las Guerras Napoleónicas, tiene mucho de interés geopolítico, aunque probablemente sin sistematizar y realizados más por el devenir de la guerra que por un estudio a conciencia de los datos.

Sería en el período de entreguerras cuando esta ciencia empezaría a despuntar y, con el advenimiento de las nuevas tecnologías como la informática a partir de finalizada la Segunda Guerra Mundial, y las necesidades de la Guerra Fría, explotaría en su uso, aunque no académicamente, si no en la práctica.

Esto es debido a que, por ejemplo, en la Alemania nazi y en el Japón imperial, esta disciplina disfrutó de una notable fama, ya que permitía sistematizar las relaciones de estos países con otros para perseguir sus objetivos de dominación.

La utilidad obvia que presenta para cualquier estado hace de la geopolítica una ciencia que interesa a los gobiernos y, por lo tanto, la rehabilitó rápidamente en su imagen pública.

En la era de la información

Haciendo válida la máxima de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, el poder de la información hace que veamos raras alianzas en estos tiempos.

Ya a principios de la década de los 70 extrañaba la política de distensión y acercamiento de los Estados Unidos a China, impensable entre el país que representaba las esencias del capitalismo, y un gobierno surgido de una revolución comunista. Pero el conocimiento que los norteamericanos tenían de las tensiones entre chinos y soviéticos en varios aspectos (ideológicos y fronterizos) permitieron a los norteamericanos idear una estrategia para buscarse un aliado contra los soviéticos -su principal prioridad- en el mismo bloque comunista.

Más recientemente, la ‘entente’ entre Grecia e Israel, con el concurso de Egipto, podría extrañar a más de uno… hasta que los datos revelan una intención expansionista de Turquía, que naturalmente asusta a Grecia, incomoda a Egipto por la implicación turca en Libia, y no debe dejar de preocupar en Tel Aviv, pese a la alianza entre ambos países.

Y es que, sin lugar a dudas, con los datos en la mano que permiten la realización de proyecciones de futuro es, por lo menos en teoría, hacer políticas con, precisamente, visión de futuro.