Significado de Inflación, Hiperinflación y Deflación Definición, Diferencia, y Causas

Definición formal

La deflación se traduce en una baja de los precios, por el contrario, la inflación implica un aumento, y la hiperinflación una suba explosiva. Están íntimamente relacionados con la oferta y la demanda. La ley de mercado interviene mucho en el posicionamiento de los precios y su estabilidad con el ingreso, los gastos y el salario.

Cuando existe una oferta excesiva los precios tienden a bajar, cuando hay una alta demanda los precios aumentan, de ahí la importancia del equilibrio entre la producción, la venta y compra de los bienes y servicios.

En el caso de la hiperinflación, se percibe un alza excesiva de los precios, de hasta un 1000%. De este modo, los precios de un país no tienen un valor real, la demanda se encuentra desbordada, no existe producción, y no hay bienes o servicios para surtir una exigencia de grandes dimensiones. La hiperinflación aparece reiteradamente en la historia en países en estado de guerra.

En la aplicación de políticas para corregir o controlar una crisis de esta índole, es necesario conocer las causas que la provocan. En el caso del movimiento de las variables de oferta y demanda, estas se modifican por determinadas circunstancias: en la oferta por cambios en los costos en la producción, mientras que en la demanda deriva de modificaciones en los ingresos y el poder adquisitivo.

Causas capaces de desencadenar una inflación y deflación

Una inflación ocurre por varios motivos, por un aumento en demanda se genera por una subida en los ingresos, por tener dinero se genera de mucho la solicitud por diferentes productos, al ser altamente solicitados es que el proceso de producción se desestabiliza por cumplir con la demanda solicitada, esto da origen a un exceso en la producción aumentado los costos por ende los precios. Una inflación puede ser estimada, si se predice se puede ir ajustando, esta inflación auto-construida se analiza y produce a partir de las políticas monetarias, en donde es de vital importancia asentar la cantidad de dinero en circulación para evitar que exista mucho y a raíz de esto aumente la demanda, si es descontrolada la inflación pudiera ser excesiva.

Por su parte, la deflación se origina a partir de una baja en demanda o aumento en la oferta. La producción se debe detener o ralentizarse a partir de tener muchos bienes y servicios disponibles en stock, los cuales no se consumen conforme pasa el tiempo, esta caída en los precios comienza a generar problemas para seguir produciendo, especialmente afecta al empleo debido a la reducción de costos, este escenario se da mucho en las crisis económicas donde el salario baja, no hay disponibilidad de comprar ni de gastar.

Ambos ambientes generan incertidumbre, de ahí a la importancia a que exista un equilibrio en la ley de mercado, si bien el gobierno no puede intervenir directamente si lo puede hacer con políticas, como la monetaria, con acciones de financiamiento a productores en caso de una excesiva demanda, promoción al exterior de productos en el caso de una sobreoferta, esta participación del estado es de vital importancia.

Medidas de respuesta

Para medir estas variables existen índices de precios, gracias a los cuales se conoce el ritmo de las variaciones de estos en cierto periodo de tiempo, los índices se logran realizando encuestas de ingresos y gastos de las familias, ¿Qué compran más? ¿A que productos y servicios tienen predilección en un momento determinado? puede ser que por el frio en algunas fechas del año se consuma chamarras, gorros, guantes y otros tantos bienes y servicios, al momento de identificar estos productos se recopilan los precios de ellos en diferentes puntos de ventas, el análisis se puede hacer por semanas, meses y de manera anual, todo esto sirve para conocer la movilidad de los precios con base a los ingresos de las familias.

Identificando el mercado y su alteración es que se pueden tomar acciones rápidas, al momento de percatarse de una posible inflación o deflación. Dentro de las acciones que funcionan, es la reducción de las tasas de interés para estabilizar el consumo e inversiones, bajar o aumentar impuestos según sea el caso, los subsidios son otra herramienta clave de establecimiento, de esta manera se pueden financiar tanto familias como empresas por los apoyos económicos para asegurar ingresos y gastos adecuados a la oferta y demanda.