Significado de Meta

Las metas acompañan a uno a lo largo de la vida, adaptándose a las prioridades del momento y las expectativas a futuro

¿Qué es una Meta?

Son pautas o sueños a cumplir, que uno coloca para sí mismo, por ejemplo entorno de un proyecto de vida, o planteadas por un tercero, por ejemplo un superior en el ámbito laboral o un profesor en lo académico. Las metas son funcionales a nivel organizativo, en lo personal o desde lo administrativo en una empresa, para avanzar y esclarecer el pasaje en el que se ha definido previamente la línea de llegada.

Uso del prefijo meta

Este prefijo proviene del griego y literalmente quiere decir «más allá», «después» o «junto a». Con él formamos palabras como metafísica, metamorfosis o metafase. En ocasiones se usa para expresar que algo transciende un ámbito concreto (por ejemplo, metalenguaje).

Por otra parte, en la esfera de la química se usa la nomenclatura meta (por ejemplo, las siglas HIO4 se corresponden con el ácido metaperiódico).

En el contexto de la biología, el conjunto de reacciones químicas que afectan a un organismo se conoce como metabolismo.

Importancia de establecer metas

En la actualidad tenemos la información necesaria para conocer cualquier tipo de realidad que sea de nuestro interés. Sin embargo, tener a nuestra disposición toda la información que necesitamos no es suficiente para afrontar nuevos retos. Así, para mejorar de manera significativa cualquier aspecto de nuestra vida es conveniente establecer ciertas metas u objetivos.

Como es lógico, toda meta concreta debe ir acompañada de una estrategia para su cumplimiento. Así, un corredor aficionado se propone bajar de 4 horas en una maratón y para lograr tal objetivo planifica un entrenamiento específico.

Si bien el establecimiento de un objetivo final es una estrategia útil para alcanzar el éxito, es importante que las metas sean realistas. En este sentido, no sería realista que un corredor amateur pretendiera conseguir un registro de un atleta profesional.

Gestión APO por objetivos en el plano empresarial

Este modelo de gestión empresarial es conocido por las siglas APO (Administración por Objetivos). En dicho modelo los directivos y los empleados de una empresa intervienen conjuntamente para alcanzar unas metas.

El sistema APO presenta algunas ventajas. En primer lugar, favorece la motivación de los empleados (si los trabajadores intervienen en el diseño de objetivos es previsible que se sientan más incentivados a la hora de trabajar). Por otra parte, desde el momento en que se marcan unas metas, se potencia la comunicación entre empleados y directivos.

El hecho de que los objetivos sean claros y medibles obliga a un mayor cumplimiento de las tareas individuales.