Significado de Patriarcado

La imagen de la mujer que acompaña, apoya y atiende al hombre desde un lugar de silencio

¿Qué es patriarcado?

Ha sido la organización social más antigua cuya autoridad máxima era ejercida por el hombre colocándose como jefe de la familia, y en la cual la mujer ocupó un rol secundario y, dependiendo del caso, de sometimiento a la voluntad de éste. Cabe destacarse que esta superioridad se dio en cada familia como en la sociedad.​

En lo etimológico, tiene referencia en el griego patriarches, lo cual describe, a partir de su deconstrucción, el linaje por patria, y la acción de ordenar por -arkhes. Asimismo, se distingue la relación con el vocablo pater, por padre, y la procdencia de -arkhes en arkhe, que refiere a la idea de comandar.

Hombres dueños del mundo

Los derechos y el poder en el patriarcado le corresponden exclusivamente a los hombres porque se los considera más fuertes y más inteligentes, mientras que el género femenino debe acatar y respetar lo que estos les permiten, y por supuesto lo que les prohiben, porque de lo contrario son severamente castigadas.​

Sometimiento femenino aún vigente

Esta institucionalización de la supremacía masculina se instaló desde los inicios de la humanidad y continuó con el correr de los siglos, aun a pesar que las sociedades evolucionaron en infinidad de aspectos.​

En la actualidad existen muchos resabios de dicha construcción social, tanto en la cultura occidental como oriental, y a pesar de los movimientos y manifestaciones masivas de mujeres en todo el mundo todavía son difíciles de eliminar.​

Parece increíble de creer, con todos los avances que han sucedido en la sociedad, que en este aspecto siga prevaleciendo la visión patriarcal y machista, especialmente en los planos laboral y doméstico donde se sigue considerando a la mujer en un escalón por debajo del hombre y como la única responsable del desarrollo de las tareas del hogar, respectivamente.​

Trabajo y un ambiente que expresan desigualdad

En el ámbito del trabajo es indudablemente donde más se ha sentido y se siente la desigualdad entre hombres y mujeres, porque a pesar que hoy días muchas ocupan puestos jerárquicos, e inclusive tienen bajo subordinación a hombres, son pocos estos casos, y en lo monetario no existe la igualdad ni mucho menos, porque los varones siguen ganando más que las mujeres aunque desplieguen exactamente la misma labor.​

Vale destacarse que en esta superioridad masculina institucionalizada por siglos y siglos también ha influido que muchas mujeres la aceptaron, e incluso la apoyaron en detrimento de otras pares que osaron rebelarse.​

Sororidad: propone el fin del patriarcado

En los últimos años recién ha empezado a extenderse una mirada crítica respecto de esta realidad y sin lugar a duda el magnífico aumento de la violencia y el abuso de autoridad contra las mujeres, en todos los estratos sociales y ámbitos, ha sido el detonante de este cambio.​

También ha influido la sororidad femenina, es decir, por primera vez son las mujeres las que decidieron unirse y apoyarse para derrotar el patriarcado que tanto daño le ha hecho al género y a la evolución de la sociedad.​

Este nuevo paradigma pone el acento en la hermandad femenina y en el reconocimiento de la igualdad frente al hombre, y también considerando la diversidad natural que se da en el propio género femenino. ​

Los movimientos mundialmente masificados y conocidos como Ni Una Menos y Me Too han constribuido especialmente en la difusión de este nuevo modelo social en el que la mujer recobra la equidad social con el hombre.​

La unión hace la fuerza: Las corrientes #metoo y #niunamenos

El Me too nació en 2017 tras las escandalosas denuncias por abuso sexual, contra el productor artístico y fundador de la productora Miramax, Harvey Weinstein, que realizaron muchas actrices de Hollywood: Asia Argento, Kate Beckinsale, Cate Blanchette, Angelina Jolie, Uma Thurman, Mira Sorvino, entre otras.​

Mientras tanto, el colectivo Ni Una menos, que por supuesto apoya el Me too, es un movimiento mundial de mujeres que reclaman y luchan contra los femicidios y cualquier forma de violencia contra as mujeres por parte de sus cónyuges. ​

Este grupo se ha vuelto muy popular y muy fuerte en países como Argentina y México, donde la violencia contra las mujeres es flagrante y ha ido in crescendo en los últimos meses.