Plano (Arquitectura) Significado, Características, Tipos, Historia y Bocetos

  • Por Mario Lasseda (Arquitecto)
  • Ago, 2020
  • ¿Qué implica un plano?

    Es la diagramación del emprendimiento arquitectónico que se pretende llevar adelante, funcionando como una orientación esencial de principio a fin, e incluso para futuras reformas o dudas. Sobre el inicio de la profesión de arquitecto, durante el Renacimiento, y la labor de Filippo Brunelleschi, este documento gráfico se consolida como una pieza determinante entre los expertos.

    Las características de los planos de arquitectura

    Dibujar planos arquitectónicos implica tener conocimientos y acatar ciertas normas. Algo importante es que los planos deben ser entendidos por el personal que ejecutará la construcción (albañiles, carpinteros, maestros de obra, etc.). Por ello, deben considerar lo siguiente:

    – Todos los planos de arquitectura deben estar sujetos a una escala reconocible, única y sin cambios.

    – Debe indicarse cuáles secciones están cortadas, cuáles no.

    – En caso de puertas y ventanas, indicar hacia donde es el abatimiento de las jambas.

    – Los planos deben llevar una numeración, y han de estar ordenados por categorías: construcción, electricidad, sanitarios, etc.

    – Cada plano debe tener un formato y cajetín donde se indica: dibujante, fecha de elaboración, escala, ubicación del terreno, etc.

    – Todos los planos de arquitectura y construcción deben indicar hacia donde queda el norte geográfico.

    – Indicación de materiales usados en las distintas partes de la obra.

    Un plano de arquitectura es un documento, por lo que debe estar detallado para dejar en claro todos los aspectos del diseño y construcción.

    Tipos de planos según la obra

    Los planos arquitectónicos sirven para representar las edificaciones diseñadas. Son la base de los proyectos, incluso, son mucho mejores que las maquetas para señalar detalles y señalizaciones en la construcción. Cabe destacar que existen diversos tipos de planos, y cada uno de ellos tiene una utilidad particular.

    – Representaciones en tres dimensiones: tales como perspectivas o isometrías. Su misión es mostrar una imagen del aspecto de la edificación.

    – Fachadas: son muy comunes. Si bien no representan los espacios internos, suelen usarse mucho para vender el edificio y convencer a los clientes de su construcción.

    – Plantas: puede considerarse el plano arquitectónico por antonomasia. Es la representación en horizontal de los ambientes de la edificación. Permite conocer el metraje cuadrado y la distribución de espacios.

    – Cortes: es una representación en vertical del edificio, partiendo de una sección que permite contemplar los espacios internos.

    – Detalles: son planos que muestran detalles constructivos. Pueden ser de escaleras, ventanas, acabados, ornamentos, etc.

    – Planos técnicos: se trata de los planos de instalaciones. Tal es el caso de los relativos a la electricidad, instalaciones sanitarias, instalaciones contra incendios, etc.

    Todo proyecto arquitectónico abarca un juego de planos como los anteriores, y asimismo debe contemplar un presupuesto y una memoria descriptiva.

    Historia y modernidad

    La idea de plano, como la entendemos en nuestra época, surge durante el Renacimiento, además, es gracias al trabajo de Brunelleschi. Este personaje empieza a utilizar la perspectiva (empleado en la pintura) para representar edificaciones; de ese modo, mostraba a sus clientes la manera en que iban a quedar los edificios.

    Brunelleschi daba a los dibujos de plantas y alzados un nivel de representación profesional; es así como se gesta el uso de esta herramienta para el trabajo del arquitecto.

    En la actualidad, los planos suelen hacerse con ayuda de programas de computación, pero es necesario indicar que los métodos de representación siguen siendo los mismos. La representación en plantas, cortes, fachadas y planos técnicos sigue siendo una herramienta indispensable.

    Evolución y tendencias representadas en los planos

    Previamente, vimos algo de información sucinta sobre este tópico. Queremos indicar ahora la paulatina utilización de los planos en los proyectos arquitectónicos.

    • Durante el renacimiento, los planos son de la construcción. Se usa mucho la perspectiva y son de tipos muy artístico. Gusta mucho la expresión y el buen acabado en el dibujo.

    • En el Barroco, los planos son más urbanos. Se representa al edificio inmerso en su contexto citadino.

    • Durante la Ilustración, los planos son más técnicos. No solo se acompañan de medidas, sino también de descripciones de materiales, anotaciones y hasta cálculos.

    • Posteriormente, se nota la influencia de la ingeniería. Los ingenieros empiezan a usar los planos, inicialmente de arquitectura, para usarlos como herramientas de cálculo y construcción.

    • Luego de la Revolución Francesa, la noción de plano se queda incompleta para entender un proyecto. Los juegos de planos han de completarse con memorias descriptivas, presupuestos y cronogramas de ejecución.

    • Por mucho tiempo, la tinta china y los estilógrafos son las herramientas usadas para dibujar. Es a finales del siglo XX cuando se empiezan a usar herramientas de diseño asistido por computadora.

    Se añade que ahora hay representaciones de videos virtuales; muchas veces no se usan planos impresos en papel, ahora tienden a usarse pantallas de tablets, monitores y hasta celulares para detallar las representaciones gráficas por construir.

    ¿El diseño asistido por computadora desplaza por completo el boceto a mano?

    No, pues los primeros bocetos se hacen a manos. La computadora es una herramienta para fases más avanzadas de diseño. Por ejemplo, se recomienda usar el diseño en CAD solo cuando se tiene listo el concepto general de la edificación. Del mismo modo, tampoco se recomienda para hacer mediciones en sitio de los terrenos.

    Hay que tener en cuenta que la computadora es una herramienta, no un fin en sí mismo, por esa razón, lo mejor es no dejarse llevar de inmediato por su capacidad de representación. Las computadoras pueden hacer representaciones en 3D, rénder y mucho más. No obstante, es una fase final que se debe hacer. Al inicio, lo mejor es hacer los primeros trazos a mano.

    El diseño por computadora tiene indudables ventajas: agiliza el trabajo, no es necesario repetir todo un plano en caso de un error de trazado, permite almacenar este material en memorias y discos duros sin mayores problemas.

    Aun así, lo mejor para dejar volar la imaginación al diseñar es hacer los bocetos tradicionales. Es algo que concede mayor libertad de pensamiento y creatividad. Es por eso que en las escuelas de arquitectura siempre se enseñan técnicas de dibujo a mano.