Significado de Valores Morales

¿Qué son los valores morales?

Son la orientación sobre la cual se moldea la conducta humana, permitiendo apreciar lo correcto y justo, según cada época y el núcleo de cada sociedad, para estimarse, compartirse y respetarse por la gran mayoría de sus integrantes, quienes se apropian de ellos de un modo personal; están asociados a la espiritualidad, la nobleza, la dignidad y los ideales de la cultura, resultando importantes para la aceptación social, y por ende son dificiles de cuestionar dentro de las condiciones de la época.

Por ejemplo el rol de la mujer, quien estaba relegada a cuidar de los hijos y el hogar y no se le permitía trabajar ni votar, o la esclavitud, que se transformó de una práctica común al desprecio y abolición. Por lo tanto, se distingue que los valores no son totalmente estáticos, no obstante para su modificación se requiere del paso prolongado del tiempo y de grandes cambios en el pensamiento de los ciudadanos, es decir, cambios de paradigmas.

Los valores morales son fuertes y rígidos, sobreviviendo gracias a la transmisión generacional, a través de las enseñanzas y el ejemplo de los padres o encargados de la crianza y de las instituciones, como escuelas, universidades, clubes, etcétera, con sus respectivos representantes, como los maestros.

Alcance e importancia

En la mayoría de las sociedades se encuentran los valores de la equidad y la justicia; la tolerancia a la diferencia y la capacidad de libre expresión; la bondad; el respeto a los otros, comprendidos como semejantes en cuanto a dignidad y derechos.

Otros valores fundamentales son el trato cordial, la amabilidad y empatía; la gratitud; la solidaridad con individuos que pasan por situaciones difíciles, desastres naturales o viven en condiciones de pobreza; el trabajo digno; la familia; la honestidad y el compromiso.

Se presume que el cumplimiento de estos valores hace que seamos lo que se entiende popularmente como buenas personas o personas de bien, favoreciendo una convivencia amena y saludable con los demás.

Influencia y ejemplos de la religión

Las instituciones religiosas, tienen sus propios valores morales, que influyen ampliamente en la sociedad, como una guía para sus fieles, especialmente cuando se encuentran erráticos. Por ejemplo, los Diez Mandamientos presentes en el Antiguo Testamento, propios del judaísmo, así como del cristianismo, dan cuenta de una moral que privilegia los valores de la vida, la honestidad y el respeto.

De allí que los valores morales sirven al ser humano como una brújula ante la incertidumbre, una ayuda en la elección de un aparente sendero legítimo, cuando se ve tentado por tomar decisiones que perjudiquen a otras personas o a su entorno.

La actualidad y la perdida de los valores

Con el avance del capitalismo y el neoliberalismo, las ideas que tradicionalmente reinaban en la sociedad fueron perdiendo su fuerza a nivel mundial, cediendo el lugar al individualismo, el disfrute, el egoísmo, la tenencia de posesiones materiales y la sobrevaloración del presente.

Estos nuevos pilares para los sujetos brindan mayor libertad de pensamiento y acción, así como también más respeto a la diferencia y a la diversidad. No obstante, generan en muchas oportunidades que las personas se sientan perdidas en la dirección de sus vidas, que anteriormente estaban pautadas por la cultura, de modo homogéneo para todas.

Como bien han estudiado y elaborado desarrollos autores pertenecientes a las ciencias de la psicología, la sociología y la filosofía, si antes los seres humanos sufrían por un exceso de restricciones en la manera de maniobrar su existencia, ahora padecen por una ausencia de límites claros y un horizonte único, por una libertad exagerada que ocasiona una sensación de vacío crónico.

A fin de cuentas, cada época contiene su propia manera de sufrir, siendo imposible una sociedad sin padecimiento, tal como expresa el psicoanalista Sigmund Freud (1856-1939) en “El malestar en la cultura”, del año 1930, presente dentro del tomo número veintiuno de sus “Obras Completas”.