Significado de Actitud

Presente en cada respuesta y acción individual

¿Qué es la actitud?

Apreciable con referencia en el latín actitūdo, comprende la expresión corporal desde el plano emocional y la forma en la que uno responde y actúa ante una situación. Asimismo, entiende un estilo hacia la vida, como aliado de la personalidad que caracteriza a uno.

También, es una manifestación capaz de percibirse a nivel institucional, en las decisiones de gobierno o directivas de una empresa, asumiendo o esquivando responsabilidades con la sociedad en la que existe un vínculo activo.

Características: Postura y respuesta ante un hecho

Observamos que a partir del interés con el que se hace algo (una tarea o actividad), y la forma de reaccionar (comportarse y actuar de un individuo), y que, a juzgar por la orientación que desarrolla (hacia el bien, o en su defecto el mal), podrá ser catalogada como una actitud positiva o negativa, como también puede ser contemplada como esperable o decepcionante de acuerdo a la expectativa que se tiene de la persona.

Básicamente, es una posición de la emoción y la mente ante un tema, la sucesión de un evento, problema, o en el acontecer cotidiano, y la disposición con la cual se efectúa una acción.

Implica la evaluación psíquica de un evento y por ende resulta de ella una postura psicológica que se manifestará concretamente a través de diversas acciones.

Como definición de la personalidad

La actitud nos acompaña de manera permanente en la vida, como una sombra, y en este sentido es que podemos hablar de una actitud general, característica de nuestro ser, que nos hace ser como somos, tomar las decisiones en el modo que lo hacemos y que se aprecia en la manera en la que nos comportamos.

La actitud es un componente esencial de las personas y es crucial a la hora de asumir un reto o alguna dificultad.

Cuando la actitud es buena, enérgica y decidida nos aporta una ventaja sobre el resto de las personas y especialmente respecto de aquellos que no cuentan con dicha energía.

En el estudio, en el trabajo, en el deporte, y como ya dijimos para solucionar problemas, es fundamental y puede dar vuelta una evento o escenario negativo.

Actitud positiva y su alianza con el éxito

Así, a una persona le puede faltar experiencia para desempeñarse en un puesto laboral, sin embargo, si le sobra actitud para aprender y para encarar desafíos sin temores, entonces, esa actitud será un capital inconmensurable, que en muchos contextos hasta supere a la experiencia.

Es muy común en estos tiempos escuchar a las personas, en diversos ámbitos hablar de actitud positiva o negativa, y como la opción por una posición u otra puede desencadenar triunfos y fracasos, respectivamente.

Ahora bien, no todas las personas cuentan con la disposición natural que les asegura una actitud positiva, en tanto, no es imposible lograrla si nos rodeamos de personas que contribuyen en el camino de búsqueda.

Hay personas que nacen con el don de la motivación y son decisivas para influir de modo positivo en las actitudes y ánimos de quienes no lo son y necesitan esa cuota de incentivación que los saque del desgano, de la negatividad, y los acerque al entusiasmo, la alegría por vivir y por encarar desafíos nuevos.

Por lo expuesto es que la actitud es un tema muy abordado desde las ciencias sociales, como la psicología y la sociología, que se abocan a su estudio con la misión de proveer una vida más beneficiosa y armónica a las personas.

Si bien puede darse que frente a una misma situación dos personas reaccionen del mismo modo, lo más común es que no lo hagan.

La experiencia, la manera en la cual se procesa el hecho, y el ánimo, son fundamentales en esa interpretación, y como normalmente no son las mismas de un individuo a otro, aquí es donde surgen las diferencias que hablábamos.

Todos manifestamos actitudes mejores, peores, positivas, negativas, ahora bien, no hay dudas y está comprobado que una actitud afable reportará mayores ventajas en la vida y en cuanto se emprenda.