Axiología Significado, Teorías, Autores e Importancia

  • Por Andrés Torres (Licenciado en Filosofía)
  • Jun, 2020
  • ¿Qué comprende la axiología?

    Es hija de la filosofía, hermana de la ontología y epistemología, responsable de descifrar al cómo, cuándo y por qué de los valores humanos de acuerdo al período y los factores particulares que intervienen, revelando problemáticas, relaciones y cambios culturales basados, en gran medida, en perspectivas éticas, morales y estéticas, arraigado al francés axiologie, compuesto por el griego áxios, representando aquello de carácter valioso, y el sufijo griego -logía, identificándolo como ciencia.

    Teorías y autores principales

    Es un campo abordado desde el periodo clásico de la filosofía de la antigua Grecia, remontándose a los siglos V y IV, antes de nuestra era. Sócrates enseñaba a sus discípulos que para valorar algo debía pasarse por tres tamices: la verdad, bondad y utilidad; y que se debe pasar la información por estos tamices sirviendo como filtros, de manera que si ha sobrevivido algo de allí, esto es lo que se conoce como valeroso y verdadero.

    La axiología fue tratada también por otros grandes filósofos como Platón, Aristóteles, Kant, Hume, Bentham, Nietzche, Schopenhauer y otros más, que trataron la axiología generando distintas teorías de valores.

    Por su parte, David Hume, famoso contribuidor a la construcción de la ciencia filosófica, erige una teoría anti-metafísica y nominal respecto a los valores, tratando principalmente a los valores observados desde un punto de vista moral y estético, que a su parecer el valor venía de juicios realizados por las personas.

    Bentham, que fue un promotor del movimiento utilitarista, por lo tanto, comprendía los valores éticos como la consecuencia de un cálculo instruido por la racionalidad del ser, contrariando las ideas de Kant, que impulsaba la creencia de los valores fundamentados en el sujeto y en la razón sustancial que comprendía el entendimiento o la razón y a la sensibilidad.

    Marx buscaba comprender el valor desde el estudio de la historia. Su materialismo histórico se basaba en una continua punga entre clases sociales, criticando la economía política y tomando la teoría objetiva del valor heredada por Adam Smith.

    Sin embargo, unos pensadores de las ciencias económicas conocidos como los “marginalistas”, como lo fueron León Walras, Stanley Jevons y Carl Menger, probaron su teoría como errada al dar con la teoría del valor subjetivo, resolviendo la pregunta que atormentó durante siglos a pensadores: ¿por qué si el agua es más necesaria que los diamantes, estos son mucho más valiosos?

    Si bien la oferta y la demanda tienen una influencia en el valor de los bienes, es finalmente la apreciación subjetiva (personal) de cada persona lo que le otorga un valor y para cada persona las cosas valen distinto, por ejemplo, un vegetariano aprecia más una ensalada que una hamburguesa doble.

    ¿Cómo y para qué se adquieren los valores?

    Los valores como vimos pueden tener una naturaleza objetiva o subjetiva. Como valores objetivos podemos entender aquellos que se presentan en el campo de la metafísica, es decir, valores como la verdad, la belleza, la justicia, la lealtad o el respeto. Esos son valores objetivos y virtudes que indudablemente (incluso, cuando los atravesamos por los tamices socráticos) su esencia se mantiene intacta, pues representan sin duda alguna herramientas para el hombre en su camino hacia el progreso y el bienestar, la sana convivencia con el prójimo y su evolución como especie.

    Se habla de valores subjetivos cuando los ubicamos como certeramente lo hicieron en su momento “los marginalistas”, como medios utilizados para alcanzar fines. Y a pesar de que sin duda alguna puedan existir los concesos, cada persona se traza fines completamente personales, son deseos últimos que pueden ser motivados por infinidad de razones.

    Algo que constantemente se debate de forma amplia, e incluso, es un tema de controversia entre los científicos de distintas áreas, es el origen de los valores. Por doctrina dominante, se presume que estos vinieron de las costumbres. Al ser funcionales, justas y buenas para el hombre fueron sobreviviendo a la evolución de las sociedades y al desarrollo de la humanidad. Sin embargo, sus críticos indican que antivalores como la corrupción, la envidia, o el irrespeto han sobrevivido en el tiempo sin ser buenos o representar justicia. De igual forma, a ello responden que al haber un valor necesariamente existirá un antivalor que lo contravenga.

    Importancia para con diferentes ciencias y/o disciplinas

    Al promover y definir valores, la axiología es menester para el desarrollo de distintas teorías que abarcan un amplio abanico de ciencias. Entre ellas están la pedagogía y la andragogía, las ciencias de la educación, ya sea que vaya destinada a niños o adultos.

    La importancia de los valores desde el punto de las ciencias de la educación parte del razonamiento de que los valores pueden ser aprendidos y deben ser aprendidos, en aras de perseguir el desarrollo pleno del ser humano. La educación busca no solo enseñar los valores a fin de instruir a las personas en las normas morales, su meta yace en generar la capacidad de hacer un pensamiento crítico y que las personas puedan decidir qué es lo que consideran como valores.

    Aplicación de la axiología en el Derecho

    Desde el punto de vista jurídico, la axiología se convierte en un marco de referencia sobre los actos de los trabajadores de la justicia, ya sean estos abogados, alguaciles, jueces, secretarios, notarios, etcétera. Ellos han de ser probos, entendiendo que las ciencias jurídicas, al igual que su ejercicio, no debe jamás abandonar la ética y la moral en su esfera de acción. Además de esto, refleja qué valores hacen de un modelo de derecho uno correcto o uno inapropiado.

    En el ámbito de las ciencias jurídicas, la axiología se aplica de dos formas: una teórica, que sirve para sentar las bases de teorías de justicia como lo hacen filósofos del derecho como Rawls y Nozick; y otra práctica, como explicamos arriba representando un formato de acción que les permita a quienes trabajan en este campo entender bajo qué valores deben actuar, limitándose cuando una práctica pueda ser considerada impropia.