Significado de Conciencia Social

Las personas sin techo, que duermen en la calle; uno puede decidir ignorar o enfrentar esta realidad

¿Qué es la conciencia social?

Es la capacidad que permite discernir y comprender la situación y el estado en que los individuos, e incluso uno mismo, tienen dentro de la comunidad a la cual pertenecen.

En el marco institucional propio de una república, es un motor de las políticas relacionadas con el desempleo, las oportunidades y la justicia sobre el bienestar general. Asímismo, moviliza agrupaciones en pos de los sectores más vulnerables de la sociedad.

Empatía y contención con los semejantes

Es un proceso mental que asume la persona y desde el cual contempla, reflexiona, y analiza los conflictos y problemas que afectan a sus pares, y que culmina cuando se coloca en el lugar del otro y siente la misma aflicción.​

Así como la conciencia individual nos facilita a los seres humanos conocernos a nosotros mismos, saber que existimos, la vinculación que tenemos con el mundo, y además poder distinguir entre lo bueno y lo malo, la conciencia social, propone una mirada más abarcadora y colectiva, en donde ya no somos los individuos el centro de atención sino los pares que nos rodean.​

Objetivos y fundamentos

La villa 31 en Buenos Aires, es un ejemplo del contraste social apreciado en las grandes capitales

Ahora bien, desarrollarla es tan importante como hacerlo con la propia conciencia, porque es la que nos ayudará a relacionarnos con nuestro entorno de modo satisfactorio, generando empatía y respeto cuando sea oportuno, y en el plano común, contribuir con el eficaz desarrollo de nuestra sociedad.​

Por otro lado, es una herramienta crucial que nos posibilita conocer la situación de aquellas personas que se encuentran en una situación vulnerable en nuestro medio y que por tanto demandan una asistencia inmediata para salir de dicho estado.​

La pobreza, la desigualdad social, la marginación y la discriminación, a causa de cualquier circunstancia, son todas problemáticas sociales que afectan a las sociedades de hoy, como también lo han hecho con las del pasado.​

Ahora bien, frente a ellas se pueden adoptar dos posturas, por un lado, comprometerse a partir de su reconocimiento para de esta manera poder hacer algo en orden a repararlas o solucionarlas.​

Y por otra parte, ignorarlas, claramente, contrasta con la idea de conciencia social que hablábamos.​

Cuando un individuo se manifiesta individualista en extremo, y apático ante las demandas de quienes tienen carencias, es porque no cuenta con conciencia social.​

No podemos ignorar que dentro de estas dos posiciones absolutamente contradictorias existe una gran porción de la sociedad que está en contra de las injusticias sociales y es muy sensible a las mismas, sin embargo, no encara ninguna acción, mientras que hay otros que actúan apasionadamente para derrotarlas. ​

Formas de manifestar la conciencia social

Existen variadas formas de mostrar esta conciencia: donación de dinero a los más necesitados, ofrecer trabajo gratuitamente a quien lo necesite, participar en actos benéficos, entre otras. ​

La influencia y la importancia que se le atribuye y atribuyó a este concepto han variado con el correr de los siglos, y asimismo ha dependido de los sistemas de gobierno imperantes.​

En los regímenes autoritarios y en las monarquías, dicha conciencia no era algo que preocupase a la clase dirigente, mientras que al pueblo no se le permitía siquiera pensar en ella.​

Importancia de la conciencia social en la democracia

Este postulado es patrimonio exclusivo de los sistemas democráticos, en los que se contituye como un pilar fundamental.​

Recién en el siglo XIX, con el advenimiento de varios movimientos intelectuales, sociales y políticos (Iluminismo, Revolución Francesa) este concepto cobró presencia y se convirtió en una demanda.​

El Marxismo, sistema ideológico desarrollado por el filósofo alemán Karl Marx, fue un pionero en la instalación del tema a través de su popuesta respecto que el proletariado tome conciencia de su situación social deplorable y tramite una salida vía revolución.​

Con el paso de los siglos, hasta la actualidad, esta idea devino en la actual concepción de conciencia social que hablábamos al comienzo de nuestro artículo.​