Significado de Cosmovisión

¿Qué es la cosmovisión?

Es la perceción de la vida que tiene una sociedad en una etapa específica de la historia, respondiendo a los conocimientos y bases culturales y cientítificas. Con respecto al origen del término, fue planteado en un trabajo en 1914 por el filósofo alemán Wilhelm Dilthey como Weltanschauung, distinguiendo los vocablos Welt, que refiere a mundo, y anschauen, traducido como observar.

Principios mitológicos en la cosmovisión

Loa antiguos mayas, griegos, romanos, vikingos o celtas tenían un conjunto de creencias con un denominador común: las fuerzas de la naturaleza y los acontecimientos humanos están gobernados por las divinidades. Esta forma de pensar y de entender la realidad es la esencia del pensamiento mítico. Los relatos de la mitología tienen un doble sentido, ya que presentan una dimensión literaria pero al mismo tiempo constituyen una fuente de conocimientos sobre todo lo que existe.

En síntesis, la mitología es una cosmovisión que aporta una mirada homogénea sobre todo lo que ocurre. En la Grecia Antigua los esquemas mentales vinculados a la mitología empezaron a debilitarse con las aportaciones de los primeros filósofos. En este contexto apareció una nueva cosmovisión basada en el pensamiento racional.

Cosmovisión para las culturas Maya y Azteca

La mirada Maya gira entorno a un estilo de vida que valora los elementos de la naturaleza, entendiendo energías que se conectan entre sí dentro del universo, destacando paralelamente la libertad y necesidad saciar el espítitu.

La cultura azteca se rige sobre la idea de la dualidad de los Dioses Ometecuhtli (masculino) y Omecihuatl (femenino), y en este sentido, el desarrollo de dos mundos, uno para los mortales y otro para las divinidades. La muerte se presenta en una imagen de respeto y equlibrio, a partir del ecosistema dual sobre el que se basa su cultura.

Cosmovisión desde el Occidente

Si bien el conjunto de países occidentales presentan características diferentes en todos los órdenes, sí es posible hablar de una cosmovisión global.

La mentalidad occidental dio sus primeros pasos en la Grecia clásica hacia el siglo V a. C. En este marco geográfico y temporal se asentaron los valores de la democracia, apareció la filosofía, el teatro y otras manifestaciones culturales que todavía perduran en la actualidad (en este sentido, los juegos olímpicos modernos son herederos de los juegos olímpicos de la antigua Grecia).

La civilización romana aportó el derecho romano. El cristianismo y el judaísmo proyectaron un conjunto de creencias y valores. El utilitarismo, la separación de poderes, las reivindicaciones sociales son otros de los elementos típicamente occidentales que han ido conformando una cosmovisión colectiva.

Importancia de la cosmovisión a nivel individual

Toda persona otorga a la realidad que le envuelve una cierta coherencia explicativa. En otros términos, la realidad que existe a nuestro alrededor es una creación ideada por nosotros a partir de unos valores y unas ideas.

Para el hombre oriental todo lo que existe en la naturaleza tiene una dimensión sagrada, mientras que el hombre occidental concibe la realidad desde otro ángulo. En ocasiones, los individuos crean una cosmovisión con elementos de tradiciones diferentes (ciencia, pseudociencia, religión…). La experiencia personal y la cultura son elementos que también condicionan nuestra forma de entender el mundo.

Cuando diferentes individuos comparten una misma cosmovisión se produce una conjunción de intereses que acaban reforzando las creencias de cada una de las personas.

Si pensamos en los católicos, los creyentes se congregan en una iglesia o una parroquia y la visión particular del hombre católico se acaba diluyendo en una entidad superior.

Por último, cualquier visión individual del mundo depende de dos ejes de coordenadas: el espacio geográfico y el tiempo histórico.