Significado de Dependencia e Independencia Económica Definición, e Importancia

Definición formal

Depender implica la acción de dominio que tiene una entidad sobre otra dejando a la segunda bajo subordinación, es decir, que no puede tomar decisiones sin contar con la correspondiente aprobación. En cambio, ser independiente da cuenta de la capacidad de elegir y realizar acciones con absoluta libertad.

La dependencia no necesariamente es una sumisión. Por ejemplo, en el caso de los países latinoamericanos, están atados inevitablemente al crecimiento de las naciones económicamente superiores, debido a que no son autosuficientes en ciertos aspectos. Esta acción de necesidad tiene espacio durante un periodo de crecimiento a lo largo de décadas y, en numerosos casos, evoluciona a países que alcanzan un nivel de consolidación gracias al trabajo de buenas estrategias de crecimiento enfocadas en lo local.

Por su parte, la independencia, en particular a nivel económico, se da mucho en países que no forman parte de alianzas comerciales o se encuentra integradas en colectivas políticas monetarias, como lo es la Unión Europea. Un ejemplo de ello, es la salida del Reino Unido de esta unión de países, buscando una autonomía monetaria, entre otros factores, fenómeno que se dio a conocer como Brexit. En la microeconomía, la independencia se da cuando no se depende de capitales externos, el financiamiento lo dan los dueños directos de la empresa, por tal motivo las decisiones son personales.

Ambos extremos ocurren en distinto grado. Así, uno reconoce una República capaz de actuar sin condicionamientos externos, mientras que en lo individual, los respectivos efectos tienen una incidencia social directa, influyendo evidentemente sobre grupos sociales que se encuentran en un estado de desventaja.

Por ejemplo, la mujer ha sido una víctima durante generaciones al posicionarla al servicio de su esposo y sus hijos, impidiendo el desarrollo de sus posibilidades a nivel académico y laboral para limitarla al cuidado del hogar, proyectando la viva imagen del patriarcado. A pesar de una evolución constante sobre los derechos y oportunidades de la mujer, falta mucho para avanzar en la igualdad de condiciones y la independencia a nivel de género, esgrimiendo figuras como el empoderamiento así como también el reconocimiento de la violencia económica.

Dentro de este universo de sumisión y autonomía, se debe tomar en cuenta que existe un término medio, siendo este la interdependencia, en el cual se permite cierta libertad sobre algunas cuestiones, pero para otras se debe someter a una decisión o procedimiento externo. Un ejemplo de esto a nivel micro, es la unión de algunos departamentos de la empresa que se complementan para lograr ciertos objetivos, mientras otros quedan fuera y son totalmente independientes. Puede ser que en el proceso de producción se unan finanzas, recursos humanos, producción, calidad, donde la idea es tener cierto stock listo para la venta, de modo tal que la parte independiente es la fuerza de ventas con marketing, la cual tiene sus estrategias completamente aparte.

Importancia en las formas a nivel económico

Para reconocer los tipos de dependencias es necesario catalogar las acciones que encaminan a dicha condición, es importante mencionar que debido a la economía integral en el mundo que se da en mayor grado una dependencia, conociéndose cuatro tipo que son de vital importancia conocer para crear una buena táctica en el crecimiento, el primer tipo que es de los más recurrentes en la actualidad es la comercial:

– Dependencia comercial: Es bastante común por la globalización, a raíz de crear tratados y alianzas es que el comercio está determinado por la compra y venta entre uno o más países, si uno de estos entra en crisis arrastra al otro de manera inmediata por ser su principal socio comercial, el Tratado de Libre Comercio es un claro ejemplo de ello, el Mercosur, este fenómeno sucedió ya en Argentina, la cual fue arrastrada por la crisis en Brasil en al año 2015, el poder adquisitivo de Brasil bajo creando problemas de sobreoferta y baja en Argentina debido a la gran cantidad de exportaciones que enfila hacia ese país.

– Dependencia financiera: La dependencia financiera se da con la presencia de la gran cantidad de capitales extranjeros que existen en la nación, de estos depende muchas veces el establecimiento, el tipo de cambio, la producción, a veces existe un monopolio en las inversiones de los países, existiendo una grave devaluación al momento de estos capitales decidan marcharse, de ahí la gravedad de esta dependencia en exceso.

– Dependencia productiva: A raíz de una diversidad de capitales es que no se pueden tomar decisiones en cuestiones de producción, se tienen que evaluar las acciones por una mesa directiva, esto se da mucho a nivel institucional.

– Dependencia funcional: Este tipo de dependencia es cuando no se tiene un elemento propio en el proceso de producción, es decir que se renta, puede ser un terreno, bodega, una maquinaria, transporte, a veces las decisiones no son propias debido a este factor, es parte de la dependencia productiva, pero se menciona separadamente por el grado de afectación que pudiera generar.

Estos mismos factores se apegan a la independencia, solo que se da de manera contraria a lo explicado.

Reino Unido y la búsqueda del equilibrio

La mezcla de ambos a un nivel interdependiente es la mejor buena solución, ya que se necesita de ambas acciones para un equilibrio, de nuevo para ejemplificar lo hacemos con el caso Brexit. Su independencia le implicó perder aliados políticos y comerciales. Muchos capitales en el Reino Unido eran de otro origen, correspondientes a países de la Unión Europea, de modo que la salida desencadenó la huida de esos capitales, así como un desbalance es su balanza comercial, ya que sus exportaciones bajaron. Si bien pensaron tener recursos propios suficientes para solventar sus necesidades productivas, la dependencia de comercio son sus vecinos se evidenció como una gran desventaja.

Para lograr una situación controlada es buena idea aumentar la inversión local, manteniendo el capital extranjero, incentivando la producción nacional buscando emprendedores, investigadores, científicos, empresarios con ideas innovadoras para realizar productos nuevos que se pongan en competencia con los importados, manteniendo una estable balanza comercial, sobre la cual se hace posible medir la dependencia económica.