Significado de Derecho Ambiental

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Dic, 2019
  • ¿Qué implica el Derecho Ambiental?

    Es una rama del Derecho Público, en vista de que se aboca a estudiar y crear leyes de interés social, que regulan las responsabilidades del Estado y del sector privado respecto al espacio natural al que pertenecen. En las últimas décadas ha ganado mucho auge ya que la protección de la naturaleza se ha convertido en un tema central de las políticas públicas de muchas naciones y organizaciones internacionales.

    Básicamente, aborda las formas de interacción del individuo con el medio ambiente que habitan para frenar la explotación desenfrenada o el abuso y la negligencia al respecto de agentes contaminantes. Su misión siempre es protectora: la idea es que el medio ambiente pueda ser cuidado y respetado, teniendo para ello herramientas de talante legal, para que el entorno se mantenga lo más saludable posible para todos los seres vivos.

    Reconocimiento e importancia

    Como se mencionó, es de una materia legal de reciente conocimiento. De hecho, se estima que sus primeros ejemplos aparecen solamente a mediados del siglo XX y surgió como rama legal en 1972, en Estocolmo, Suecia, durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Humano. Es el resultado de algunos desastres ecológicos como grandes incendios forestales o derrames petroleros.

    El Derecho Ambiental detenta algunos rasgos peculiares de este tipo de derecho como su carácter multidisciplinario, que obedece al requerimiento de experticias de profesionales ajenos a la abogacía. Tal es el caso de biólogos, químicos, botánicos, científicos, zoólogos, médicos veterinarios, etc. Es importante estudiar el medio ambiente, teniendo en cuenta su importancia como “único hogar” para los seres humanos.

    En la actualidad, casi todos los países cuentan con leyes que regulan los recursos naturales, así como zonas protegidas, tales como parques naturales, que son territorios donde no se puede practicar la minería o tala de árboles gracias a declaratorias de cuidado a lugares con biodiversidad.

    Incluso, hay acuerdos entre naciones que comparten ciertos ecosistemas. Como ejemplo de esto último, tenemos los pactos entre naciones que colindan dentro de la geografía del Amazonas, conocido como “el pulmón del mundo”.

    Control sobre la explotación de recursos naturales

    Uno de los aspectos más relevantes del Derecho Ambiental tiene que ver con este tópico. Los recursos naturales se usan para obtener beneficios, como ocurre con la madera, la tierra para sembrar, el petróleo, la sal, etc. Explotar tales recursos siempre implica un impacto sobre la naturaleza, lo cual debe ser regulado para que no se salga de control. Para ello, se ha hecho la siguiente clasificación de los recursos naturales:

    Recursos naturales renovables:

    Nombre que se da a los recursos que no se agotan al ser usados, gracias a que se regeneran o recuperan a una tasa mayor respecto a la que se gasta. Ejemplos: los bosques, la energía hidráulica, la agricultura, etc.

    Desde el punto de vista legal, es necesario regular la explotación de estos recursos. En esencia, evitar que se consuman a una velocidad mayor que su capacidad de regenerarse, mientras se garantiza que el medio ambiente donde se producen se mantenga en condiciones para su regeneración.

    Recursos naturales no renovables:

    Son aquellos que no tienen la capacidad de renacer ni pueden reponerse mediante las propias manos del hombre -o que aún identificándose una forma para nutrir la raíz del recurso, supone un avance casi insignificante en comparación a la de su explotación-. Una vez que se agotan, desaparecen, porque su existencia se limita a ciertas cantidades. Por eso, se dice que hay reservas de tales recursos: cuando estas se terminan, el recurso deja de existir.

    Como ejemplos de estos recursos tenemos: los metales, el carbón, el petróleo, el gas natural, etc. Las leyes deben procurar el uso racional de los recursos no renovables, así como procurar su máxima duración.

    Existen multas para empresas que hacen mal uso de tales recursos, y las concesiones para su explotación pasan por exigir no agotarlos sin necesidad. Todo esto configura el Derecho Ambiental.

    Como es de suponerse, para establecer tales leyes se necesita la opinión de personas conocedoras del asunto. También, tener en cuenta las repercusiones que sobre la economía tienen las leyes ambientales. Esto último tiene notables repercusiones sobre todo en el ámbito de las empresas privadas.

    Conflicto entre el derecho ambiental y los intereses privados

    Es uno de los aspectos álgidos en esta rama del derecho. Muchas empresas privadas consideran que las leyes ambientales minimizan su capacidad de generar riqueza. Por ejemplo, las grandes compañías petroleras consideran que mantener una extracción de crudo regulada las hace menos competitivas.

    Por otra lado, también es una realidad que la extracción de metales hecha a gran escala, provoca que las empresas ganen dinero, pero causando daños al ambiente.

    Lo cierto es que muchas leyes ambientales se han empezado a hacer en consenso con grupos privados. Sin embargo, para poder hacer esto es necesario realizar un proceso de concientización. El sector privado debe tener en cuenta que cuando se acabe un recurso natural, inmediatamente pierde la materia prima que le genera riqueza.

    Del mismo modo, a veces se comete otro error con estas leyes, como cuando se impide el uso de los recursos naturales. El Estado exige no tocar ningún recurso de este tipo, con la idea de una “naturaleza intocable”. Esto no está bien, los recursos son para usarse. Pero en resumen, hay que saber usarlos y las normativas legales marcan pautas al respecto.

    Derecho ambiental y su relación con la propiedad pública y privada

    El derecho ambiental es de tipo público, y se entiende que se trata de un conjunto de acciones legales emprendidas por el Estado. No obstante, a veces ocurren situaciones como las siguientes:

    A. Una hectárea que pertenece a un particular donde hay metales que se pueden extraer. Regular el uso de este recurso: ¿le incumbe al estado o esos metales los puede usar el dueño del terreno a su antojo?

    B. Países como Venezuela, donde la empresa petrolera es de utilidad pública, sucede que si el Estado necesita ingresos puede exigir aumentar la cantidad de hidrocarburos extraídos.

    C. Los dueños de bosques que pueden sacar toda la madera y luego vender los terrenos sin vegetación al haber sacado la utilidad.

    Esta clase de asuntos hacen que las leyes del derecho ambiental en ocasiones sean complicadas de aplicar. No obstante, considera que la conservación de la naturaleza y el ambiente es de mayor importancia que los intereses particulares. Por ello, el derecho ambiental empieza a ganar importancia y jerarquía en los marcos legales del mundo.