Significado de Economía Circular y Lineal Definición, Diferencia, Gráficas, y Características

Definición formal

La principal diferencia entre ambas radica en la visión de sostenibilidad. La economía lineal es el proceso bajo el que se trabaja sobre la esencia de satisfacer necesidades y consumo, donde se utiliza un recurso o materia prima para que sea transformado y llegar como producto terminado a las manos del consumidor; esta es su premisa, donde no se considera el aprovechamiento del desecho que se genera después de la vida útil de los productos. Por su parte, la economía circular nace a partir del mismo proceso de transformación, pero con la consideración de que ese recurso, una vez utilizado, sea renovable, para emplearse nuevamente en el ciclo de producción, ya sea en la misma industria o bien que sirva para otra.

La economía circular supone una nueva estrategia que se basa en la ecología y la preservación del medio ambiente, en el cuidado del planeta que con el paso del tiempo se ha ido deteriorando. Se debe pensar de esta manera para seguir explotando ese recurso antes de que se extinga, algunos de los cuales están en peligro son: el petróleo, la arena, el fósforo y el helio.

Ante este tipo de economías circulares se aplican reformas y marcos legales para que la industria tenga como obligación pensar en la renovación de los productos, por supuesto que también se enfocan estas propuestas en modo educativo a los consumidores, los cuales deben tener en la conciencia la acción de reciclar o de tratar de generar menos basura, que su consumo sea más inteligente.

Otro rubro a considerar en la economía circular, es eliminar el recurso o materia prima virgen, es decir que se debe destinar el proceso a partir de utilizar lo renovado. Muchas empresas ya lo hacen, sin embargo, otras están en el proceso. También, es importante mencionar, los esfuerzos que se destinan en la inversión de energías nuevas, como la solar por ejemplo.

Representación gráfica de la economía circular y la lineal

En el siguiente esquema se puede ver de forma sencilla las diferencias de este tipo de economías:

La economía lineal trabaja bajo este formato:

No se considera el aprovechamiento de los residuos, esta práctica se desentiende del modo de producción

La economía circular se visualiza:

En este diseño económico, se busca reducir el impacto ambiental y combatir el cambio climático, a partir de usar nuevamente el recurso inicial.

Economía circular: Dirección de las inversiones y características

Está determinado por los métodos o estrategias ambientales que se enfocan a la inversión en nuevos rubros:

– Inversión en los procesos de reciclado y nuevas energías de producción.

– En una economía circular se consideran los impactos ambientales en la producción de un determinado producto, los empresarios deben considerar cambiar parte de esta acción a partir del uso de tecnologías nuevas que permitan utilizar estas energías renovables, esta es la dirección de la inversión de una nueva economía, la circular.

– Se debe optimizar el uso de recursos, a esto se deben integrar todos los sectores de la producción, por ejemplo en el sector agropecuario la inversión se dirige a nuevos sistemas de riego a partir de la reutilización del agua, aprovechar la pluvial y muchos otros modernos sistemas agrícolas.

El papel del estado es fundamental en la creación de programas encauzados a prácticas ambientales, tal es el caso del presidente norteamericano Biden el cual se comprometió a luchar para mantener el nivel de 2 grados en el calentamiento global, con acciones como agregar las variables del medio ambiente a los principales datos macroeconómicos, con el fin de crear análisis y estrategias en periodos de tiempo, considerando el clima como parte fundamental en el desarrollo y la estabilidad.

La inversión a niveles microeconómicos a partir de las regulaciones gubernamentales, se encaminan en el procesamiento de los residuos, para ello se suelen armar alianzas estratégicas con empresas recicladoras o transformadoras de energía, a través de estos vínculos se construyen con tratados en precios, distribución, beneficios, además de generar mayor empleo, colocando a la empresa en un mejor posicionamiento competitivo, bajando costos y aumentando sus ganancias.