Significado: Gran Colombia Países, Historia, y Separación

Definición formal

Gran Colombia Fue una república que existió como tal por apenas doce años, entre 1819-1831, que unificaría el norte de Suramérica al finalizar las Guerras de Independencia, a partir de la integración de diversas provincias administradas del antiguo orden colonial.
Bolívar (Izq.) y Santander (Der.). Unidos en el origen de la Gran Colombia, y enfrentados en el final. Ciudad de Tame.

En 1819, se creó en el Congreso de Angostura la República de Colombia (conocida historiográficamente como la Gran Colombia, para diferenciarla de la actual Colombia) a partir de los territorios de la antigua Capitanía General de Venezuela y las Provincias Unidas de Nueva Granada. Luego en el año 1821 se uniría Panamá, y en 1822 la Provincia de Quito. Sin embargo esta gran república no logró consolidar su unidad interna y acabó por fragmentarse entre 1829 y 1830, dando paso a las actuales república de Ecuador, Colombia y Venezuela.

Historia: Un proyecto de república hispanoamericana

Bandera y emblema de la época de la Gran Colombia

Las revoluciones independentistas habían llevado la guerra por todo el continente, pasando por encima de las fronteras delimitadas por la colonización. Uno de los casos más representativos fue el del ejército libertador que condujo Simón Bolívar, desde Venezuela hasta Bolivia. Esta situación dio paso a que en un primer momento se consolidaran proyectos de grandes repúblicas que unificaran las antiguas colonias. De esta manera se intentó construir un República Centroamericana, la Gran Colombia al norte de Suramérica, en otras experiencias similares.

La unión hispanoamericana que habían proyectado los precursores de la independencia empieza a consolidarse de la mano de los jefes militares victoriosos, entre los que se destaca Bolívar con un alcance en la mitad de los territorios de Suramérica. Sin embargo, la guerra había producido una bancarrota general como punto de partida de las nuevas repúblicas.

Al mismo tiempo, la agitación política y social durante este período había logrado involucrar a los sectores subalternos de la sociedad colonial en la guerra de independencia, pero había dejado irresuelto el conflicto social que los motivaba, al mismo tiempo que la nueva dirigencia republicana intentaba gobernar manteniendo los privilegios que la colonia les había otorgado como “mantuanos” o blancos criollos.

La herencia político-administrativa de la colonización había generado un territorio heterogéneo que obstaculizaba la unión de grandes repúblicas como un acto administrativo, sin que se resolvieran las diferencias entre las estructuras económicas y sociales que se había constituido en cada provincia en particular. La fragmentación de las élites locales fue uno de los obstáculos fundamentales para el éxito de los proyectos de integración.

Deriva autoritaria hasta la separación de la Gran Colombia

Los primeros años de la Gran Colombia fueron dedicados a lograr las victorias finales del ejército libertador al sur del continente. Mientras Bolívar comandaba militarmente la república, en el Senado se empieza a generar una tensión motivada por el costo de la guerra. A su vez, el reinicio de las economía exportadoras heredadas de la colonia, tendía a favorecer la fragmentación de las élites regionales, a contravía de un proyecto republicano integrador.

Frente a esta tensión, el único sostén de la república de Colombia empieza a ser el liderazgo militar que todavía mantiene Bolívar. El proyecto de unidad que representaba la Gran Colombia empieza a generar una tendencia a centralizar cada vez más poder en la figura de Bolívar como respuesta a las tendencias separatista que empiezan a tomar fuerza en las diferentes regiones, con Santander en el caso de la Nueva Granada y Páez en Venezuela. Esta situación lleva a Bolívar a proclamar su dictadura y gobernar por decreto entre 1828 y 1830, en este período se enfrenta a movimientos separatistas en las tres provincias que formaban parte de la Gran Colombia, además de intentos de asesinato. Este último período, la jefatura de Bolívar adquiere el rasgo de un gobierno militar y centralizado como última salida para mantener la unidad de la Gran Colombia y su proyecto republicano.

El conflicto político post-independentista se da entre una estructura militar que había ordenado el país durante las guerras, y el viejo orden aristocrático que todavía seguía dirigiendo la estructura económica. El proyecto bolivariano intentaba unir infructuosamente a ambos sectores, sin embargo después de las guerras, el ejército libertador se había convertido un gasto importante para una república que ahora debía enfrentarse al endeudamiento, pero también a la pacificación del conflicto social, que la misma épica militar había desencadenado.

En el año 1830 se separan diversas provincias y se proclaman las repúblicas de Ecuador, Panamá y Venezuela. La Gran Colombia extiende su vida institucional hasta noviembre de 1831, cuando es formalmente abolida, al mismo tiempo que se consolida la nueva República de la Nueva Granada, que después será reconocida como Colombia.

Bibliografía

Halpering, Tulio (2005). Historia Contemporánea de América Latina. Alianza Editorial.

Abelardo, Jorge (2012). Historia de la Nación Latinoamericana. Ediciones Continente.