Guerra Grancolombo-Peruana Significado, Motivos, y Final

Significado: ¿Qué representó la guerra Grancolombo-Peruana?

Disputa militar entre la recién creada República del Perú y Colombia (conocida posteriormente Gran Colombia), específicamente al sur de la frontera del ahora Ecuador, entre 1828 y 1829, a partir de las rivalidades que surgieron con la ruptura de Perú con el gobierno de Colombia presidido por Bolívar.

Motivos para la Crisis de la Gran Colombia

Después de generar una ruptura con la jefatura de Bolívar, el gobierno peruano, encabezado por el militar La Mar, entra en una disputa fronteriza con Colombia en donde éste reclamaba a Guayaquil, mientras que Bolívar exigía Tumbes, Jaén y Maynas. La ruptura de Perú con Colombia era paralela a la de Bolivia, en donde un movimiento militar favorecido por la élite local desplazaba a Antonio José de Sucre (el Gran Mariscal de Ayacucho) de la presidencia.

Los movimientos separatistas dirigidos por las élites regionales que se habían beneficiado de la independencia, generan un caos en todos los países que componen la gran República de Colombia, rechazando al poder central en manos de Bolívar y el ejército libertador. En este contexto Bolívar reacciona concentrando aún más los poderes en su figura, asumiendo una dictadura como última movida para forzar la unidad, frente a la desestructuración del proyecto colombiano.

Estalla el conflicto

El 3 de julio de 1828, Bolívar le declara la guerra al Perú, frente a esta afrenta, La Mar movilizó al ejército peruano cercando a Guayaquil por mar y a Loja por tierra. Bolívar convoca a Sucre a comandar la defensa del sur de Colombia, mientras llegaba a Ecuador después de haber sido depuesto en Bolivia.

Sucre reúne a conjunto de militares que venían de combatir en la guerra de independencia, para enfrentar a un ejército compuesto por quienes habían sido sus compañeros en la lucha contra España. Frente a este enfrentamiento entre naciones hace pocos meses hermanas, Sucre busca acordar un proceso de negociación en 1829 con Lamar.

Debido a la falta de consenso frente al destino de Guayaquil, el ejército colombiano se lanza al ataque bajo el mando del General Juan José Flores, sorprendiendo al ejército peruano en sus guarniciones, mientras Sucre permanecía en las negociaciones. Flores sería pocos años después el primer presidente del Ecuador, cuando se fragmenta Colombia en 1830. La disputa territorial se centraba en la soberanía sobre el puerto de Guayaquil y toda la provincia de Guayas, debido a su importancia comercial, por lo que ninguna de las dos fuerzas cederían sin pasar por el enfrentamiento militar.

Batalla del Portete de Tarqui y final de la guerra

Iniciado el conflicto, Sucre logra capturar un parque militar con abastecimientos que La Mar había dejado con pocas defensas en la población de Saraguro; luego emprende una batalla contra una vanguardia del ejército peruano en el espacio conocido como el Portete de Tarqui, en las cercanías de Cuenca, el 27 de febrero de 1829.

En esta batalla el ejército colombiano derrota claramente a la división peruana, generando una derrota casi instantánea de la fuerza, debido a la superioridad numérica. La Mar negocia rápidamente la retirada del ejército y el cese del bloqueo al puerto de Guayaquil. La Batalla de Tarqui se mantendrá como una fecha conmemorativa del ejército ecuatoriano y como parte de su épica patriota.

El convenio de paz que se firma el 28 de febrero de 1829 incluye el reconocimiento de responsabilidades de guerra por parte del ejército peruano con la República de Colombia. La Batalla de Tarqui sería una de las últimas victorias de la épica de los próceres de la independencia, específicamente del Gran Mariscal de Ayacucho.

Bibliografía

Chiriboga, A. I. (1928). Tarqui Documentado. Guerra de 1828-1829. Talleres Tipográficos Nacionales. Quito.

Abelardo, Jorge (2012). Historia de la Nación Latinoamericana. Ediciones Continente.