Significado: Oligarquía Características, y Vs. Populismo

Definición formal

La oligarquía es una forma de gobierno en donde un grupo de poder cerrado, minoritario y con cierta ascendencia tradicional mantiene el control del estado.

Según los pensadores de la antigua Grecia, se lo entiende como una forma decadente y corrompida de aristocracia, postulándolo como el gobierno de los mejores. La oligarquía dejaría de representar algún criterio ético, técnico o de méritos asociado a la aristocracia, consistiendo en el control gubernamental de un grupo de poder familiar o socioeconómico que logra imponerse sobre el resto.

Características de los regímenes oligárquicos

Históricamente se considera como oligarquía los sistemas políticos que tienden a concentrar el poder en grupos pequeños que al mismo tiempo generan mecanismos de exclusión del resto de la sociedad, siendo considerados gobiernos autoritarios, tiránicos o plutocráticos, según sean las características del grupo dominante. Los regímenes oligárquicos se forman en la medida que el grupo dominante se va decantando hacia una mayor concentración de los privilegios generados por un determinado sistema político.

Desde la antigüedad se ha caracterizado como oligarquía a las tiranías de grupos de poder que se imponen por la fuerza, a los modelos políticos que fortalecen los privilegios del sector con más riquezas con una tendencia hacia la plutocracia (gobierno de los ricos), a los regímenes o dictaduras militares modernas, al gobierno de grupos tradicionales o familiares que tienen una relación con el poder a través de su linaje, e incluso a las democracias disfuncionales en donde un sector minoritario de la clase política tiende a concentrar el poder en grupos reducidos. De esta manera, aunque el término oligarquía se refiera a un mismo fenómeno político, pudiera tener diferentes significados y representaciones a lo largo de la historia.

Oligarquía objetiva

Varios autores contemporáneos de las ciencias políticas postulan que toda forma de ejercicio de gobierno es objetivamente oligárquica, en la medida en que siempre suponen el privilegio de un grupo de poder. Esta idea se puede entender como una crítica radical a los sistemas democráticos modernos, en donde el ejercicio de procesos electorales cada cierto tiempo, permiten el rechazo o la aprobación de una determinada clase política, pero no cambia el hecho de que el gobierno sea ejercido de manera arbitraria por una minoría. Otros autores proponen que el manejo oligárquico del poder es inevitable debido a la complejidad de las sociedades modernas.

Los partidos políticos que participan en los sistemas democráticos también son organizados con un control autoritario de sus dirigencias, constituidas en comités directivos que logran imponer su política hacia el resto de los afiliados al partido. Debido a esta situación, la forma en que se organizan los partidos políticos tradicionales también se puede caracterizar como parte de la reproducción de un modelo oligárquico.

Oligarquía vs Populismo

En la historia política latinoamericana ha habido una tendencia hacia la polarización de la conflictividad política a partir del surgimiento de movimientos de corte populista que emplazan a la clase política tradicional bajo la consideración de haberse convertido en unos grupos oligárquicos. Las élites tradicionales que se consolidaron tras los procesos de independencia y el desarrollo de los modelos exportadores de materias primas durante el siglo XIX, llegaron a capturar una gran parte de la riqueza de las naciones latinoamericana sin generar mecanismos de redistribución, generando un pequeño estamento de la sociedad privilegiado a través del control de la economía de exportación, mientras que se mantenía un déficit en cuanto al proceso de modernización que exigían los sectores populares y medios de la sociedad. Sobre esta contradicción de intereses se empezaron a generar los movimientos populistas a las primeras décadas del siglo XX con el fin de disputar el poder a los grupos oligárquicos.

De esta manera, en Latinoamérica la oligarquía describe al modelo político en donde las élites económicas concentran el manejo de la riqueza nacional sin generar un bienestar general o algún mecanismo de redistribución, por el contrario, fomentando una tendencia hacia ensanchar la desigualdad y la exclusión.

Bibliografía

Ansaldi, Waldo. ¿Clase social o categoría política? … oligarquía en América Latina. Cuadernos del Claeh. 1992.

De La Mora, Gonzalo. La oligarquía, forma trascendental de gobierno. Estudios. 1976.