Significado de la Pirámide de Kelsen

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Jul, 2020
  • ¿Qué plantea la pirámide desarrollada por Hans Kelsen, y cómo se destaca este jurista?

    Hans Kelsen conceptualizó el derecho como una serie de normas que rigen el comportamiento humano, así pues, la pirámide es un instrumento ideado por el jurista austriaco, con la finalidad de ponderar las leyes existentes en cada país, atendiendo a su importancia y relevancia, estableciendo un orden jurídico escalonado, el cual es usado para representar la jerarquía de las leyes, unas sobre otras, dividido en tres niveles.

    Fue un filósofo y jurista, practicante del judaísmo, nacido en 1881 en la ciudad de Praga, Austria. Murió en California, Estados Unidos en el año 1973. A Kelsen se le considera el jurista de mayor importancia del siglo XX, y en sus obras se nota una marcada influencia de Immanuel Kant. Contribuyó en la redacción de la constitución de Austria, promulgada en 1920; y fue profesor en las Universidades de Viena, Harvard y Berkeley.

    Se le sitúa como seguidor de la corriente del formalismo jurídico; concibió el Derecho como la forma de resolver los conflictos sociales, por lo cual se le tiene, también, como uno de los más destacados estudiosos de la democracia en el siglo pasado. Se le recuerda por tan magnificas obras literarias, como lo son: Teoría Pura del Derecho, de 1935, Teoría General del Estado, de 1925, y De la Esencia y valor de la Democracia, publicada en 1920, que enfocan el Derecho desde un lado positivista, donde “solo el derecho puede generar más derecho”.

    Kelsen destacó la importancia de la norma jurídica como regulador de las relaciones humanas, donde la conducta de los individuos va a ser motivada por las normas establecidas en un orden de ideas claro, al establecer que si un delito no está señalado en la ley, entonces no se le puede imputar a alguien como tal. Es así como se convirtió en propulsor de la ley escrita como garantía de la administración de justicia.

    Explicación de los niveles de la Pirámide: Fundamental, Legal y Base

    El primero de los tres nivel, señalado como Fundamental, comprende los pactos y tratados internacionales en igual orden de importancia que la Constitución, como la suprema norma; el siguiente nivel es el Legal, donde se posicionan las leyes orgánicas y espéciales, continuamente las leyes ordinarias y decretos de ley; sigue el nivel sub-legal o base que integra los reglamentos, a las ordenanzas y finaliza la pirámide con las sentencias.

    La Pirámide de Kelsen permite entender el ordenamiento jurídico con fundamento en la jerarquía de la norma, como ya dijimos. El estudioso del Derecho, Kelsen, trataba de resolver con esta ponderación el conflicto entre las leyes, por lo que al ser un sistema gradual los elementos superiores llevan implícitos a los inferiores. Este acomodo jurídico resulta en un orden piramidal que se va ensanchando según se acerca su base, da entender que la cantidad de las leyes también es más, en el nivel correspondiente.

    La influencia de la configuración de Kelsen en el Derecho

    El Derecho, como conjunto de normas que regulan las relaciones entre los seres humanos, no puede ser un conjunto de leyes usadas al azar, sin orden ni precisión. La Pirámide de Kelsen establece un orden prioritario, atendiendo a la importancia de las leyes, sin menoscabo de las inferiores, las cuales se subsumen dentro de la ley inmediatamente superior.

    Todos los juristas deben estar muy compenetrados con el orden jerárquico establecido por Kelsen y que se mantiene vigente, pues ha funcionado hasta el presente. De igual manera, la Pirámide Kelsiana al establecer el orden jerárquico de las leyes, también determina la aplicación de las distintas normas en Derecho y hasta la competencia de los juzgados, toda vez que, buscando siempre el mejor interés de las partes, es imperativo que los litigantes y decisores judiciales sepan cuál es la norma que se debe aplicar en un determinado caso.

    Se hace necesario destacar que en todos los sistemas jurídicos existen múltiples leyes, algunas de aplicación ordinaria o especial, que al momento de decidir sobre alguna situación controvertida se debe tener muy en claro la correcta aplicación de las mismas, su campo de acción y preponderancia, ya que de la ley o norma que esté siendo efectivamente infringida o lesionada, saldrá la justa sanción que corresponda al que transgredió la ley.

    ¿Puede la jerarquía de las leyes obviarse o cambiarse?

    No. Esa jerarquía está caracterizada por la relevancia de las leyes que, por tanto, interesan en mayor o menor grado a toda una sociedad regulada legalmente. Es bueno recordar que las leyes son el instrumento que ha sido creado por las naciones, a través de sus órganos legislativos, con la finalidad de establecer pautas para que la colectividad pueda convivir socialmente. Aun cuando son creadas por el hombre, son para el hombre, y son impuestas, de obligatorio cumplimiento, y su inobservancia acarrea penas o sanciones, convirtiéndose la pena, según Kelsen, en “un elemento motivador para el cumplimento de las mismas”.

    El sistema jurídico de un país debe ser considerado como un ordenamiento legal que sigue y amerita un orden estricto, que no debe obviarse o cambiarse a la ligera; lo que si puede es modificarse, revocar o derogarse los cuerpos legales en sí, puesto que al entonces crearse nuevas leyes o articulados, se estarían sustituyendo las primeras por otras que estén más cónsonas con la realidad y las necesidades del ámbito jurídico, determinadas por el Estado y diversos elementos sociales.

    De allí se puede atribuir que el ordenamiento jurídico tiene un orden que debe seguirse y respetarse, pues es lo que sienta las bases del Estado de Derecho y el debido proceso. Las leyes y normas son la columna vertebral que sostiene todo el sistema jurídico de un país, por lo que su orden, correcta aplicación y correlatividad debe ser garantizado por el Estado y sus órganos de justicia como un principio mayor.