Significado de Xenofobia

¿Qué es la Xenofobia?

La xenofobia es un fenómeno social que entiende el ataque y rechazo absoluto a individuos extranjeros, así como a sus tradiciones y características, así como también a aquellos que manifiestan una procedencia externa. Resumiendo, es atacar a lo del afuera, lo que no se conoce y no se entiende, desde argumentos despreciables, manipulación e ignorancia. Es una problemática extendida que atraviesa a la humanidad de todas sus épocas. La llegada de Trump a la presidencia de los Estados Unidos evidenció esta problemática latente a partir de la dureza en sus políticas inmigratorias, así como en el postulado de la construcción de un muro con México.

Características de la Xenofobia

El germen o detonante de esta hostilidad desmedida a lo foráneo se ampara en la creencia que la cultura, la religión, la raza, o las costumbres que se sostienen son mejores y superan ampliamente a las del resto de las personas o a grupos específicos. ​

Cuando estas creencias se afirman en la sociedad, e incluso son avaladas por los dirigentes políticos y autoridades, la xenofobia termina por dominar la escena, y tanto la obstinación, fanatismo, como el prejuicio son moneda corriente. ​

La gran mayoría de los estudios le achacan a la evolución humana el surgimiento de la xenofobia.​

El establecimiento y la organización en tribus, la pertenencia a un grupo u otro, los inevitables enfrentamientos por la conquista del poder y territorio, entre esas agrupaciones, habrían sentado el comienzo de la discordia en este sentido. ​

Insultos, agravios, ataques violentos, y guerras han sido y son los principales recursos que usan los grupos xenófobos para manifestar su repudio respecto de quienes disponen de otro origen.​

Objetivos: Destruir y eliminar lo diferente

La Segunda Guerra Mundial, por citar uno de los ejemplos más cercanos temporalmente y el más catastrófico por la destrucción y muerte que dejó a su paso, estalló por la mirada xenófoba de uno de sus impulsores, el político alemán Adolf Hitler, quien sostenía que su raza, la aria, era superior, mientras que por el contrario, los judíos, eran una plaga del mal que había que combatir, y así lo hizo, de la manera más despiadada y cruel…​

Aplicó la llamada solución final contra la población judía: los segregó, los persiguió, torturó y los exterminó a través de prácticas muy violentas y crueles en los campos de concentración que montó por toda Alemania.​

El fenómeno de la globalización

En las metrópolis actuales, cooptadas por la globalización, no resulta una rareza toparse con personas que proceden de diferentes naciones, e incluso de culturas y razas diversas, sin embargo, hace unos siglos atrás, los extranjeros que recién llegaban a una región eran observados con temor y recelo por parte de sus habitantes, hecho que contribuyó en gran medida a construir una mirada distante y de desconfianza hacia ellos.​

Esto de ninguna manera quiere decir que hoy no exista ese comportamiento o que solo sea patrimonio de tiempos pasados, lo cierto, es que hoy hay una mayor tolerancia y respeto porque se acepta que vivimos en una sociedad global que necesita para subsistir y desarrollarse ese ida y vuelta constante de culturas y orígenes diversos.​

Estados Unidos e Italia hoy: fieles ejemplos de expresiones xenófobas

Por supuesto que hay excepciones a la regla, y paradójicamente, en nuestros días, hay lugares del mundo que están experimentando un renacimiento tenaz y violento de la xenofobia, que está mayormente fogoneado por los dirigentes políticos que profesan y promueven posiciones extremas en este aspecto.​

Estados Unidos e Italia son dos ejemplos emblemáticos de este estado de cosas en la actualidad, y de como las posiciones xenófobas de sus líderes y gobernantes, Donald Trump y la Liga del Norte, respectivamente, son capaces de torcer cualquier tradición a favor de la libertad y la tolerancia como han sabido demostrar en tiempos no muy lejanos ambas naciones.​

Los ciudadanos norteamericanos cansados del avance inmigratorio latino, a quienes responsabilizan por las crecientes delincuencia y falta de trabajo, se volcaron en las urnas por el candidato (Trump) que les prometió levantar un muro en la frontera con México para detener dicho tránsito.​

A la incipiente xenofobia del pueblo norteamericano contra la inmigración latina, Trump, le echó combustible al fuego y agrandó una brecha que ya era enorme.​

Algo similar ocurrió en Italia que vivió un problema parecido con la inmigración desde los países en guerra civil como Siria.​

Luchar contra la Xenofobia

Siempre, la promoción de ideas o comportamientos discriminatorios contra los extranjeros, dejará como saldo una violencia y odio dificiles de revertir y una inagotable fuente de conflictos manifiestos y latentes que impedirán la convivencia armónica.​

Si bien muchas legislaciones contienen normas que condenan las prácticas xenófobas, es importante también que las autoridades la condenen y no las promuevan como banderas electorales, porque lo único que conseguirán es sembrar más y más odio y divisiones en la sociedad.​

La diversidad y la multiculturalidad favorecen sin lugar a duda al crecimiento y a la proliferación de conocimientos dentro de una región, que de no ser así se vería muy limitada en estos aspectos cruciales.​