Significado de Bluetooth

Escuchar música con auriculares y reproductor compatibles con Bluetooth es uno de los ejemplos más típicos

¿Qué es Bluetooth?

Es una tecnología capaz de vincular equipos electrónicos sin necesidad de Internet, como mayor diferencia del Wi-Fi, a partir de su uso a nivel de red personal, denominado WPAN, dadas limitaciones técnicas en cuanto a distancia y solidez en la tranmisión. Es común observar como ejemplos sistemas de manos libres en el automóvil, o un auricular que elimina el molesto cable que lo conecta al reproductor de música.

Etimológicamente, la marca homenajea a quien fuera rey originalmente de Dinamarca (958) y luego de Noruega (976), Harald Blatand, considerando que su apellido fue entendido como Bluetooth en inglés, y así ganó el apodo en español Diente Azul.

Características e Historia del Bluetooth

La sueca Ericsson fue la impulsora de este estándar de conexión vía radio a corta distancia, destinado a sustituir a los cables de comunicaciones RS-232, utilizando las frecuencias entre los 2,4 y los 2,485 GHz, muy similares a las utilizadas por ciertas versiones del Wi-Fi.

En 1998 se constituía el Bluetooth SIG (Special Interest Group), entidad que regula y estandariza este sistema de conectividad inalámbrica. Inicialmente estaba formado por Ericsson, Nokia, Toshiba, IBM, e Intel, aunque rápidamente alcanzó una masa crítica de asociados.

El primer dispositivo Bluetooth fue un manos libres presentado en la feria COMDEX de 1999, mientras que el primer teléfono en incorporarlo fue el Ericsson T39.

El trabajo con estos primeros dispositivos Bluetooth era difícil, las desconexiones ocurrían con cierta frecuencia, y alejarse un poco del dispositivo al que se estaba conectado, o poner una pared por en medio, significaba irremediablemente perder la conexión. También había problemas de interoperatividad entre dispositivos de fabricantes distintos, pese a que teóricamente debían ser compatibles.

Bluetooth posibilita, entre otras, cosas, transferir archivos entre los dispositvos conectados

La primera versión del estándar permitía una velocidad máxima de 720 Kbps. La versión 1.2 de 2003 incorporaba compatibilidad con USB 1.1, además de mejorar la velocidad, cosa que también hacía la versión 2.0 de 2004 hasta llegar a los 2,1 Mbps.

La versión 3.0 llegaba en 2009, con velocidades teóricas de hasta 24 Mbps. Pero con la cuarta versión mayor justo al año siguiente, Bluetooth haría un salto cualitativo en varios aspectos: velocidad de 32 Mbps, y se introducía el BLE (Bluetooth de bajo consumo). Posteriormente, este estándar tendría dos actualizaciones menores, la 4.1 y la 4.2.

En 2016 nos llegaba la versión 5.0, que a las mejoras típicas de velocidad de transmisión y de emparejamiento, también lo hacía en alcance. Además, también permitía algo novedoso como es el conectar dos auriculares al mismo dispositivo, de manera que permite compartir la música o bien, y si el software lo permite, que cada persona escuche una canción distinta.

Todas las versiones de Bluetooth proporcionan retrocompatibilidad, de forma que es posible utilizar dispositivos que cumplen con una versión anterior.

Funcionamiento de las conexiones vía Bluetooth

Lo más habitual es «emparejar» un dispositivo como un teléfono o una computadora, con un periférico tal como un manos libres o unos auriculares.

En este caso, el periférico está enviando señales continuamente hasta que encuentra un dispositivo que le solicita emparejarse. Esta solicitud ha tenido que partir del usuario, activando el Bluetooth y escaneando su entorno.

En el momento de realizar el emparejamiento, es posible que uno de los dispositivos (generalmente y por motivos obvios, el periférico) solicite la entrada de un código desde el otro, código que deberá ser suministrado.

Una vez emparejados, los dispositivos guardan “memoria” del emparejamiento, de forma que se emparejan automáticamente al detectarse.

Para poder trabajar con Bluetooth, además de disponer del hardware necesario, el sistema operativo también debe tener el software que sirva de controlador.

También podemos emparejar otros dispositivos como son un smartphone y un ordenador, pudiendo compartir la conexión a Internet a través del Bluetooth.

Al igual que el Wi-Fi, el Bluetooth también se puede desactivar, de forma que no estará activo, quedará “apagado” y no emitirá ni recibirá. Ello permite ahorrar batería en los dispositivos portátiles, algo que pese a la mejora en el aspecto del consumo energético de las sucesivas versiones de Bluetooth (y especialmente con BLE), continúa notándose.

Esta operación de apagado del Bluetooth puede realizarse vía software, generalmente haciendo clic en un icono cuyo símbolo es la unión de las runas H y B. Sí, volvemos al principio: el símbolo del Bluetooth también se remonta a Harald Blatand, en este caso tomando sus iniciales en el alfabeto rúnico y convirtiéndolas en un símbolo único, icónico de la tecnología.