Significado: Chavismo Importancia, Participación, y PSUV

Definición formal

El chavismo es una agrupación de carácter popular y social que se empezó a gestar en Venezuela en respaldo al liderazgo de Hugo Chávez y la llamada 'revolución bolivariana'.

Desde el año 1989, el sistema político venezolano atravesó un proceso de desgaste de su legitimidad, en la medida en que los canales de representación democrática no logran responder frente a un creciente descontento social provocado por una recesión económica y la crisis social generada por el estallido social del 27 de febrero de 1989.

Con la intentona de golpe militar del 4 de febrero de 1992, Hugo Chávez se convierte en un liderazgo emergente que logra cautivar el descontento general con el sistema político, lo cual le permite alcanzar una victoria en las elecciones presidenciales de 1998 con el proyecto de la refundación del Estado bajo la perspectiva de una democracia participativa. La articulación entre el descontento general, un conjunto de organizaciones sociales y políticas de base y la figura de Chávez, constituyen las bases del movimiento conocido como chavismo.

Importancia del alcance del movimiento social forjado por el chavismo

Con la llegada del ‘gobierno bolivariano’ en 1998 el movimiento popular chavista se desarrolla masivamente a través de diversas formas de organización y autogestión, como una respuesta para solucionar las diversas problemáticas de las comunidades populares en una inédita alianza entre movimientos sociales y el Estado.

Instancias como Comités de Tierras Urbanas, Comité de Aguas, proyectos autogestionarios, cooperativos, experiencias de cogestión de algunas empresas estatales con los trabajadores, son promovidas tanto por diversas corrientes del movimiento social como por el gobierno, como una forma de desarrollar una gestión basada en la democracia participativa, aprobada en la constitución de 1999.

El movimiento que había nacido en un contexto de lucha social y de manera fragmentada en los años 90s, ahora se empieza a promover desde el discurso oficial como un nuevo mecanismo para la solución de los problemas sociales.

Participación, homogenización y polarización

La lucha política por la hegemonía de los primeros años del proceso bolivariano además de arrojar una polarización histórica entre chavistas y opositores, divide drásticamente la dinámica política y social según el ámbito de influencia de uno u otro sector. En este sentido el chavismo se articula en el marco de una polarización política radical, que abre una tendencia hacia una creciente homogenización de su diversidad, en torno al discurso oficial.

Aunque el chavismo nació como un movimiento dedicado a la construcción de formas de democracia participativa, la dinámica de la polarización y la constante agenda electoral, llevó a que el mantenimiento en el poder de Chávez, suponga un propósito en sí mismo, que subordina a las propias propuestas para la transformación social y la formación de la democracia participativa.

El carácter personalista

Las diversas organizaciones sociales que componen el chavismo, en muchos casos tenían relaciones disfuncionales o excluyentes con los poderes locales o sectoriales, más bien su relación con el Estado era a través de la presidencia.

Esta dinámica paralela de centralización de la institucionalidad, poco a poco se vuelve funcional al desarrollo de un gobierno personalista, y convierte la figura del presidente Chávez en el único interlocutor entre el movimiento popular y el Estado. Esta es una de las características particulares de la tendencia hacia un modelo centralizado y caudillezco que empieza a tomar fuerza en el chavismo.

PSUV y la consolidación de una forma administrada

A medida que la revolución bolivariana asume consignas socialistas a partir del año 2006, la dinámica expansiva que había logrado el movimiento social empieza a ser sustituida por una gestión institucional del movimiento social, abriendo el período de una forma de masificación tutelada por el Estado. Esta relación fortalece los mecanismo clientelares, la subordinación política de los movimientos sociales mediante relaciones de dependencia financiera con el gobierno, al mismo tiempo que fortalece la estructura caudillezca del chavismo.

Uno de los elementos que afianzaron el control vertical del chavismo, fue la creación del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). El PSUV como partido se conformó desde el gobierno y el Estado. Una de las características del proceso de constitución del PSUV fue la asimilación de gran parte de los funcionarios estatales como miembros del partido, así como la homogeneizando las estructuras de partido, Estado y gobierno. Esta estructura logró afianzar la tendencia hacia la formación como un movimiento social administrado institucionalmente y subordinado al liderazgo de Chávez, generando múltiples contradicciones con las tendencias propias del chavismo que promovían un movimiento de base participativo y con un carácter autónomo a la dirigencia política e institucional.

Bibliografía

– Denis, Roland (2011). Las Tres Repúblicas. Ediciones Nuestra América Rebelde.

– López Caldera, Anais (compiladora) (2015). Transición, Transformación y Rupturas en la Venezuela Bolivariana. Fundación Centro de Estudios Latinoamericano Rómulo Gallegos.

– López Maya, Margarita (2016). El Ocaso del Chavismo. Editorial Alfa.