Significado de Animales Terrestres y Acuáticos

Dos hábitats impactantes

¿Qué son los animales terrestres y los acuáticos?

Dentro del reino animalia, ésta es una distinción de las especies que conviven en el correspondiente hábitat. Por un lado, los animales terrestres no tienen la capacidad de sobrevivir bajo en agua, y por su parte los acuáticos no pueden vivir en la tierra, no obstante es importante marcar la existencia de la categoría de los anfíbios, donde se encuadran las ranas por ejemplo; anfibio es un neologismo del griego como amphibia, que combina amphí, por ambos, y bíos, por medios, describiendo perfectamente esta habilidad.

Características propias de los animales acuáticos

Los animales acuáticos se caracterizan por alimentarse a base de fito plancton, un tipo de plancton vegetal que realiza el mismo proceso de fotosíntesis que las plantas terrestres y que vive en una zona en la cual la luz solar lo alimenta de energía directamente, y también comen zooplancton, de tipo animal, formado por crustáceos, larvas de peces y medusas, entre otros.

Para desempeñarse mejor en el agua desarrollaron aletas.

Se reproducen sexualmente tipo ovíparos (ponen huevos): los peces y tiburones, o vivíparos (en el seno materno): orcas, ballenas y delfines.

Las estrellas de mar son un caso de reproducción asexual.

Respiran a través de branquias que los facultan a respirar en el agua.

Pueden vivir en aguas saladas (mares y océanos), o agua dulce (ríos y lagos).

Características distintivas de los animales terrestres

Por su parte, los animales terrestres viven en la tierra y se alimentan de una variedad de formas, sobresaliendo los carnívoros (solo de carne), herbívoros (solo de vegetales) y omnívoros (de otros animales y vegetales).

La reproducción es básicamente sexual y respiran a través de los órganos llamados pulmones.

Para trasladarse usan patas o alas ,y presentan pelo y plumas como cobertura de sus cuerpos.

Suelen habitar ecosistemas con diferentes climas y geografías: bosques, desiertos, praderas, tundras, selvas, sabanas, entre otros.

Selección natural

Si bien a la fecha continúan habiendo discrepancias respecto de su aparición hace miles de años, según los estudios y las teorías formuladas sobre el origen de su vida y la evolución, la misma se habría originado en el agua y como consecuencia de la adaptación que muchos desarrollaron es que pudieron trasladarse a vivir sin problemas en otros medios como la superficie terrestre.

La competencia natural que se habría establecido en el medio acuático, la consecuente lucha por la supervivencia, y razones geológicas como períodos de sequía durante la era Paleozoica, determinaron su adaptación y la gran migración hacia la tierra.

Factores que facilitaron la adaptación

La primera característica física que facilitó la aclimatación a otro hábitat tan diferente fue el desarrollo de la columna vertebral, una parte que los dotó de enorme movilidad.

La mencionada columna fue el primero pero no el último de esos rasgos que evolucionó por la selección natural y les reportó mayores chances de supervivencia, a ella debemos sumar: las extremidades, huesos, costillas, articulaciones, que impulsaron aún más el movimiento terrestre.

La epidermis hizo que no se deshidraten frente al aire seco del medio terrestre y el desarrollo de complejos sistemas como el respiratorio y reproductivo; en el primero se sustituyeron las típicas branquias por las cuales respiran los animales acuáticos, por los pulmones, que permitieron tomar el oxígeno presente en la tierra, mientras que la reproducción evolucionó de puesta de huevos hacia el crecimiento de las crías en el interior de las hembras.