Significado de Derecho Comercial o Mercantil

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Feb, 2020
  • ¿Qué es el Derecho Comercial o Mercantil?

    Es el marco jurídico sobre el cual funciona el comercio, integrado en el Derecho Privado (abocado en buena medida a las relaciones de compra y venta entre las partes interesadas) y Civil (no trata nada tipificado como delito, sino algo cotidiano). Independientemente de las posturas conservadoras o liberales, es un espectro de la sociedad capitalista que necesita estar mínimamente acompañado y monitoreado por un Estado dedicado al bienestar social para que no caiga en desorden, caos y abusos, y a partir de allí es posible debatir al respecto de políticas restrictivas o de abertura, y trabajar tanto a instancias del mercado interno como externo.

    Fuentes del Derecho Comercial

    Ocurre que esta variante del Derecho es muy antigua. Los acuerdos comerciales se ejecutan desde hace siglos, con los primeros casos de trueque. Por otra parte, diversos grupos humanos han ido creando un estatuto que sirve de base al actual Derecho Comercial. Algunas de las fuentes habituales para el estudio de esta rama legal son las siguientes:

    • La ley y los códigos: son normas jurídicas establecidas por las instituciones del Estado. Se hacen para regular el intercambio comercial y la economía. Es habitual que exista un Código de Comercio en cada nación. Ahí se establecen métodos y responsabilidades de quienes deciden hacer transacciones comerciales.

    • Los usos y costumbres: es un modo o conducta, una manera de proceder en lo tocante al comercio. Si bien no tiene marco jurídico escrito (leyes), sucede que marca pautas y criterios. De hecho, muchas leyes son en realidad la puesta en escrito de muchas costumbres.

    Estas son las dos fuentes esenciales para el Derecho Comercial: leyes y costumbres. El abogado especialista en este ámbito debe empaparse de la información al respecto. Además, hay que tener en cuenta que el sistema judicial emite una jurisprudencia que cambia a las leyes con el tiempo.

    Histórico: Tres pilares del comercio en Roma

    Si toca hacer historia del Derecho Comercial, se debe recordar que el gran Imperio Romano se convierte en el antecedente más notable de la antigüedad. Hay que tener en cuenta que el Derecho Romano es uno de los más importantes en la historia de la humanidad. En lo tocante a las normativas comerciales, los romanos tuvieron tres aportes importantes:

    A. Actos de comercio que no implican una profesión: eran acciones de comercio libre, donde las personas que no eran comerciantes de oficio. La gente común podía comprar y vender, necesitando para ello una normativa.

    B. Las instituciones de comercio marítimo: Roma se conviertió en un enorme imperio, el cual abarca todo el mar Mediterráneo. Había leyes interesantes, que protegían al comprador. Por ejemplo, la llamada “Ley de Echazón”, que exigía reparación cuando se perdía mercancía cuando esta se arrojaba al mar para evitar un naufragio.

    C. Las instituciones bancarias: sometidas al control estadal, bajo las figuras de los argentari o cambistas. Se trata de prestamistas o de intermediarios en los pagos. Como se puede apreciar, el mundo romano estaba bien regulado desde el punto de vista legal. Los banqueros tenían la obligación de pagar la deuda a sus clientes.

    Como se puede apreciar, los romanos siempre estuvieron interesados en categorizar los diversos modos de comercio, teniendo en cuenta quienes intervienen en la transacción. Por eso, su modelo de Derecho Comercial suele ser muy buen modelo a seguir para la legalidad actualidad.

    Importancia del Derecho Comercial Internacional

    Nos toca pasar de la antigüedad romana al siglo XX. Ocurre que en nuestra época el comercio es una actividad que rebasa las fronteras. Especialmente, gracias al auge del comercio electrónico. El Derecho Comercial se ha tornado algo ineludible entre todas las naciones.

    Hay que tener en cuenta que se trata de Derecho Privado, ya que por lo general son tratos entre particulares, o entre particulares e instituciones del Estado. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el Derecho Internacional tiene un sesgo: aborda el asunto principalmente por acuerdos y no por leyes, ya que no se circunscribe a un territorio específico.

    Lo cierto es que este Derecho, en buena medida, marca todas las relaciones internacionales. ¿La razón? Ocurre que casi todos los Estados tienen intereses en común, siendo esos intereses de intercambios comerciales. Por ende, esta actividad de tráfico de productos entre fronteras debe tener un marco legal claro.

    Relación con otras áreas: Derecho Aduanero, Derecho Ambiental, Tratados Regionales, etc.

    Cuando el Derecho Mercantil tiene escala internacional, se imbrica con otras áreas. De hecho, el Derecho comercial per se es algo que se entremezcla con el día a día de las personas. A diario, se hacen compras de toda índole. Por eso, es algo que debe estar 100% regulado, tanto en la protección al comprador como al vendedor. Esta modalidad del Derecho se entremezcla con otras, como por ejemplo en las que indicamos a continuación:

    Derecho Aduanero: los productos comerciales que se negocian a nivel internacional, siempre pasan por aduanas. Por ende, se requiere conocer todos los trámites aduaneros y legales respectivos. Esta es una arista del Derecho Comercial que no se puede eludir.

    Derecho Ambiental: muchas veces, se comercian productos obtenidos de explotación forestal, minera o de otra índole. En estos casos, las leyes suelen mencionar normativas a estas acciones, mismas que pueden desencadenar daños a la naturaleza.

    – Derecho Civil: esta modalidad legal es en sí una sección del Derecho Civil. No es algo tipificado como delito, sino que es una actividad civil, no institucional o Estadal, cotidiana. El comercio en sí no es una infracción a la ley, sino una actividad que amerita regulación.

    – Tratados Regionales: muchos países hacen pactos comerciales, lo cual implica ciertos acuerdos que se han de respectar. Es importante indicar que se trata de acuerdos y no de leyes, ya que son cosas distintas.

    Como se puede apreciar, el Derecho Comercial o Mercantil forma parte de una actividad muy recurrente. En tal sentido, se practica de manera constante. Se solapa con otras ramas del Derecho, por lo que se le estudia más allá de su propio ámbito. Sin duda, es un tema que vale la pena conocer y explorar.