Significado de Filosofía

¿Qué es la filosofía?

Es el cúmulo de conocimiento aplicado a la comprensión y valorización del entorno y las acciones que definen quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos, tratando de responder las inquietudes más profundas de la humanidad. Su etimología guarda referencia en el latín philosophĭa, con raíz en el griego philosophía.

Características de la filosofía

Esta ciencia nace en Grecia, aproximadamente en el año 600 antes de Cristo (siglo VII a.C.) y por medio de este estudio, el ser humano busca responder preguntas esenciales, como la génesis del universo; si existe dios; qué son la belleza y la moral, la verdad, el bien y el mal; cuál es el sentido de la vida; cómo conocemos las cosas, etcétera.

Previo a los desarrollos de la filosofía griega, esta clase de cuestionamientos recibían respuesta por parte de la religión, a través de explicaciones míticas.

Hablamos de una disciplina propiamente humana, pues da un lugar central a la capacidad reflexiva; por otra parte, es muy amplia, abarcando una gran cantidad de temáticas, que han interesado históricamente a las personas.

Se suele reconocer a los niños como “pequeños filósofos”, que constantemente indagan y exploran sobre el mundo y los seres que lo habitan, pues no dan nada por sentado, preguntan el porqué de todo y se asombran con su entorno, ya que para ellos constituye una novedad y una maravilla.

Períodos y ramas

En esta disciplina se destacan autores como Aristóteles, Platón, Sócrates, Descartes, Hume, Locke, Kant, Marx, Hegel, Heidegger, Kierkegaard, Nietzsche, Sartre.

Para un estudio más ordenado podemos diferenciar entre la filosofía antigua, cuyo estudio se centra en la naturaleza y sus transformaciones; la medieval, enlazada al cristianismo y cautivada por el interés en probar la existencia de dios; la moderna, que se erige sobre la conciencia y la contemporánea, que se enfoca en el lenguaje.

Asimismo, existen ramas de esta ciencia, como la epistemología, metafísica, lógica, ética, estética, gnoseología, etcétera, cada una con sus respectivos focos de interés.

Leer análisis de la Filosofía Renacentista y Filosofía Moderna

Descartes: racionalismo y meditaciones metafísicas

Se considera que René Descartes (1596-1650) dio origen a la filosofía moderna, empeñándose en demostrar la existencia de dios, a través de la duda como método y a lo largo de sus meditaciones metafísicas, hasta alcanzar el conocimiento evidente de que existe un ser perfecto pues, de otra manera, sería imposible que logremos concebir dicha idea, a causa de nuestra propia imperfección humana.

Cabe destacar que el conocimiento definido como evidente se identifica por ser claro y también distinto y que el saber sobre dios es pensado como innato por Descartes, es decir, nacemos con esta idea.

Además, considera que se accede a los saberes gracias a la razón, por lo que decimos que es racionalista, a diferencia de David Hume (1711-1776), para quien sólo es posible conocer utilizando la experiencia, por lo tanto, es empirista.

Experiencia de Philippa Foot: El dilema del tranvía

La situación hipotética o experimento mental, creado en 1967, por la filósofa Philippa Foot (1920-2010) constituye un dilema moral, que consiste en lo siguiente: debemos imaginar que estamos a cargo del manejo de un tren y de pronto los frenos no funcionan, pero la peor parte es que delante nuestro se encuentran cinco obreros.

Tenemos dos opciones, cambiar de carril o continuar y atropellar a las cinco personas desconocidas. Pero en el segundo carril hay también una persona. La solución utilitarista sería cambiar de vía, lo que resulta en la muerte de una sola persona, pero ¿esto es realmente lo mejor en términos morales?

No hay una sola respuesta, sino que el dilema busca visualizar la complejidad de las decisiones cuando se juegan el bien y el mal, lo que abordan diferentes corrientes filosóficas, cada una con sus argumentos propios. Este problema se ha estudiado con diferentes variantes como, por ejemplo, si la persona que está sola es alguien conocido y querido por nosotros.

En el episodio cinco, de la segunda temporada, de la serie “The Good Place” (“el buen lugar”), aparece ilustrado este dilema.