Significado de Poder Judicial

¿Qué es el Poder Judicial?

Es la entidad que engloba el cuerpo jurídico responsable por el análisis de las leyes y de su aplicación, actuando con autonomía con el fin de impartir justicia sin que haya influencias externas, en pos de una premisa de igualdad. La mayoría de los Estados democráticos conforman su capacidad pública sobre tres poderes independientes, que son: Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y el Poder Judicial. Cada uno de estos tiene funciones específicas, las cuales podemos resumir de la siguiente manera:

– El poder ejecutivo: representado por el presidente, primer ministro o cualquier otro cargo cuya función es la de tomar las decisiones (ejecutar). Es un poder que se ejerce por una sola persona, siendo el único de los tres poderes que no es colegiado (integrado por varias personas).

– El poder legislativo: su misión es crear leyes y aprobar varios de las decisiones tomadas por el poder ejecutivo. Tiene a su cargo la responsabilidad de administrar el presupuesto de un Estado.

– El poder judicial: es el responsable de aplicar e interpretar las leyes. Suele fungir como árbitro entre el par de poderes anteriormente mencionado.

¿Por qué se crea esta triada? La razón es repartir las funciones y, a su vez, evitar que el poder público se concentre en una sola persona o grupo. Se considera que la existencia de tres poderes autónomos es una condición indispensable para la democracia.

En el presente texto queremos centrarnos en las características del Poder Judicial. A continuación lo hacemos.

Función e importancia del poder judicial

Se trata de un poder de notable relevancia. En primera instancia, su existencia evita que quienes tienen el poder ejecutivo sean al mismo tiempo los árbitros legales. También, permite salvar discrepancias entre los poderes legislativo y ejecutivo. Además, su norte es aplicar justicia para todos por igual.

El poder judicial tiene la tarea de decidir en las controversias enjuiciadas y de hacer valer el Estado de Derecho. Todas las disputas legales entre los ciudadanos deben pasar por los protocolos de este poder. La no existencia de este poder, conlleva a una anarquía. Cada quien interpretaría las leyes a su manera y su favor. A la par, ocurriría que un Estado no tendría un árbitro imparcial, que tome decisiones respecto a regulaciones y normativas de las leyes.

Por otra parte, se considera que este poder es el máximo intérprete de la Constitución. Es decir, es quien tiene la última palabra cuando de interpretar cualquier cuerpo legal se trata. Todo esto hace que sea un poder en verdaderamente importante. Su existencia permite regular el ordenamiento jurídico de un Estado.

¿Por qué tiene que actuar de modo independiente?

Mucho se habla sobre las razones por las cuales el Poder Judicial debe ser independiente. En buena medida, estas causas son obvias. Este poder es un verdadero árbitro o juez, y, como tal, no puede responder a los intereses ni presiones de otros poderes. Su independencia es lo que garantiza que las leyes no se usen de manera sesgada.

– El Poder Judicial no puede depender ni del Ejecutivo o Legislativo. Si esto sucede, entonces dejar de existir el balance entre ambos.

– Es necesario que este poder sea independiente de influencias extra-estatales: partidos políticos, periodistas, grupos económicos o religiosos, delincuencia, militares, etc.

– Es importante que el Poder Judicial esté libre de tendencias políticas. Por ejemplo, que no tenga militantes de partidos políticos. Solo de esa manera se evita que sus decisiones favorezcan a una determinada militancia partidista.

– Lo cierto es que esta independencia es un puntal del Estado de Derecho. Sin un poder público responde a intereses ajenos a la Constitución y las leyes, entonces se convierte en un brazo ejecutor de esos intereses. Potencialmente, puede incurrir en el error de hacer interpretaciones sesgadas de los cuerpos legales, lo cual es muy peligroso para la existencia de un Estado de Derecho.

Enfrentamiento de influencias que delimitan el poder judicial

En la práctica, es frecuente que haya enfrentamientos entre los poderes Legislativo y Ejecutivo con el Judicial. Por ejemplo, cuando se hacen los nombramientos de los altos magistrados de la nación, sucede que se necesitan tanto de votos del Legislativo, como de propuestas del Ejecutivo. Es entonces cuando surgen altercados entre los tres poderes.

Por otro lado, el Poder Judicial tiene ciertos límites. La idea es poderlo controlar para que no se convierta en un poder anárquico. Algunas de sus limitaciones son las que indicamos a continuación:

– Este poder tiene la responsabilidad y potestad de aplicar las leyes, pero no puede crearlas ni tampoco modificarlas. Esto último es potestad del poder legislativo.

– En ciertos casos, el poder ejecutivo puede eximir penas y liberar a personas (tarea del poder judicial) en presidio por medio de una figura llamada “indulto presidencial”. Es una figura de talante político, muy especial.

– Este poder no puede manifestarse a favor de ninguna parcialidad política. Quienes lo integran no pueden optar a cargos públicos mientras sean jueces, magistrados, etc.

– Debe limitarse a lo expresado a las leyes. Cualquier cambio en las mismas, o interpretación errado, se presta a una diatriba con el poder legislativo.

Por todo lo antes dicho, el poder judicial continuamente mantiene roces con otras instancias. Por ello, debe mantenerse blindado contra presiones e influencias; debe tener muy claras sus limitaciones para no excederse. Solo de esa manera, podrá cumplir con su misión de impartir justicia, sin cometer exabruptos.

Figuras y entidades que constituyen el poder judicial

Son varias las figuras que constituyen el Poder Judicial. De hecho, puede decirse que es un poder bastante complejo. Mientras que los poderes Legislativo y Ejecutivo se encuentran concentrados (en una persona o grupo), sucede que el Poder Judicial se dispersa entre varias entidades legales, juzgados, etc.

a) Suele existir una figura llamada Tribunal o Corte Suprema, que es la máxima instancia legal de una nación.

b) Hay diversos jueces en la nación, los cuales ejercen su potestad en circunscripciones judiciales.

c) También está integrado por los fiscales del Ministerio Público, quienes son los encargados de acusar en caso de sospecha de delitos.

d) El poder judicial también lo conforman los Defensores Públicos, cuya misión es proteger y dar asistencia legal a los ciudadanos.

e) Suelen existir los Jueces de Paz, quienes deciden asuntos atenidos al Derecho Civil.

Con la información compartida se puede tener idea sobre las características del Poder Judicial. Es un poder muy importante que resulta imperativo para la garantía de Estado de Derecho en toda una nación.